Atlético de Madrid 0 – Real Madrid 0. Qué poquito…

Así fue la parada de Oblak a Benzema.

13 COURTOIS

2 CARVAJAL             5 VARANE                  4 RAMOS           6 NACHO

14 CASEMIRO

15 VALVERDE               8 KROOS

11 BALE                       9 BENZEMA         7 HAZARD

  • 10 MODRIC x 15
  • 18 JOVIC x 9

Ante un partido como este en el que hay jugadores de tanto talento sobre el verde, uno espera ver fútbol de altos quilates. Pero los dos entrenadores decidieron que sonasen más los bombos que los violines. Zidane pensó que el empate no era mal resultado: con ese puntito seguiría por delante de Atleti y Barça en la tabla y se mantendría invicto en la competición. Simeone siempre ha sido más de la tamborrada de Calanda que de la Scala de Milán. El resultado fue que los que lo vimos en casa invertimos dos horas de nuestras vidas en un espectáculo decepcionante.

De todas formas, el Madrid estuvo a un palmo de los tres puntos, pues las tres mejores ocasiones de la noche cayeron del lado blanco. Un tiro a bote pronto de Kroos exigió a Oblak antes del descanso. Justo al volver, la única jugada de mérito del decepcionante Hazard fue habilitar a Nacho para que éste viese a Bale entrar como una locomotora. El galés remató dentro del área, el chut era claro, pero le salió un tiro a palos que en rugby se hubiese celebrado. Y la más clara fue la última: otra vez asiste Nacho y Benzema conecta un cabezazo maravillo que iba directo a la red. Pero Oblak, otra vez, fue decisivo y desvió con su manopla izquierda.

Mi sensación es que con un poco más de ambición el Madrid hubiese dado un golpe de autoridad a la liga. El empate es un consuelo, pero los partidos que se pueden ganar hay que ganarlos.

Real Madrid 2 – Osasuna 0. Samba pa tí

 

1 AREOLA

19 ODRIOZOLA        4 VARANE       3 MILITAO       6 NACHO

14 CASEMIRO

15 VALVERDE                       8 KROOS

17 VÁZQUEZ            18 JOVIC               25 VINICIUS

27 RODRYGO x 25

16 JAMES x 15

 

Debido a las dos visitas entre las que estaba colocado el duelo ante los navarros (Pizjuán y Wanda), Zidane decidió revolucionar el XI inicial y dar paso a la “unidad B”, término acuñado en 2017 cuando conseguimos el histórico doblete de Liga y Copa de Europa. Aquella estaba trufada de jugadores extraordinarios, mientras que el fondo de armario de la actual plantilla no es para tirar cohetes. Algunos ya están pasados de rosca, como Nacho o Lucas Vázquez y a otros les falta un punto de coción, como a Vinicius o a Jovic, para saber si son válidos o no. El caso es que el partido acabó en victoria gracias a dos chuts de sendos brasileños que suman ¡35 años! Vinicius y Rodrygo no sabemos si harán carrera aquí o no, pero en días como este merece la pena darles vuelo.

Me gustó mucho la fiabilidad de Militao en defensa. Rápido al corte y dominador en el juego aéreo, recuerda al primer Pepe, el de la liga de Schuster. En el centro del campo una vez más quedó demostrado que Casemiro es el jugador más importante del equipo, no tanto por su labor eficaz como por la ausencia de un sustituto de garantías en la plantilla. Echémonos a temblar si pesca aunque sea un costipado. A su lado Kroos juega mucho más cómodo. Valverde, que jugó de volante, se hinchó a correr y la grada se lo agradeció. El tendido 7 del Bernabéu siempre ha sido cicatero en el halago con el talento, pero generoso con el esfuerzo, aunque sea yermo.

Los goles llegaron más o menos en el ecuador de cada periodo. En el primer acto fue Vinicius, con un buen chut desde fuera del área que rozó la punta de la bota de un defensor, mejorando la trayectoria. La reacción del goleador, llorando como Cañizares cuando fue subcampeón de Europa, dice mucho de la presión a la que se encuentra sometido. Aguantarla será parte de su triunfo como deportista de élite. Y en el segundo marcó Rodrygo, que acababa de salir al campo y convirtió en gol en primer balón que tocaba. El control previo al gol fue majestuoso. Imposible no recordar a otro brasileño que también marcó nada más pisar el verde del Bernabéu por primer vez. No marcó Jovic, que tuvo dos ocasiones muy claras. En la primera chutó alto y en la segunda le anularon el tanto por un fuera de juego muy justito. Tiene pinta de tronco, pero parece que cuando empiece a ver puerta se va a hinchar a marcar goles.

