Valladolid 1 – Real Madrid 4. Ya sólo quedan 11

25 COURTOIS

19 ODRIOZOLA         5 VARANE           6 NACHO          23 REGUILLÓN

14 CASEMIRO       8 KROOS

10 MODRIC                          24 CEBALLOS

20 ASENSIO      9 BENZEMA

  • 15 VALVERDE x 8
  • 3 VALLEJO x 5
  • 12 MARCELO x 23

 

El final de temporada del Real Madrid va a ser insufrible. Sin apenas objetivos por los que competir, los partidos serán tediosos como el de anoche en pucela. La primera media hora fue una peli de miedo, en la que los locales fallaron un penalty cometido por Odriozola y además vieron como el VAR anulaba dos goles que habían conseguido en fuera de juego. El caso es que cuando el Valladolid marcó el primero de los goles que subieron al marcador, lo normal hubiese sido que el partido ya estuviese sentenciado. Pero no solo no fue así, sino que cinco minutos después del primer gol el portero local, Masip, falló de forma grosera al despejar de puños y dejó el balón muerto a los pies de Varane y a  medio metro de la línea de gol. El central francés consiguió el empate con el que nos fuimos al descanso.

Al poco de la reanudación, Odriozola fue objeto de otr penalty, tan claro como evitable. Benzema no perdonó y el equipo de rayas moradas se desplomó como un castillo de naipes. Marcó de nuevo Benzema en corner botado por Kroos e incluso en inferioridad numérica por la expulsión de Casemiro (la primera de su carrera) marcó Modric el cuarto de la noche.

El partido demostró, otra vez, que Asensio anda lejos de ser el jugador que deslumbró el año pasado; pero también que Ceballos u Odriozola podrían haber jugado el partido del liga contra el Barça, y el equipo no hubiese llegado destrozado físicamente a la vuelta ante el Ajax. Ese es el mayor pecado de Solari: no aprovechar la profundidad de la plantilla. Por éso ha conseguido el peor escenario posible, que la primavera del Real Madrid no tenga flores este año. Imagino que no tendremos que aguantarlo mucho más…

Anuncios

Real Madrid 1 – Ajax 4. Nos han robado la primavera.

25 COURTOIS

2 CARVAJAL           5 VARANE              6 NACHO        23 REGUILLÓN

14 CASEMIRO

10 MODRIC           8 KROOS

17 VÁZQUEZ                    9 BENZEMA                28 VINICIUS JR.

  • 11 BALE x 17
  • 20 ASENSIO x 28

 

Fue en el vagón de metro hacia el Bernabéu cuando intuí el desastre que se avecinaba. En mi teléfono pude ver que Solari volvía a alinear el centro del campo que sumaría 4 partidos en 9 días. Modric, Casemiro y Kroos. Estaban fundidos. Son una sombra de lo que fueron. Al poco de comenzar, Kroos perdió un balón en el centro del campo y poco después ya ganaba el Ajax 0-1.

Anoche vimos en el Bernabéu un equipo emergente, repleto de jóvenes descansados, pasar por encima de unos héroes cansados y envejecidos. Como el Tercio Viejo del ejercito español, cayó ante los holandeses tras años de triunfos. Y lo hizo con estrépito, como un balonazo en un cristal. Nada ayudó: ni la suerte (cabezazo al larguero de Varane con 0-0, rematea al palo de Bale con 0-2), ni el físico (dos lesiones en el primer tiempo: Vázquez y Vinicius) ni el árbitro (pudo  anular el 0-3 sin problema, pues parece que el balón sale del campo antes y anduvo un rato mirando el VAR) pudieron hacer nada. El destino estaba escrito. El equipo holandés jugó de maravilla y marcó goles de gran mérito. La ruleta que precede al segundo o el libre directo del cuarto son de muchos quilates. En ambos goles Casemiro es protagonista negativo: se come el regate como un juvenil y comete la innecesaria falta que provoca el último gol. Lo que hace estar quemado. El equipo no era capaz de defender ni de atacar. Carvajal y Reguillón también han jugado 4 partidos en 9 días. No podían con las botas. Es increíble que ante el Barcelona en liga no jugasen Odriozola, Isco, Ceballos, Marcelo o Mariano de inicio. Hay más plantilla de la utilizada.

