Real Madrid 0 – FC Barcelona 1. Todo o nada.

No pude ver el partido con atención. Me pilló de viaje en Milán y cuando pude ponerme frente a la pantalla de la tableta empezaba en segundo tiempo. Ví un Madrid que le echó ganas pero impotente ante un rival superior. Sólo el balón parado nos daba alguna esperanza de gol, pero no se produjo. Los medios dicen que Piqué cuajó una gran actuación, yo creo que pocas veces ha tenido una noche más placida la defensa culé, por lo previsible que era el ataque blanco. Vinicius Jr. es quien mejor representa el estado de este equipo. Le echa ganas, pero no da el nivel. Sus ocasiones falladas una y otra vez desesperan a cualquiera. Me diréis que en unos años será de los mejores del mundo; vale, que vuelva entonces.

Este curso, además de a Cristiano, hemos perdido a Marcelo. La producción ofensiva del brasileño era tan notoria que se aprecia más cuando no está. Bale siempre fue irregular, pero de vez en cuando hacía un fogonazo que nos recordaba su potencial. Este año sólo le recuerdo goles con cierto peso ante la Roma y ante el Atleti. Ante el Barcelona jugó una hora y recibió una pitada brutal cuando salió Asensio en su lugar, quien sabe si definitiva. Asensio marcó en Holanda y parecía algo recuperado, pero desde entonces apenas ha aportado gran cosa. Tampoco brilló Benzema, que casi nos engaña este curso con buenas actuaciones ante Alavés o Espanyol pero que nunca marca ante rivales de enjundia. El segundo cambio fue Kroos, otro jugador con gradiente negativo en estos tiempos. Es un tractor diésel, pero cuidado que si se lo dices se molesta (¿de verdad no sabes quién es Schuster?). Salió por él Valverde para sorpresa de todos, especialmente de Ceballos, que ha visto como el uruguallo le ha adelantado por la derecha en las rotaciones. Y no es que aporte gran cosa el tal Valverde, pero su aspecto físico hace que parezca más fuerte que Dani Ceballos. Un error, pues éste es un maratoniano. Y al final salió hasta Isco, recibido como el mesías redentor por la grada y al que nos vendría de lujo recuperar, pero éso no va a pasar hasta que no juegue más de 70 minutos en 4 partidos seguidos. Solari no le ha tratado como a uno más hasta ahora, pero no creo que el entrenador no lo ponga si en los entrenamientos es de los mejores.

Tres derrotas en casa seguidas no sé si lo había visto alguna vez. A la gente le duele que dos sean contra el Barcelona, pero quizá duele más la del Girona, por inesperada. El caso es que, un año más, estamos descolgados en liga y sin posibilidad de ganar la Copa. Al fondo asoma la Champions. El año pasado nos tocó el PSG en octavos, principal favorito, y cayó. Luego la Juve, luego el Bayern y en la final el Liverpool. Estamos a seis partidos de la gloria y a uno del fracaso. Todo o nada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s