Como anécdota, debutó también Areola, portero francés que ha llegado a la plantilla tras una rocambolesca historia. Su lugar debería ocuparlo Lunnin. Se mostró seguro sí, pero es jugador del PSG sobre el que no hay opición alguna de compra. Por tanto, a este no hay que foguearlo. Que juegue sólo cuando no haya más remedio.

 

 

 

Sevilla FC 0 – Real Madrid 1. El camino es jugar juntitos.

13 COURTOIS

2 CARVAJAL           5 VARANE              4 RAMOS        23 MENDY

 16 JAMES           14 CASEMIRO       8 KROOS

11 BALE             9 BENZEMA         7 HAZARD

 

El Madrid se presentó en el Pizjuán con muy malas espectativas, y salió con tres puntos más que le permiten estar en lo más alto de la clasificación liguera, con 11 puntos de 15 posibles. Tras un resultado tan horrible como la de París, Zidane decidió alinear a los mismos XI jugadores que en el Parque de los Príncipes, salvo la entrada de Ramos por Militao. No sabemos si fue por dar confianza al equipo o porque no hay mucha más cera que la que arde. El mensaje no es bueno y lo digo después de haber ganado: Valverde por Kroos o Jovic por Hazard, incluso Areola por Courtois hubiésen sido cambios con el mensaje “el que no lo haga bien sale del equipo”.

El caso es que jugaron los de siempre, que decía Toshack, pero con otra actitud. Quizá por ir vestidos de enfermeros, constantemente se socorrieron unos a otros. El equipo fue solidario, las líneas estaban juntas y entendimos la defensa como una acción conjunta. La mejor prueba es la carrera que se da Bale en el 93′ para defender. Como consecuencia, Courtois no recibió ni un sólo tiro de forma legal entre los tres palos. Hubo un remate de Chicharito en fuera de juego que sí que acabó en gol, lo que demuestra que seguimos sin poder confiar en nuestro arquero titular.

Aplicándonos en defensa, queda esperar que un destello de alguno de los de arriba acabe en gol. No es fácil, o al menos no tanto como antes, cuando Cristiano Ronaldo, Morata o Higuaín moraban nuestra delantera. No tenemos en el XI un delantero centro de gol a un toque. Podrían serlo Jovic, que es una incógnita, o el denostado Mariano. Pero a veces sale cara, como en esta ocasión en la que Dani Carvajal regaló un pase estupendo a Benzema que marcó buscando el contrapié del portero, como los grandes cabeceadores. Quedaba un cuarto de partido y sólo faltaba aguantar. Esta vez lo hicimos bien y el 0-1 fue el resultado final. A partir de la solidaridad y de la concentración, el equipo puede dejar de inspirar lástima. Pero me temo que necesitaremos algo más que atención y entusiasmo para ganar en plazas más complicadas que el Pizjuán.

 

Paris SG 3 – Real Madrid 0. La ruina

Francisco_de_Goya,_Saturno_devorando_a_su_hijo_(1819-1823) (1)

13 COURTOIS

2 CARVAJAL           5 VARANE         3 MILITAO           12 MARCELO

14 CASEMIRO                 8 KROOS

11 BALE                   16 JAMES               7 HAZARD

9 BENZEMA

  • 17 VÁZQUEZ x 7
  • 18 JOVIC x 16
  • 25 VINICIUS JR. x 11

La sensación que ha desprendido el Real Madrid es de ruina. En el primer partido ante un rival de cierta entidad ha caido de manera estrepitosa, sin ninguna opción de puntuar. La planificación de la plantilla, tan carente de centrocampistas, ha hecho que en la convocatoria de hoy hubiese tantos jugadores en esa posición como porteros. Así de surrealista. Kroos y Casemiro eran dos náufragos esta noche, en la que los jugadores parisinos dominaron la medular con insultante superioridad. La delantera madridista, de indudable calidad, no recibía ni un balón.