Quizá el pecado que más duela sea el de la soberbia. Cuando en Amsterdam nos pusimos ganando 1-2 el resultado era engañoso, pues el Ajax dominó y tuvo ocasiones. Pero Ramos decidió provocar la tarjeta amarilla para no jugar la vuelta. Pero no penséis que estaba en el vestuario haciendo grupo. Ayer, mientras el equipo se desangraba en defensa, nuestro capitán andaba en un palco privado posando para un documental que le están haciendo. Mantengo que Yucatán es más razonable que su dueño. Y nosotros jugándonos el pase con Nacho y Varane de centrales, que parecen Mortadelo y Filemón. El canterano en algún momento pasó por un buen suplente, ahora mismo no da el nivel para jugar en 1ª división.

En contra de lo que pueda esperarse, el Bernabéu animó de forma entusiasta con el 0-2. Se quedó helado con el 3º, más aún cuando fue precedido de suspense en forma de VAR. Asensio acortó cuando faltaban 20′ y la grada volvió a encenderse, pero la llama apenas duró unos minutos. El cuarto gol fue un mazazo insuperable. De Courtois se espera que pare tiros como ese, que sea un portero que decide partidos. Sin ser el mayor culpable, anda lejos de Oblak o de Ter Stegen a la hora de ser decisivo.

Con el 1-4 la sensación de fin de ciclo asoló el Paseo de la Castellana. No hubo reproche, más bien resignación. La afición se mostró más agradecida que enfadada, recordando las 8 semifinales consecutivas y los cuatro títulos conseguidos en los últimos años. Nadie ha sido 1000 días campeón de Europa desde que se instauró la Champions. Seguramente, nadie lo volverá a ser. Gracias eternas a una generación legendaria. Ahí está la puerta.

Ahora la pelota está en el tejado del presidente. El equipo está  en un estado parecido a cuando en 2009 volvió Florentino Pérez a la presidencia después de que Ramón Calderón y Juande Ramos dejasen el equipo hecho un descampado. Llegaron Kaka, Benzema, Ronaldo, Alonso, Granero y Arbeloa. Al año siguiente, Di María, Özil y Khedira. Salieron Raúl, Guti, Salgado, Robben, Snejder, Cannavaro… Cambio de ciclo, que se llama. Hay que sanear.

Real Madrid 0 – FC Barcelona 1. Todo o nada.

No pude ver el partido con atención. Me pilló de viaje en Milán y cuando pude ponerme frente a la pantalla de la tableta empezaba en segundo tiempo. Ví un Madrid que le echó ganas pero impotente ante un rival superior. Sólo el balón parado nos daba alguna esperanza de gol, pero no se produjo. Los medios dicen que Piqué cuajó una gran actuación, yo creo que pocas veces ha tenido una noche más placida la defensa culé, por lo previsible que era el ataque blanco. Vinicius Jr. es quien mejor representa el estado de este equipo. Le echa ganas, pero no da el nivel. Sus ocasiones falladas una y otra vez desesperan a cualquiera. Me diréis que en unos años será de los mejores del mundo; vale, que vuelva entonces.

Este curso, además de a Cristiano, hemos perdido a Marcelo. La producción ofensiva del brasileño era tan notoria que se aprecia más cuando no está. Bale siempre fue irregular, pero de vez en cuando hacía un fogonazo que nos recordaba su potencial. Este año sólo le recuerdo goles con cierto peso ante la Roma y ante el Atleti. Ante el Barcelona jugó una hora y recibió una pitada brutal cuando salió Asensio en su lugar, quien sabe si definitiva. Asensio marcó en Holanda y parecía algo recuperado, pero desde entonces apenas ha aportado gran cosa. Tampoco brilló Benzema, que casi nos engaña este curso con buenas actuaciones ante Alavés o Espanyol pero que nunca marca ante rivales de enjundia. El segundo cambio fue Kroos, otro jugador con gradiente negativo en estos tiempos. Es un tractor diésel, pero cuidado que si se lo dices se molesta (¿de verdad no sabes quién es Schuster?). Salió por él Valverde para sorpresa de todos, especialmente de Ceballos, que ha visto como el uruguallo le ha adelantado por la derecha en las rotaciones. Y no es que aporte gran cosa el tal Valverde, pero su aspecto físico hace que parezca más fuerte que Dani Ceballos. Un error, pues éste es un maratoniano. Y al final salió hasta Isco, recibido como el mesías redentor por la grada y al que nos vendría de lujo recuperar, pero éso no va a pasar hasta que no juegue más de 70 minutos en 4 partidos seguidos. Solari no le ha tratado como a uno más hasta ahora, pero no creo que el entrenador no lo ponga si en los entrenamientos es de los mejores.

