AS Roma 0 – Real Madrid 2. Sólo los resultadistas pueden estar contentos.

13 COURTOIS

2 CARVAJAL             4 RAMOS           5 VARANE               12 MARCELO

18 LLORENTE

10 MODRIC             8 KROOS

17 VÁZQUEZ         9 BENZEMA              11 BALE

15 VALVERDE x 10

20 ASENSIO x 17

El Madrid ganó en Roma porque el equipo italiano no aprovechó los regalos como sí hizo el Eibar hace una semana. Carvajal regaló un gol hecho, pero Ünder hizo el fallo de su vida. Y al poco de volver, Fazio correspondió y regaló a Gareth Bale un gol, que el galés sí embocó. El 0-1 encarriló el partido que debía estar cerrado si el galés llega a marcar un gol cantado, pero falló el mano a mano. El de Cardiff no está bien, tampoco es que se implique mucho pero no lo mandan a la grada. Hay mocos que se suenan y otros que se sorben.

El segundo gol, obra de Vázquez con asistencia de cabeza de Benzema, sentenció el partido. Otra vez fue el delantero francés el mejor atacante del Madrid. En labores defensivas, Marcos LLorente cuajó un buen partido haciendo de Casemiro. Parece lógico, pues tiene más condiciones que Ceballos para sustituir al brasileño pues la de medio centro es su posición natural. Tuvo minutos también Valverde, otro con pinta de buen pelotero para el centro del campo. Pero no echemos las campanas al vuelo: la Roma estaba sin sus 5 mejores jugadores, mas El Sharawy que se lesionó al poco de empezar. Victoria sin gloria pero con mucho premio, gracias también a la derrota del CSKA en Praga. Somos primeros de grupo y el partido que falta de la fase de grupos será un trámite.

Eibar 3 – Real Madrid 0- Errores gruesos

La derrota en Ipurúa es una de las más dolorosas que se recuerdan. Más allá del infame juego del Madrid, no sumar puntos en la jornada en que se enfrentan Barça y Atleti es una clara demostración de que el equipo no va a ganar la liga. No es que no la vaya a ganar, es que no va a luchar por ella.

El Eibar hizo las cosas bien, pero si marcó tres goles fue por errores groseros de nuestra zaga. Su primer gol viene de un corner a favor. Imagino a Carlos Bilardo con la cabeza loca al ver la jugada. Los azulgranas corrían y los blancos andaban, con lo que el balón llegó al área. Courtois lo para y Ceballos intenta mandar el balón lo más lejos posible, pero rebota en un contrario y el gol, previo suspense del VAR, entra en la portería.

El segundo gol llega porque Odriozola comete un error de juvenil: controla el balón hacia su portería. Y en el tercero, Varene culmina otra de sus falates actuaciones dejándose ganarla espalda.

Con 3-0 Solari sacó a Isco y a Vinicius. No sé si esperaba que arreglasen la tarde o era un castigo para ellos, sobre todo para el malagueño. Me recordó a cuando Juande Ramos sacó a Guti en Anfield Road con 4-0 en contra (5-0 en el global de la eliminatoria) y quedando media hora. Solari, quien el primer día en su rueda de prensa aludió al aparato genital masculuno, parece obsesionado con el mismo, y ahora se va a a dedicar a tocar los cojones.

Real Celta 2 – Real Madrid 4. Contra todo

25 COURTOIS

19 ODRIOZOLA       6 NACHO      4 RAMOS      23 REGUILLÓN

14 CASEMIRO

17 VÁZQUEZ      10 MODRIC     8 KROOS    11 BALE

9 BENZEMA

24 CEBALLOS x 14

31 JAVI SÁNCHEZ x 23

20 ASENSIO x 6

Partido desagradable en Balaídos. Muy duro, con el Celta dando palos como para hacer un fuerte y el Madrid sobreponiéndose a una lesión tras otra. Cayeron Casemiro, Reguillón, Nacho y Bale. Con sólo tres cambio permitidos, el galés jugó todo el segundo tiempo renqueante. Difícil de entender, pues la lesión de Nacho fue posterior, pero el cambio del inquilino en el banquillo ha provocado un cambio en el viento de la fortuna: nuestros tiros que antes iban al poste ahora besan las mallas, mientras que los del enemigo golpean en la madera.

Íbamos 0-0 cuando los celestes remataron al palo derecho de la portería de Courtois. Poco después Modric dio señales de vida por primera vez tras el Mundial, y dibujó un pase a Benzema con precisión cirujana. El francés controló como los ángeles y definió como si fuese un delantero centro al uso. Ya estábamos en ventaja. Mientras, el Celta seguía dando leña al mono.

Ceballos había salido por Casemiro en una curiosa decisión de Solari, pues prefirió al churrero antes que a Isco o a Asensio. El técnico argentino decidió alterar el plan lo menos posible y hacer que Ceballos jugase de medio centro, con Kroos echando una mano. El ex bético no sólo cumplió, sino que redondeó su actuación con el cuarto gol del Madrid.

Tras el descanso salió Javi Sánchez, capitán del Castilla, a jugar de central. Las lesiones de Marcelo, Carvajal, Varane y  Vallejo (esta parece eterna) han dejado la defensa en cuadro absoluto. Y cuando en el 60′ cayó Nacho, que se había puesto de 3, terminamos con una línea defensiva tal que Odriozola – Sánchez – Ramos – Vázquez. No parecía que pudiésemos aguantar el 0-1.

Otra vez vino al rescate Benzema: trenzó una jugada deliciosa que terminó con autogol de un defensa celtiña. Poco antes el francés había estrellado un balón en el travesaño. Y me diréis: “¿No decías que ahora ya no tirábamos al poste?” Sí que tiramos, pero ya no es decisivo.

Con 0-2 el partido parecía tranquilo, pero el Celta acortó distancias. Fue en la única jugada en la que eché de menos a Casemiro, pues Hugo Mallo avanzó sin oposición hasta la cara de Courtois, a quien batió por bajo. Apenas unos minutos después Odriozola era objeto de penalty por parte de Juncá. Marcó Ramos, otra vez. A lo Panenka, otra vez. Falta un día menos para que le paren un penalty así ejecutado. El 1-3 fue la sentencia, por mucho que llegase un gol más por cada lado. Uno de Ceballos, golazo desde lejos, y otro de Brais después de que rebotase en Javi Sánchez.

Con apenas dos victorias seguidas, el Madrid ha conseguido reengancharse a la liga. De estos seis puntos el Barcelona ha conseguido 3 y el Atleti 4. Ambos se enfrentan en el Wanda en la siguiente jornada. Tras tanta crisis, ahí están, a tiro de piedra. Y enmedio Sevilla, Alavés y Español. Todos en un pañuelo.