Y atrás Courtois volvió a recordarnos que su fichaje fue una idea funesta. Keylor Navas no parecía el punto más débil del equipo cuando en 2018 fichamos al portero belga – tras descartar a Kepa meses antes por menos de la mitad de lo que costaba éste. Cada vez que el rival tira entre los tres palos tenemos un gol en contra. Hoy Di María ha cumplido por partida doble con la maldición del ex-, aunque dado el nivel que ha mostrado nuestro portero da la sensación de que le hubiese metido cualquiera de nuestros ex jugadores, estén en activo o no. Incluso Pipa Higuaín. Incluso Poli Rincón. 

Cuando en marzo reingresó Zidane al banquillo blanco como tercer entrenador de una temporada de locos, dijo una frase lapidaria: “vamos a cambiar cosas”. No sólo no ha cambiado nada, sino que parece que no hay planificacion alguna. Dos de los jugadores más destacados en lo que llevamos de año son James y Bale, jugadores que el Mister quería quitarse de encima. El único fichaje con vitola de titular fue Eden Hazard, que de momento sólo parece un Isco algo más viejo y algo más gordo. El resto de fichajes son inexplicables: ni Mendy, ni Militao ni Jovic (cerca de 150 MM entre los tres)  mejoran en nada lo que había en la plantilla. No hay confianza alguna en los jóvenes: Ceballos, Llorente o Reguillón han tenido que hacer las maletas mientras seguimos aguantando al inutilísimo Lucas V – su acción invalidando el gol de Benzema de esta noche es para hacerle volver de París andando – y al  desquiciado Carvajal formando la peor banda derecha que recuerdo.

Nos hemos traído tres chicharros de París. Podían haber sido dos, o cinco. El caso es que no ha habído ninguna opción de sacar nada positivo ante un rival al que le faltaban sus tres mejores delanteros: Neymar, Mbappe y Cavani. Cuando vengan los tres al Bernabéu el bochorno puede ser épico.

Lo peor es que esta derrota me ha recordado a los últimos años de los galácticos, que solíamos estrenarlos perdiendo de forma escandalosa en Francia (normalmente en Lyon) y ya no levantábamos cabeza en todo el curso. En septiembre de 2005 empezamos el año así y el siguiente título llegó en 2007. Por el camino cayeron entrenadores, jugadores y hasta el presidente. Cuando el Madrid fagocita, ríete tú de Saturno.

Real Madrid 3 – Levante UD 2. Ni un día tranquilo

13 COURTOIS

2 CARVAJAL       5 VARANE             4 RAMOS             12 MARCELO

14 CASEMIRO             8 KROOS

17 VÁZQUEZ                   16 JAMES            25 VINICIUS

9 BENZEMA

  • 7 HAZARD X 14
  • 3 MILITAO X 4
  • 18 JOVIC X 9

 

Después de jugar un convincente primer tiempo y conseguir gracias a él una magra ventaja en el marcador, El Madrid volvió a jugar con fuego, y en el descuento Courtois evitó el empate del Levante con una parada a remate de cabeza. Es descorazonador pensar lo que nos cuesta ganar a equipos como Valladolid, Villarreal o Levante, y da miedo pensar qué va a ser de nosotros cuando empecemos a jugar contra la aristocracia.

El Madrid salió decidido a resolver cuanto antes. Adelantó la defensa, presionaba la salida rival y así impedía a los granotas salir con el balón jugado. Tras un par de avisos de Benzema y de Kroos, llegó el primer gol. Fue un cabezazo de Benzema tras pase de Carvajal con la zurda. Poco después James habilitó de nuevo a Karim para que marcase el segundo. En la grada nos mirábamos complacidos, pensando que esta matinee sería una sesión de baño y masaje para nuestro equipo. Más aún cuando Vinicius Jr. asistió desde la derecha a Casemiro para que convirtiese el tercero. Así nos fuimos al descanso.

Al poco de volver marcó Borja Mayoral, jugador cedido por el Madrid que no se resistió a cumplir con la “maldición del ex-“. En principio el gol visitante parecía una anécdota, pues el Madrid seguía llegando cómodamente al área rival. Benzema remató al palo tras una jugada deliciosa. Vinicius pudo marcar en dos ocasiones, y cuando lo consiguió a la segunda el árbitro anuló el tanto por fuera de juego previo de James Rodriguez – en realidad fue el VAR quien decretó que el gol no valía, tras unos minutos que se hicieron eternos – . Zidane movió el banco y ahí comenzaron los problemas. El pobre Zizou no da una cuando sustituye jugadores. Tras los dos cambios, dejó a Kroos como única referencia en el centro del campo, con defensas por delante y delanteros por detrás. El equipo sufría un desequiibrio horrible, fiel reflejo de una plantilla en la que apenas hay centrocampistas y sobran al menos tres delanteros. Aún así, Hazard rozó el gol en su mejor jugada, a la que respondió Aitor con una fenomenal parada.

