Real Madrid 2 – Athletic o. Modric se hace eterno entre jeques.

Courtois volvió a aparecer con una superparada que le confirma como el  mejor del mundo
¡¡¡ Pies fuera !!!

1 COURTOIS

17 LUCAS V. 3 MILITAO 4 ALABA 23 MENDY

10 MODRIC 14 CASEMIRO 8 KROOS

21 RODRYGO 9 BENZEMA 20 VINI JR.

15 VALVERDE x 21

12 MARCELO x 20

6 NACHO x 17

En agosto de 2012 Luka Modric debutó con el Real Madrid ganando la Supercopa contra el FC Barcelona. Llegaba a sus 26 años sin tener claro siquiera si sería titular. Diez años es uno de los mejores del equipo. A su edad, muchos futbolistas están retirados o juegan en ligas menores. Modric cada día parece mejor. Su figura es el eje alrededor del que gira todo el juego del Madrid. Con Casemiro y Kroos completa un centro del campo de leyenda.

El Madrid resolvió el partido sin grandes alharacas. Es la tercera vez que nos enfrentamos a los vizcaínos en el último mes y la de hoy pareció la victoria más fácil. Fue un partido sin ocasiones, con dos equipos vigilándose. En el primer tiempo, Courtois podía haber salido sin guantes: no llegó a tocar el balón. El Madrid generaba algó más de peligro, sobre todo provocando un corner tras otro, pero todos eran yermos. El melón se abrió a la media hora, cuando Rodrygo entró como un puñal por el carril del ocho y cedió a Modric que, de primeras, dio un pase a la red con el interior del pie derecho, para tranquilidad de Rafa Benítez. Adelantarse en el marcador parecía lo más difícil de la noche. Con 1-0 nos fuimos al descanso.

Al poco de volver nos encontramos con un penalty en una jugada que no tenía mucho peligro. Benzema remata, Yeray abre los brazos y despeja el balón con el codo. Fue un penalty demasiado claro como para que no lo viese el árbitro, pero tuvo que ser pitado desde la sala VAR. El francés, infalible desde los once metros, marcó a Unai por la derecha.

El 2-0 es un resultado engañoso, porque el rival parece que está a mucha distancia pero si mete un gol de repente la distancia es mínima. Sólo había que aguantar, aunque estaba claro que Marcelino envidaría con su banquillo. Salieron todos los rojiblancos de refuerzo posibles, mientras que nosotros, fieles a ensuciar el menor número de camisetas posibles, no cambiábamos mas que a Valverde por Rodrygo. Ceballos o Isco pueden aportar control. Camavinga podría aportar músculo. Pero nada, decidió Ancelloti que siguiesen los tres titulares en la medular hasta el final. Que son leyenda, sí, pero veremos como llegan a abril.

Estabamos a punto de conseguir que nada pasara cuando en el 86′ se produjo la misma jugada del penalty, pero en el otro área y más cerca. Tanto que Militao se llevó una tarjeta roja de la mano de la pena máxima. Con el 2-1 y unos 7 – 8 minutos por jugarse, la victoria que parecía clara se oscurecía. Pero Courtois desplegó su pierna izquierda como si fuese un puño de Mazinger Z y despejó el disparo del siempre despreciable Raúl García. Ahí se evaporaron las opciones del Athletic de forzar la prórroga. La SuperCopa volaba desde este infame estadio árabe hacia el Paseo de la Castellana. Y la levantó Marcelo, a quien el fútbol, generoso, le concedió esta oportunidad siendo – casi – un ex jugador. Debería haber gritado «Zorionak txapeldun» a grito pelado, como hizo Imanol Alguacil cuando ganó la Real Sociedad la Copa del Rey y debería irse mañana.

FC Barcelona 2 – Real Madrid 3. Costó más de la cuenta.

Supercopa de España: Uno a uno del Real Madrid vs Barcelona: Arabia más  Supercopa igual a Fede Valverde vestido de héroe | Marca
El XI de esta noche. La baja de Alaba nos complicó el partido.

1 COURTOIS

2 CARVAJAL 3 MILITAO 6 NACHO 23 MENDY

10 MODRIC 14 CASEMIRO 8 KROOS

11 ASENSIO 9 BENZEMA 20 VINI JR.

21 RODRYGO X 11

15 VALVERDE X 10

17 LUCAS V. X 2

25 CAMAVINGA X 20

La primera semifinal de la Supercopa de España arrojó un estupendo partido de fútbol, con alternancias en el juego y 30 minutos de alargue. Para el fútbol español fue un escaparate estupendo, aunque yo preferiría que se jugase en España o, al menos, en un país occidental. Desde la óptica del Madrid, creo que sufrimos más de la cuenta. No es serio dejarte empatar dos veces en un partido de este tipo. Con lo que cuesta adelantarse en el marcador, nos falto oficio para mantener y ampliar la ventaja. El dominio fue, como digo, alterno, pero en el primer tiempo los ataques blancos tenían bastante más picante que los azulgranas. Fue en el minuto 30 cuando abrimos el marcador. Por medio de Vini Jr, pero en el gol fue clave Benzema, que robó la cartera a Sergio Busquets y montó una contra habilitando al brasileño para que marcase. Lo difícil es abril el melón.