Tres derrotas en casa seguidas no sé si lo había visto alguna vez. A la gente le duele que dos sean contra el Barcelona, pero quizá duele más la del Girona, por inesperada. El caso es que, un año más, estamos descolgados en liga y sin posibilidad de ganar la Copa. Al fondo asoma la Champions. El año pasado nos tocó el PSG en octavos, principal favorito, y cayó. Luego la Juve, luego el Bayern y en la final el Liverpool. Estamos a seis partidos de la gloria y a uno del fracaso. Todo o nada.

 

Real Madrid 0 – FC Barcelona 3. Los billetes, al campo.

vinicius-real-madrid-barcelona-655x368
Vinicius rematando fuera. Da igual cuando leas esto.

1 NAVAS

2 CARVAJAL              5 VARANE                4 RAMOS                23 REGUILLÓN

14 CASEMIRO

10 MODRIC              8 KROOS

17 VÁZQUEZ     9 BENZEMA      28 VINICIUS JR.

  • 11 BALE x 17
  • 15 VALVERDE x 14
  • 20 ASENSIO x 28

El FC Barcelona ha añadido a su exitosa racha en el Bernabéu una nueva forma de ganar: sin jugar al fútbol. No hace mucho, desde Barcelona nos vendían que la única forma de jugar bien al fútbol era como lo hacía el equipo que entrenó Guardiola, con Xavi a la cabeza. Hoy fue el Madrid el que puso el fútbol pero el Barcelona metió los goles. Con dos disparos a puerta, consiguió marcar tres veces. Enfrente, la patética delantera formada por Vázquez, Benzema y Vinicius Jr. se mostraba amenazante como un cuchillo de postre. Daba la sensación que podrían irse los culés al vestuario en el descanso y nuestros delanteros seguirían sin marcar.

El resultado es engañoso. La primera hora fue dominada por el Madrid, con varias ocasiones  desperdiciadas por Vinicius y Benzema. El equipo se mostraba ordenado y llegaba varias veces al tiempo que no concedía ocasiones, pero insisto: no metemos un gol al arco iris. Con Suárez jugando por cualquiera de los 3 delanteros blancos, la eliminatoria hubiese quedado resuelta en el primer tiempo. Pero no, nos comimos el bocata con las gafas en el marcardor. 0-0

Pensé entonces que el equipo que consiguiese marcar primero se clasificaría para la final. Imaginaba un único gol en el segundo tiempo, pero me equivoqué. Apareció el mosquito Dembele y colocó desde cada una de las bandas sendos balones de gol  y reventó la eliminatoria. Luego llegó la puntilla, con un penalty a lo panenka que ejecutó Suárez. No hubo suerte, claro, pues el penalty llegó cuando Casemiro ocupaba la posición de central mientras atendían a Varane, lesionado, fuera del campo. Pero la diferencia de nivel en los jugadores de ataque era abismal. A un lado, Suárez, Dembele y Messi. Al otro, los patéticos.

Ousmane Dembele fue fichado por 140 MM por el FC Barcelona hace dos años, un poco antes de los 170 MM que invirtieron en Coutinho hace poco más de un año. El Barcelona tiene su dinero en el campo, mientras el Real Madrid anda llenando la hucha para construir una cubierta retráctil. Desde que en 2014 llegó James al Madrid, no hemos hecho ningún fichaje de relumbrón, salvo quizá Courtois y porque estaba de saldo. Y se han ido Cristiano Ronaldo, Di MaríaPepe, KhediraMorata o el propio James, todos titulares en sus selecciones. Se ha ingresado un pingüe capital en muchos de estos traspasos, pero ¿dónde está? Desde luego, por el césped no aparece.

