Valencia CF 1 – Real Madrid 3. No eran cuatro, sino cinco.

img_odotras_20200108-202904_imagenes_lv_terceros_krooos-kzxd-u472789668556yyh-992x55840lavanguardia-web
El primer gol de la noche, obra de Kroos de corner directo

13 COURTOIS

2 CARVAJAL                5 VARANE              4 RAMOS            23 MENDY

14 CASEMIRO

15 VALVERDE                       8 KROOS

10 MODRIC                                          22 ISCO

18 JOVIC

  • 12 MARCELO x 23
  • 16 JAMES x 10
  • 24 MARIANO x 18

 

Llevamos tiempo reclamando desde este portal que el Madrid jugaba mejor con cuatro centrocampistas que cuando lo hacía con 3. Esta noche nos hemos dado cuenta de que ampliando la nómina de los pobladores del centro del campo el equipo ha jugado uno de los mejores partidos de los últimos años. La ausencia de los tres mejores atacantes de la plantilla (no en vano, visten el 7 el 9 y el 11, los tres dorsales clásicos de la delantera) la suplió Zidane cambiando el esquema al 4-5-1. El Valencia apenas ha conseguido llegar a la portería de Courtois, mientras que el Madrid dominó el juego de cabo a rabo. Si no fuese por la bisoñez del delantero centro de hoy (Jovic), el resultado pudo ser escandaloso.

Los cinco centrocampistas se colocaron formando una especie de media luna, con Casemiro incrustado entre los dos centrales, Kroos y Valverde corriendo como descosidos de un área a la otra y Modric e Isco como interiores, tocando y tocando hasta aburrir al rival. Al poco de comenzar el partido el Madrid se adueñó del balón, y pronto avisó Varane con un cabezazo que repelió bien Jaume. El primer gol llegó a los 20′, y fue un gol olímpico, esto es, directo desde el corner. Los habrá que digan que la defensa valencianista estaba poco atenta, que lo estaba; pero el golpeo de Kroos, rápido y preciso, está al alcance de pocas botas. El gol sentó al Valencia como un trago de aceite de ricino, mientas el Madrid siguió a lo suyo. Isco se mostraba dueño y señor de la zona de tres cuartos, protegido como estaba con tanto centrocampista por detrás. Precisamente el malagueño marcó el segundo gol tras un rechace a tiro de Modric. Y pudo marcar el tercero en un cabezazo tras un corner, pero el balón se estrelló en el palo derecho de la portería valencianista. El rechace cayó a la bota de Jovic, pero el serbio no consiguió embocar a gol, su tiro, tibio, lo despejó Jaume. El partido no había llegado al descanso y el Valencia ya se sabía derrotado.

El segundo tiempo empezó como había acabado el primero, con el Madrid dominando la pelota. Hubo un rato de chorreo absoluto, que diría Vicente Boluda. El equipo merengue (hoy de menta) jugaba al primer toque, casi como si fuese un rondo, y los vigentes campeones de Copa no hacían sino perseguir sombras. Ese ratito culminó con un robo de Isco que acabó en los pies de Modric. Dentro del área, con un defensa tapando el tiro a puerta. Un movimiento de cadera, una bicicleta y un golpeo con el exterior del pie derecho conformaron un golazo, el mejor de la noche. Modric lo ejecutó con tal facilidad que los jugadores valencianistas parecieron de categoría inferior. Sentí lo mismo que cuando Romario le hizo aquella cola de vaca a Rafa Alkorta. Una diferencia de nivel alucinante.

Ante un gol así, el árbitro debería dar el partido por terminado. Pero no fue así. Seguimos jugando otros 20′, en los que pudimos comprobar la baja forma de Marcelo y James – salieron y perdieron sendos balones, los dos están fuera de cacho – e incluso salió el ínclito Mariano, que el los ocho minutos que dispuso pareció tener muchas más ganas de meter gol que Luka Jovic. No es fácil de entender que el delantero de origen dominicano no haya debutado en liga hasta hoy: el Madrid necesita gol y éste es un delantero. No es un crack  mundial, desde luego. Pero es un especialista. No es poca cosa.

El final del partido fue bochornoso. El árbitro del VAR decretó un penalty a favor del Valencia tras una mano involuntaria de Ramos que ningún jugador ché había reclamado, que el árbitro de campo no había advertido y que ningún jugador del Real Madrid había tratado de justificar, por no verlo siquiera necesario. Marcó Parejo un gol intrascendente, que en ningún caso maquilla la diferencia que ha habido entre los dos equipos esta noche.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s