Con el gol nos echamos atrás. Demasiado riesgo, pero Ancelotti tiene fe ciega en las contras de nuestra delantera. Avisó dos veces el Barça por medio de Luk de Jonk, con sendos remates blanditos, pero en el 41 el voluntarioso delantero holandés marcó el empate casi sin querer. Un gol repleto de suerte, pero cuenta igual. Con empate nos fuimos al descanso.

Volvió el Barça del descasnso espoleado por su empate. Además, Xavi movió el banco y dio carrete a su camada de cachorros, liderados por Ansu Fati. Pero pasados veinte minutos el Madrid volvió a mandar, coincidiendo con la salida de Rodrygo por Asensio, y llegó varias veces a la puerta de Ter Stegen. El gol cayó de maduro, tras un remate de a la madera y una gran parada del cancerbero alemán previa al gol. Los tres remates fueron de Benzema, quizá el mejor delantero del mundo ahora mismo.

Faltaban 15′ y sólo había que aguantar, pero no lo conseguimos. El Barcelona apostó por los centros laterales, y uno de ellos con metió Ansu Fati a la jaula. Fallo en el marcaje de Mendy, porque la altura del nuevo 10 azulgrana no es para echar cohetes. Con disgusto, nos fuimos a la prórroga.

La prórroga tenía pinta de cara o cruz. Otra vez el Barça con la moral por las nubes, fruto de su nueva igualada. El Madrid esperaba replegado para cazar un tercer gol a la contra. Llegó por medio de Valverde, tras una maniobra de Vini que me recordó a Butragueño: una asistencia sin tocar el balón. Pensé entonces que hacía mucho tiempo que el Madrid no encajaba dos goles, mucho menos tres. Sería muy mala suerte encarjar uno más. No fue así. De hecho, quien más cerca estuvo del gol fue Rodrygo, que con el tiempo cumplido marró una ocasión. Si nos llegan a empatar después, igual le cortan los huevos en redondo. Al final el fallo fue una anécdota, el partido acabó y el Madrid se clasifica para la final de la Supercopa con su quinta victoria seguida frente al Barça. What a time to be alive.

Real Madrid 4 – Valencia CF 1. Dupla ofensiva

Así fue el penalti de Alderete sobre Casemiro que Benzema transformó en gol  para el Real Madrid
La jugada del primer penalty

1 COURTOIS

17 LUCAS V 3 MILITAO 4 ALABA 23 MENDY

10 MODRIC 14 CASEMIRO 8 KROOS

11 ASENSIO 9 BENZEMA 20 VINI JR.

25 CAMAVINGA X 14

6 NACHO X 17

19 CEBALLOS X 10

15 VALVERDE X 11

22 ISCO X 9

En los años 80 se impuso el sistema de juego 4-4-2, lo que dio paso a denominar a los dos delanteros como «dupla ofensiva». Del Madrid se recuerda Butragueño – Hugo Sánchez como la que más tarde de gloria nos dio. La moda de extendió: pensad en cualquier equipo de la época y encontraréis la vuestra. «Ziganda – Valverde» en el Athletic. «Pardeza – Esnáider» en el Zaragoza, o «Kiko – Penev» en el Atleti y luego «Suker – Mijatovic» de nuevo en el Madrid.

Tras unos partidos con pocos goles en liga, apareció nuestra actual dupla ofensiva: Vini Jr y Benzema consiguieron sendas parejas de goles (dúples en término musístico) y arrasaron al Valencia que anda lejos de su mejor versión. El que no hace mucho fue uno de los grandes de nuestra liga, ahora sólo es el primero en victimismo. A la portada matutina de «Superdeporte» donde ya lloraban antes de empezar se suma el tweet que desde la cuenta oficial publicaron indignados por el penalty que dio origen al primer gol del Madrid. Nadie puede tomarse en serio tu queja si la haces así.

El Madrid tocaba y tocaba en el primer tiempo, yendo de menos a más. A partir del minuto 30 se rondó el gol, y el último aviso fue un trallazo de Modric al larguero. Enfrente, Maxi Gómez peleaba de forma entrañable contra Militao y Alaba y Guedes ponía cierto picante por el costado izquierdo, pero estaban demasiado solos. Al borde del descanso un robo de Kroos hizo que la pelota cayese en los pies de Casemiro y éste entrase como un elefante por el carril del 9. Al entrar al área, Alderete le zancadilleó, quién sabe si de forma voluntaria. En directo me pareció penalty claro, las repeticiones permiten albergar alguna duda. El caso el que el balón fue a los 11 metros y Benzemá lo colocó en la escuadra derecha de Cillessen. Siempre es buena noticia marcar antes del descanso.

