Real Madrid 0 – Real Sociedad 2. Somos un perro famélico

1546801234_424608_1546803195_noticia_normal
Nos niegan la pena máxima. Y acabamos dándola nosotros.

25 COURTOIS

2 CARVAJAL           5 VARANE            4 RAMOS           12 MARCELO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                       8 KROOS

17 VÁZQUEZ             9 BENZEMA               28 VINICIUS

 

  • 22 ISCO x 14
  • 24 CEBALLOS x 8
  • 23 REGUILLÓN x 12

Dice el refrán que a perro flaco todo son pulgas. Pues el Madrid es ahora mismo el perro más flaco del mundo. Todo lo que puede salir mal, sale mal. Los jugadores parecen miembros del equipo de veteranos  y sólo un adolescente que lleva el 28 a la espalda, número más propio de un autobús que de un futbolista, parece tener ganas de jugar. Une a eso que los árbitros ya no son lo que eran y que el Bernabéu está medio vacío y por tanto ya no aprieta como solía. La mezcla es demoledora. Reconozco que yo también ví el partido en la tele pese a tener la entrada pagada. Los 53214 que fueron al Bernabéu merecen toda mi admiración

Después de su infame partido en Villarreal, Solari insistió con el 4-3-3 y además reincidió con Marcelo y con Vázquez en el XI. Hay que ver la de cosas que tienen que hacer algunos para salir de la alineación y que poquito tienen que fallar otros para hacerlo. Casemiro, recién salido de lesión, tampoco estuvo brillante tres días antes, pero aun peor estuvo en el inicio del duelo ante la Real, pues cometió un penalty absurdo cuando la gente aún estaba sentándose. Casemiro llegó como elefante en cacharrería, pero otra vez tuvo que hacerlo porque el lateral izquierdo estaba en la luna. William José no perdonó y en el minuto 3 ya estábamos perdiendo.

Los jugadores intentaron dar la vuelta, tarea que consiguieron sin apenas esfuerzo ante el Villarreal tras un comienzo parecido. Pero esta vez salía cruz una y otra vez. El equipo no tiene gol alguno, y aunque hubo dominio territorial, Rulli apenas tuvo que calentarse los guantes. LLegamos al descanso perdiendo.

Al poco de volver, Solari sacó a Isco. El malagueño había vuelto a ser suplente pese a las ausencias de Bale, Asensio y Mariano, lo que además dejaba un banquillo sin delanteros. Si Solari no cree en Isco está bien que no lo ponga (sólo ha sido titular en los intrascendentes duelos ante Melilla y CSKA), pero entonces no entiendo que lo saque a arreglar las cosas. Desquiciado como está, Isco fue intrascendente.

Hubo una jugada que pudo cambiar el partido: Vinicius regateó a Rulli y éste lo derribó. Penalty que es muy difícil que el árbitro no vea e imposible que desde el VAR no le avisen de no haber aviesas intenciones en su comportamiento. El penalty se fue al limbo y los madridistas mediocres se quedan ahora con una explicación a la derrota. Igual no les falta razón, yo pienso que el Madrid hoy ha perdido por el árbitro. Pero no cero que tengamos 30 de 51 puntos posibles por los arbitrajes. El Madrid no sería líder ni arbitrando yo.

El penalty desquició otro poco al equipo. Nadie mejor que Lucas Vázquez para mostar nuestro esquizofrénico estado: tenía una amarilla y entró por detrás con el árbitro a dos metros. Falta innecesaria, segunda amarilla y el gallego, rabioso, se rompió la camisa blanca. Un desgarro de Camarón de la Isla recorrió el Paseo de la Castellana al comprobar que puntuar hoy se volvía quimérico. La inferioridad numérica puso plomo en nuestras botas, y aunque buscamos el empate, la Real consiguió su segundo gol en una contra. No había nada que hacer, y para colmo los isquistas tuvimos que ver un patético sprint del de Arroyo de la Miel con el que se relamieron sus detractores. Como

Desde luego la apuesta de este verano fue arriesgada: ignorar la decadencia mostrada por la columna vertebral y vender al mejor goleador confiando en que los chavales diesen un paso al frente de la mano de Lopetegui. Que Bale no se lesionase. Que Benzema se pusiese a meter goles. Que Asensio la rompiese como apuntaba. Que Marcelo defendiese. Que Varane y Ramos estuviesen plenos de forma todo el año… Era dificil que pasara todo, pero es que no ha pasado nada de eso. ¿Quién podía imaginar que saliese tan mal?

¿Quién iba a suponer que el perro estuviese tan flaco, que tantas fuesen las pulgas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s