En cambio, nuestro portero no hace apenas paradas, ni fenomenales ni de las otras. En su segundo tiro a puerta el Levante consiguió el 3-2 y llegaron los nervios al Paseo de la Castellana. Lucas Vázquez jugaba de centrocampista, y perdió dos balones infames. Nadie ponía criterio y a punto estuvieron de volver a volar puntos del Bernabéu. Menos mal que Tibu sí que sacó uno de los tres tiros que le hicieron en toda la tarde cuando el partido agonizaba, y finalmente conseguimos la primera victoria como locales en casa.

Pero la sensación es la misma que otras veces: nos cuesta marcar gol una barbaridad, y esa carencia hay que suplirla con atención total los 90′, y no hacer ninguna concesión. Errores como los de Ramos o Kroos en partidos anteriores nos costaron puntos. Esta vez también los hubo. Salió cara, sí, pero somos fiables como condón de ganchillo.

Villarreal 2 – Real Madrid 2. Tenemos que ir a tope

13 COURTOIS

2 CARVAJAL             5 VARANE           4 RAMOS         23 MENDY

14 CASEMIRO         8 KROOS

17 LUCAS V                                              11 BALE

9 BENZEMA              18 JOVIC

  • 10 MODRIC X 18
  • 28 VINICIUS JR X 17
  • 15 VALVERDE X 8

 

 

En el Estadio de la Cerámica comprobamos de nuevo que la calidad de nuestro equipo ha bajado varios enteros desde hace dos o tres años. Comparando esta plantilla con la que consiguió el doblete en el curso 16-17, podemos apreciar que la los  jugadores importantes son los mismos que estaban entonces, sólo que 3 años más viejos. Eso se nota en quienes pasan de 30: Modric, Marcelo, Ramos… Los que han llegado desde entonces no mejoran lo que había, lo que hace que jueguen los “clásicos”. Como nuestro equipo es peor, sólo puede conseguir un buen resultado si está atento los 90 minutos y no comete errores gruesos. El Madrid jugó bien durante más de una hora, pero no nos alcanza con ese tiempo: necesitamos atención todo el rato. Los primeros 20′ no dimos la talla, y además fue entonces cuando Sergio Ramos cometió una pérdida de balón garrafal que desembocó en el primer gol de los locales. Error grueso.

Entonces el equipo se remangó y se puso a jugar con criterio. El balón se movía cada vez más deprisa y Benzema fue el primero que remató al palo con violencia. Se olía el gol, que llegó en el momento clave: al filo del descanso. Carvajal y Jovic trenzaron una buena jugada que Gareth Bale convirtió en gol cuando el primer tiempo agonizaba.

En el descanso yo era optimista, pues pasado el despiste inicial el equipo había respondido. Bastaba con no cometer errores y tener un pelín de acierto. Comenzó el segundo tiempo con la sensación de que el gol blanco era cuestión de tiempo. Marcó Benzema, pero estaba en orsay por un palmo. Pronto los dos entrenadores movieron el banco y, otra vez, el rival lo hizo mejor que el nuestro. El Madrid se diluía poco a poco y el Villarreal consiguió marcar en su primer tiro a puerta del segundo acto. Descorazonador…

Pensaba que perderíamos pero un fogonazo de Bale tras un buen robo de Modric acabó en el segundo gol. A ésto me reciero cuando digo que al equipo lo sujetan los de siempre. Había tiempo para la victoria, aunque ni el árbitro ni el VAR ayudaron al no penalizar una patada sobre Vinicius Jr. de Albiol (sí, sí, Albiol. Y Cazorla también estaba en el equipo que nos ganó. Sólo faltaba Dani Güiza). Así que no se movió más el electrónico y sumamos el segundo empate seguido en liga.

Mi sensación es que con un pelín de suerte hubiésemos ganado a Valladolid y Villarreal. No hemos estado lejos de sumar los 9 primeros puntos, y seríamos líderes. La esperanza se desvanece como lágrimas en la lluvia cuando compruebo que las tres seguidas siguientes son al Pizjuán, al Wanda y al Nou Camp. Para ganar en esos campos necesitaríamos algo más que ese pelín de suerte.