En la reanudación empezaron a combinar Vini y Benzema, y la sensación era de peligro. Un slalom del brasileño tras paré con el francés acabó en el segundo gol. Hace un año, Vini hubiese rematado contra el portero, pero definió en esta ocasión con tranquilidad, rebosando confianza

Andaba Asensio con ganas de sumarse a la fiesta, y un disparo suyo fue el preambulo del tercero, marcado de cabeza por Vini. Hizo el balear otra jugada de malabarista que provocó la ovación de la grada, y falló después una ocasión clara. Es la primera vez que Asensio muestra más fútbol que gol esta temporada.

Con 3-0 todo parecía decidido, pero Mendy cometió un absurdo penalty. Tan absurdo que pensé que lo hizo para que Courtois se luciese. Y así fue: el belga detuvo el disparo de Guedes, pero éste marcó en el rechace, mostrándose más atento que la defensa blanca. Tras acortar diferencias y gracias a los cambios, el Valencia se animó un poco, pero todo acabó cuando Benzema marcó el cuarto rematando a la media vuelta. Tan cómodo acabó el Madrid que coincidieron en el campo Asensio, Isco y Ceballos. Igual hacía tres años que no pasaba.

Gerafe 1 – Real Madrid 0. Ni cosquillas

La polémica: El Real Madrid pidió penalti por agarrón de Damián a Marcelo  en la segunda parte | LaLiga 2021-2022 - Eurosport
La vela mayor del barco

1 COURTOIS

17 LUCAS V. 3 MILITAO 4 ALABA 23 MENDY

10 MODRIC 14 CASEMIRO 8 KROOS

11 ASENSIO 9 BENZEMA 21 RODRYGO

12 MARCELO X 23

7 HAZARD X 11

24 MARIANO X 21

22 ISCO X 8

44 PETER X 17

Sinceramente, esta derrota no me hace ni cosquillas. Es cierto que el Madrid tiene un problema ante defensas pobladas, normalmente con tres centrales. Deberíamos trabajar cómo meter mano a los equipos que se cierran tanto. Hay que aprovechar mejor el balón parado e intentar uno contra uno que nos deje en ventaja. Pero hoy no hicimos nada de éso. Nos pasó contra el Cádiz hace un par de semanas en el Bernabéu, que empatamos a cero, y nos ha pasado hoy en Getafe, con el agravante de que esta vez Militao regaló un gol al poco de empezar, cuando intentó regatear a un delantero siendo el último defensa. Perdió el balón ante Ünai y éste batió fácil a Courtois. Quedaba un mundo, pensé.

El Madrid aceleró y pudo marcar. Modric rozó el gol con dos disparos desde la frontal: uno obligó a lucirse al portero azulón y el otro encontró el larguero. El mejor juego del Madrid fue la parte central del primer tiempo, pero su dominio no se tradujo en gol. Con 1-0 llegamos al descanso y a partir de ahí todas las noticias fueron malas.

Ancelloti movió el banquillo en la reanudación de forma inexplicable: Marcelo por Mendy y Hazard por Asensio, cambiando a Rodrygo de banda. Los cambios empeoraron al equipo, que no era capaz de perforar la defensa azulona por ningún extremo, tampoco por el centro. Nadie intentaba desbordar y ahí fue cuando añoramos a Vini, que al menos siempre lo intenta. Era desesperante ver a Marcelo y a Hazard en el lado izquierdo, pasándose el balón uno a otro sin encarar ni una vez. Es una pareja válida para el Corazón Classic Match, pero no para jugar en liga. Por el otro lado Lucas V. seguía demostrando la inoperancia que acostumbra. Y en el carril central, Modric iba de más a menos. En las segundas partes el croata brilla menos. Pero bueno, un gol siempre puede llegar…

Faltaban 20′ cuando Damián agarró la camiseta de Marcelo en el área. La prenda, que por algo se conoce como elástica, se desplegó al viento como si fuese la vela del San Juan Nepomuceno. Fue un segundo, lo justo para que todo el mundo viese el agarrón. Era tan evidente que Marcelo no siguió la jugada, convencido de que el árbitro señalaría el penalty. Pues no fue así. No hay quien lo entienda.

El Getafe se sentía muy cómodo con un árbitro así: no pita penalties y deja pegar patadas constantes sin sacar ninguna tarjeta – la primera amarilla fue para el Madrid – . Los pupilos de Sánchez Flores estaban en la gloria metidos en el área y el Madrid cada vez era más inoperante. Sólo Casemiro sacó un chutazo que pudo ser gol, pero Soria respondió con una gran parada. Salieron Mariano, que no aportó nada, y luego Isco y el tal Peter Federico. El Madrid cada vez metía menos miedo: sólo un cabezazo del malagueño fue entre los tres palos. Se descontaron 7 minutos como podían haber sido 17 o 27, porque el Getafe perdía tiempo una y otra vez. No llegó el gol así que el Madrid perdió su segundo partido del año en liga, tres meses después de caer en el estadio del Espanyol. Si todo sigue igual, la siguiente derrota será a primeros de abril. Así que preocupación, la justa.