La copa ya no la vamos a ganar. La liga es una quimera. En Champions podremos pasar contra el Ajax, sí, pero somos uno de los equipos que todo el mundo quiere que le toque en cuartos de final. Todo suena a cambio de ciclo, más aún cuando la columna vertebral (Ramos – Modric – Benzema) sobrepasa la treinta. Había que reinventar el equipo y  Florentino Pérez decidió hacerlo en plan Moneyball: fichando barato y dejando que los jóvenes se fogueen. Para eso es necesaria una dosis de paciencia de que la afición madridista adolece. Aquí hay que llegar aprendido.

 

Levante UD 1 – Real Madrid 2. Muy a nuestro pesar

img_odotras_20190224-222807_imagenes_lv_terceros_levantemadrid-kkid-u46669105941kmc-992x55840lavanguardia-web

25 COURTOIS

2 CARVAJAL                6 NACHO              5 VARANE                23 REGUILLÓN

14 CASEMIRO

10 MODRIC              8 KROOS

17 VÁZQUEZ                   9 BENZEMA                28 VINICIUS

  • 15 VALVERDE X 8
  • 11 BALE x 9

Muy a su pesar, el Madrid ganó en el Ciutat de Valencia. Hizo todo lo posible para que así no ocurriese. El juego de los blancos fue plano, sin más mordiente que las carreras de Vinicius, cuyos finales son más previsibles que las pelis de Rocky. El joven brasileño tiene muchas virtudes, pero entre ellas no está la definición de cara a portería. Igual aprende, pero de momento es un delantero que no mete goles. No sirve. No jugaría si la plantilla estuviese bien hecha y si no hubiesen decepcionado este curso tanto Bale como Asensio, jugadores llamados a ocupar la posición de extremo izquierdo.

Los dos goles que conseguimos fueron producto de sendos penalties. Ninguno de ellos clamorosos,  ambos pitables. El primero fue por mano de un defensor, que se cubrió la cara demasiado lejos de la misma. Tras consultar las imágenes, el árbitro decretó penalty que transformó Benzema. Estaba a punto de llegar el descanso y la grada de Orriols se puso a ovacionar a Florentino Pérez, presidente del Real Madrid.El Levante había dispuesto de varias ocasiones para marcar y veía el 0-1 en el marcador camino del vestuario.

La segunda parte era parecida a la primera: el peligro era azulgrana, y el Madrid echaba de menos a Ramos en defensa. Nacho alguna vez pareció un jugador de garantías, pero ahora mismo carece del nivel y la contundencia que se supone a un central de primer nivel. En el gol del empate le robaron la cartera de manera sonrojante.

Movió Solari el banco, dando entrada al pájaro Valverde en lugar del cada vez más intrascendente Toni Kroos. También salió Bale por Benzema. A diferencia que con Isco, el Mister está empeñado en recuperar al galés y a Marcelo. Faltaba un cuarto de hora cuando, tras un corner, Doukouré dio una patada de kárate, girando 180º, y rozó a Casemiro. Es evidente que hay contacto, no hay más que ver como cojea el defensa segundos después. pero es tan leve que en algunas imágenes parece inexistente. Pero este vez el VAR no puede entrar por protocolo: el árbitro ha decretado penalty y hay contacto en el área. Es un penalty que no suele pitarse, igual que aquel que hicieron a Vinicius en el Bernabéu ante la Real sí suele pitarse. Errores humanos que a veces nos favorecen, casualmente cuando no somos una amenaza real para el liderato. Bale transformó y después fue él quien dio pena máxima, cuando huía de la felicitación de sus compañeros. Esquivo y huraño, el galés parece enfadado con el mundo. Sus días en el Madrid deberían estar contados, pero a ver cuánto ofrecen por él si sigue haciendo el tonto.

