Real Madrid 1 – Manchester City 0. Lo que queríamos

mayo 5, 2016

1 NAVAS

15  CARVAJAL     3  PEPE   4  RAMOS    12  MARCELO

8 KROOS

19  MODRIC         22 ISCO

11  BALE         20  JESÉ      7 RONALDO

  • 18 VAZQUEZ X JESÉ
  • 10 JAMES X ISCO
  • 16 KOVACIC X MODRIC

Anoche en el Bernabéu pasó lo que los madridistas queríamos: nos clasificamos para la final de Milan. El Real Madrid es tan grande que incluso cuando consigue hitos imprevistos como este se le pide “algo más”. Los hay que dicen que el rival era flojo y que el partido fue feo. Pensad si algún otro equipo se ha clasificado para jugar la final de Champions tras cambiar de entrenador a mitad de temporada. Hubo otro, sí. En 2000. Pero no fue otro, fue otra vez el Madrid. Ese equipo que tanta bilis hace aflorar.

Sin Casemiro, mi mayor miedo anoche era encajar un gol; pues el primer gol del City valía 1,5 . Esta explicación es mejor que la errónea de que los goles en campo contrario valen doble, pues de ser así el City hubiese pasado al perder 2-1, por ejemplo.  El centro del campo del Madrid se me antojaba liviano: los escuderos de Kroos eran Isco y Modric, dos pesos pluma; y el alemán tampoco es un 5 al uso que digamos. Cuando juegas con tres delanteros, el centro del campo han de poblarlo maratonianos como Pogba o Di María; y el 5 debe ser un experto conocedor de su oficio; aquí sirven Alonso o Redondo como ejemplos. Zidane debía compartir conmigo el temor, así que decidió que el equipo apenas atacase; con más motivo una vez conseguido el primer gol en el 20′, tras un derechazo de Bale que los haters convirtieron en autogol. Así que el galés aún no ha marcado esta Champions ningún gol, igual que Pedja Mijatovic tampoco lo había hecho antes de la final de Amsterdam.

Era el City quien estaba eliminado y debía dar un paso al frente. El Madrid aprovecharía los huecos atrás para cerrar el partido con algún contraataque decisivo. Pero ni el City buscó el gol ni el Madrid consiguió el segundo. El equipo inglés, dirigido por el melancólico Pellegrini está plagado de figuras pero no tiene alma. Agüero o De Bruyne decepcionarion durante los 180′; pero quizá algo de mérito esté en que el Madrid consiguió desactivarlos. En cuartos por ejemplo, el PSG no lo consiguió.

Sufrimos más de la cuenta por lo ajustado del marcador en los últimos minutos, pero no hubo en toda la noche ni una parada de Navas. El Madrid, con velocidad de crucero, puso rumbo a San Siro, donde espera nuestro más íntimo enemigo. Como en Lisboa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s