Real Madrid 0 – Villarreal 1. Game Over, ZZ

1 NAVAS

2 CARVAJAL            5 VARANE       6 NACHO        12 MARCELO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                                   8 KROOS

22 ISCO

7 RONALDO                11 BALE

  • 20 ASENSIO X 11
  • 17 VÁZQUEZ X 22

En una tarde desapacible de enero llegó la gota que colmó el vaso. El Madrid repitió punto a punto el partido que jugó en allá en octubre contra el Betis. En cuatro meses no hemos aprendido nada, no hemos corregido nada. Siguen jugando los 11 de siempre, lesiones aparte. Ni una variante táctica, ni una amenaza para los titulares que saben que jugarán en cualquier caso, ni una oportunidad para unos suplentes entre los que cunde el desánimo que implica la ausencia de meritocracia. Zidane debe abandonar la nave. Si no hace nada, que deje que alguien actúe

La peor sensación es que el Madrid no ha jugado mal. Mejor dicho, no puede jugar mejor. Ahora mismo no hay más cera que la que arde. Durante el primer tiempo hemos jugado ordenados, hemos dominado y hemos tenido varias ocasiones claras. Casi todas de Cristiano, que nunca deja de intentarlo pero que está gafado ante el gol. La ocasión que falla antes del descanso es clamorosa. En esa misma jugada el portugués fue objeto de penalty, pero tampoco con las decisiones arbitrales nos acompaña la suerte. Tampoco ha cambiado esa dinámica desde el principio del curso.

En el segundo tiempo el partido estuvo más igualado, si bien las ocasiones las siguió poniendo el Madrid. Desde el banco no apareció ni un rayo de luz ni medio: los cambios fueron en el 70′ como siempre y. también como siempre, no sorprendieron a nadie. Quitó Isco para sacar a Asensio mientras Kroos deambula por el césped y Modric está tieso. Ceballos, el mejor jugador de la Euro sub-21, fichado poco después, está en la grada. Nada cambiaba, pero todavía confiábamos en un gol postrero, de esos que metíamos el año pasado y nos hicieron pensar que éramos invencibles. Pero el delantero suplente ahora es Mayoral, un canterano tan verde que ni lo sacan los 10′ últimos minutos en noches como esta. Ahora el decisivo gol del final no lo metemos sino que lo encajamos. En una contra en el 88′ el Villarreal marcar para llevarse los tres puntos. Pocos botines tan gruesos con tan poco esfuerzo. Pocos campos tan baratos para puntuar como el Bernabéu en esta liga.

Estamos en cuarta posición con Villarreal a un punto  – con un partido más – y el Sevilla a tres. Quedar cuartos sería un drama porque implicaría jugar la previa de la próxima Champions… quedar quintos sería un apocalípsis. Algo ha de cambiar y, dado que el entrenador no cambia nada, el único camino es cambiarlo a él. En casos como este la historia nos enseña lo que hay que hacer: poner a un entrenador de la casa y que renueve el XI. Zidane debe abandonar el puesto más pronto que tarde.

Guti está llamando a las puertas del cielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s