Dio tiempo para que Nacho viese la segunda amonestación y jugásemos con 10 los últimos minutos. Pero el Levante ya había claudicado. Lo había hecho todo bien, y perdió. Partidos como éste sólo los gana el Madrid.

Real Madrid 1 – Girona 2. Aún es invierno.

1550400237_365213_1550407517_noticia_normal

25 COURTOIS

19 ODRIOZOLA     5 VARANE            4 RAMOS            12 MARCELO

14 CASEMIRO

24 CEBALLOS       8 KROOS

17 VÁZQUEZ          9 BENZEMA         20 ASENSIO

  • 28 VINICIUS x 17
  • 11 BALE x 20
  • 7 MARIANO x 24

 

Si hace unos días decíamos que el Real Madrid empezaba a florecer como un almendro, hoy ha sufrido una helada de no te menees. La única explicación posible a lo que ha pasado esta mañana es que este equipo es fiable como cual condón de ganchillo, y puede enlazar algunos partidos buenos pero en el momento más insospechado puede dejarse ir. Por eso no puede ganar el torneo de la regularidad. Y mira que esta liga está en oferta. El Madrid está a 9 puntos del líder, en una temporada en la que han ganado en el Bernabéu el Levante, la Real Sociedad y el Girona. Con esas tres victorias seríamos líderes. No parece mucho pedir. Así de barata es esta liga, la menos exigente desde hace diez años.

Hoy decidió Solari que podía agitar el XI inicial. A la baja obligada de Modric por sanción, el argentino sumó las de Carvajal, Reguillón y Vinicius, dando entrada a Odriozola, Marcelo, Ceballos y Asensio. No parecía mal equipo el que sacábamos de inicio, aunque a mí me preocupa que jueguen el mismo día Marcelo y Odriozola, dos laterales con entusiasmo atacante pero dos coladeros en defensa. Por lo demás, Asensio pareció andar bien en Amsterdam y Ceballos podía hacer de Modric. El ideal para sustituir al croata es Isco, pero al malagueño entre todos lo han matado y él solito se murió. No podemos contar con él. Ceballos es el sustituto de Kroos, como LLorente de Casemiro.

El primer tiempo estuvo totalmente controlado por el Madrid. Marcó Casemiro de cabeza y pudieron hacerlo Vázquez tras un elegante autopase y Benzema, al que le faltó un pulgar para rematar un pase de Odriozola. Os prometo que pensaba que el segundo llegaría ponto, que Benzema descansaría un rato y que comeríamos a gusto. El Girona era tan triste como sus antecentes: no gana en liga desde el 25 de noviembre.

El equipo se transformó en el segundo tiempo. Eusebio hizo dos cambios que estiraron al Girona y empezaron los problemas. A un entrenador se le pide éso: que cambie las cosas cuando no funcionan y que deje quietas cuando sí. Solari no fue capaz ni de una cosa ni de la otra. No supo ver cómo cambiaba el partido, y cada vez que hacía un cambio el equipo empeoraba. Normal para un entrenador sin experiencia en la élite. En 10′ el Girona marcó dos veces y pudo hacerlo otras dos, mientras que nuestros ataques se limitaban a pelotazos a la grada de Vinicius Jr, quien tiene que aprender a rematar (pensaba yo que al Madrid se llegaba aprendido, a su edad Raúl las enchufaba). La aportación de Bale desde que salió fue nula – 15 MM al año, el mejor pagado de la plantilla. No lo olvidemos – , y lo de sacar a Mariano por Ceballos acabó de descuajeringar el equipo, que acabó con un extraño 4-2-4 sobre el césped inútil como flotador de plomo. Ramos fue expulsado por doble amarilla en el 85′ y ahí entendí que esta mañana no seríamos capaces de rescatar ni un punto. Cómo sería el partido que Courtois hizo el mejor remate del Madrid, cuando subió a cabecear el último corner.

La cagada es monumental. Después de 5 victorias nos habíamos puesto segundos adelantando al Atleti con la victoria en el Wanda, a seis puntos del Barsa que tiene que venir al Bernabéu tras visitar el Pizjuán. Ahora ese triunfo en el campo del Atleti lo único que ha hecho es aclarar el futuro del Barça, quien puede gestionar los 7 puntos que lleva de ventaja en liga cuando tenga que jugar entre semana. Ahora está por ver cuál ha sido el espejismo, si las 5 victorias o la derrota de hoy. Si el Madrid florece o, como me temo, la primavera la invertiremos en planificar la temporada próxima. No parece muy difícil plantearla mejor que la presente.

Atlético de Madrid 1 – Real Madrid 3. Golpe de efecto.

1549732392_173516_1549732456_noticia_normal

25 COURTOIS

2 CARVAJAL             5 VARANE            4 RAMOS           23 REGUILLÓN

14 CASEMIRO

10 MODRIC                         8 KROOS

17 VÁZQUEZ                     9 BENZEMA                     28 VINICIUS

  • 11 BALE x 28
  • 24 CEBALLOS x 8
  • 7 MARIANO X 9

Golpe en la mesa del Madrid en el Wanda Metropolitano. Por primera vez ganó en este campo y lo hizo dominando el partido de cabo a rabo. El partido de los blancos fue muy inteligente: controló esperando que el Atletico cometiese algún error. Y lo hizo varias veces, algunos de ellos impropios del equipo de Simeone que tantas veces se ha mostrado ordenado y obediente hasta la paranoia.

El primero de los despistes tuvo lugar en el primer gol. Kroos botó un corner y cuatro defensores colchoneros rodearon a Ramos, temerosos de un testarazo del camero a la salida de un corner. Gato escaldado huye del agua fría, que decía la abuela de José Manuel Herrador, el líder de la Banda de Herrador AKA Flash. La obsesión por Ramos derivó en dejar a Casemiro más solo que la luna. El brasileño utilizó un buen recurso, aprendido en las playas de Brasil, para rematar cuando el balón estaba aún altísimo. Qué importante es adelantarte en el marcador en días así. Hasta entonces el Atleti presionaba bien, pero el Madrid salía de la presión como quien lava.

No duró mucho la alegría, porque apenas 7 minutos después marcó Griezzman al finalizar una contra que empezó con una pérdida de Vinicius Jr en la que quizá Correa cometió falta. También pudo haber fuera de juego, aunque yo creo que no lo era. El VAR dio validez al gol. Estos goles diferidos me parecen más tristes que los de verdad. Vinicius no eligió bien en esa jugada, pero su desparpajo y sus recursos me obligan a hacerle perdonarle sus errores típicos de juventud. hace más de 20 años que un teenager no se instala en el equipo titular del Madrid. Fue un tal Raúl, al quien me recuerda el brasileño porque no tiene miedo a nada; se atreve con todo.

Al filo del descanso, Vinicius encaró a Giménez y éste cometió falta justo sobre la línea de cal. Otra vez en diferido, el árbitro decretó penalty. Ramos lo transformó de manera formidable. He de reconocer que cuando en agosto comenzó a lanzar los penalties nuestro capitán me pareció una frivolidad, pero su 100% de acierto tras 8 lanzamientos me obliga a envainármela.

El segundo tiempo obligaba al Atleti a dar un paso al frente. El Madrid decidió contemporizar hasta que surgiese la oportunidad de matar el partido. Entre Benzema y Modric generaron una ocasión en la que Bale cabalgaba por la izquierda para definir con su pierna buena. Incluso a un 80% de forma, el galés ahí es fiable. El 1-3 remató el partido, que pudo haber tenido otro final si llegan a dar validez a un gol de Morata, que se disponía a cumplir la maldición del ex- cuando ejecutó una perfecta vaselina pero – siempre según el VAR – había arrancado la jugada en orsay.

Sobraron los últimos 10′, porque cuando Thomas vio la segunda amarilla y el Atleti se quedó en inferioridad numérica, el Madrid comenzó un gigantesco rondo que podía haber durado varias lunas. Pero el árbitro pitó el final. Justo entonces, los dos equipos invirtieron sus posiciones en la clasificación liguera. Después de muchas semanas, de nuevo el Madrid manda en la capital.