Borussia Dortmund 1 – Real Madrid 3. Cayó el Westfalenstadion

15064584563413
Golearon Bale y Ronaldo

1 NAVAS

2 CARVAJAL       4 RAMOS       5 VARANE     6 NACHO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                           8 KROOS

22 ISCO

11 BALE           7 RONALDO

 

A la octava visita fue la vencida: el Madrid ganó en un campo que hasta esta noche se le había resistido, y lo hizo con una victoria de prestigio. Dominó el partido de cabo a rabo, y además de los tres goles recuerdo, al menos, una ocasión clarísima de Carvajal y dos intervenciones del portero rival milagrosa a remates de Isco y Ramos. También Asensio falló una contra de las que no suele perdonar. Pudo ser escandaloso el resultado, sí que lo fue el golpe de autoridad que ha dado en vigente campeón. Ganar en el campo del rival del bombo 2 es un aviso a navegantes. Recordemos que, en lo que va de Bundesliga, el Dortmund sólo ha encajado un gol.

Salió Zidane con su XI más reconocible, dado que Benzema sigue lesionado. Otra vez el rombo en la medular y dos delanteros que buscasen los espacios. Eché de menos a Ceballos y a Asensio, que están mejor que Kroos y que Bale, pero Zidane tiene claras las jerarquías del equipo y del vestuario. No podemos decir que le saliese mal la apuesta al técnico galo, pues fue Bale quien abrió el marcador empalmando de primeras un pase de Carvajal. El remate del galés fue sutil, distinto a los que nos tiene acostumbrados. Incluso en sus días rachas de oscuridad la zurda del 11 brilla de vez en cuando esplendorosa.

Con 0-1 fuimos al descanso, y al volver nos encontramos con un Madrid dominador. En el 54′ llegó el segundo gol, obra de Ronaldo al rematar un centro de Bale desde la izquierda. ¡Hay que ver, lo que gana este hombre cuando juega donde indica su dorsal! El juego invitaba a pensar que el partido quedaba cerrado, pero acortó Abumeyang poco después. Delantero fichable, desde luego, loco por vestir de blanco y capaz de rematar hasta un gorrino pachón si alguien lo cuelga al área. El gol de los amarillos alargó un poco la incertidumbre en el marcador. Hay días que juegas muy bien y al final te empatan. Pero hoy no fue así. Isco rozó el gol y poco después Modric habilitó a Ronaldo que, a la carrera, cruzó su segundo gol rematando al palo corto. Los tres puntos se venían a Madrid al tiempo que era tomada una de las pocas plazas que nos faltaban por conquistar en la vieja Europa.

Anuncios

Real Sociedad 1 – Real Madrid 3. Los especialistas.

2017091722343227871
Así definió Bale el tercer gol

1 NAVAS

2 CARVAJAL       5 VARANE      4 RAMOS     15 THEO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                      22 ISCO

11 BALE     9 MAYORAL     20 ASENSIO

El partido de Anoeta era pérfido. El Madrid saltaba al campo con 7 puntos de desventaja sobre el líder y varias ausencias notables en la convocatoria. Zidane, que se equivocó ante Valencia y Levante, esta vez acertó de pleno. Muchas veces acertar es tocar lo menos posible. Contra el Valencia cambió a Casemiro de sitio para cubrir la ausencia de Ramos; contra el Levante no incluyó a Mayoral en la convocatoria, y la lesión de Benzema descubrió esa carencia. Esta vez el equipo inicial sonaba simétrico y equilibrado. Con Isco, Modric y Asensio juntos, el movimiento de balón estaba garantizado. Mayoral sería la referencia en la punta y Bale se movería por ambas bandas. Todos estaban en el lugar del campo en que son especialistas.

Desde el principio, el Madrid dominó el juego. Teníamos más el balón y en días así piensas que sólo la falta de acierto de cara al gol podría privarnos de la victoria. Corría el minuto 20 cuando Mayoral marcó su primer gol en primera. Lo hizo con oportunismo y desparpajo, pues remató un balón que estaba controlando Sergio Ramos, el capitán. El partido parecía encauzado pero la Real Sociedad consiguió empatar. Lo hizo mediante sus dos laterales, el diestro centró y el zurdo remató a puerta. El tiro era parable, pero Navas no consiguió despejarlo. Vuelta a empezar.

Los pocos minutos que duró el 1-1 fueron los de mayor igualdad en el marcador. La Real consiguió un tiro al travesaño, pero no pasó mucho tiempo cuando Mayoral y Llorente lucharon por un balón aéreo. El delantero se lo llevó e inició una contra que acabó en el segundo gol, marcado en propia puerta por Rodrigues, que era quien poco antes había anotado en la portería adecuada. Los blanquiazules reclamaron falta de Mayoral en el salto, aunque con menos entusiasmo de lo que lo hicieron los comentaristas de Movistar +. Cuenta la leyenda que Carlos Martínez y Julio Maldonado fueron expulsados de RAC1 por ser demasiado antimadridistas.

Con 1-2 se llegó al descanso. El Madrid siguió dominando y la sensación era que el partido se cerraría con un tercer gol. Así ocurrió. Y además, fue el mejor gol de la noche. Isco controla en nuestro campo y lanza un pase al hueco para Bale. El galés, que anda necesitado de buenas noticias, recibió lo que más le gusta: un pase en profundidad y amplia pradera para correr. Comenzó la carrera con un metro de desventaja pero remontó con facilidad para quedarse solo ante Rulli y, una vez allí, definió con categoría. El gol es una gran noticia para recuperar al galés, pero es mejor noticia aún la sensación de confianza que transmitió. Esperemos que esta jugada sea terapéutica.na gran noticia para recuperar al expreso de Cardiff, pero es mejor noticia aún la sensación de confianza que transmitió. Esperemos que esta jugada sea terapéutica.

No ocurrió nada más en Anoeta. El Madrid jugó bien, ganó y transmitió buenas sensaciones. ¿Qué más se puede pedir cuando el fin de semana agoniza?

 

SC Napoli 1 – Real Madrid 3. Dos martillazos del capitán

1488916420_687441_1488920847_album_grande
Albiol mide 1,92. Ramos mide 1,83. Fijáos la diferencia de salto.

1 NAVAS

2 CARVAJAL      3 PEPE      4 RAMOS     12 MARCELO

14 CASEMIRO

19 MODRIC       8 KROOS

11 BALE      9 BENZEMA     7 RONALDO

  • 17 VÁZQUEZ X 11
  • 21 MORATA X 9
  • 22 ISCO X 19

 

Con dos martillazos ejecutados por la cabeza de Sergio Ramos en sendos corners botados por Toni Kroos, el Madrid arregló una eliminatoria que tenía mala pinta, sobre todo desde que los italianos se adelantaron en el marcador en el 24′. El capitán sigue engordando su leyenda y haciendo oposiciones para sentarse en la mesa de Pirri, Camacho, Sanchís o Hierro. Defensas. Capitanes. Eternos.

El primer tiempo nuestro equipo estuvo a merced de los italianos, que presionaban muy arriba. Llegaban al balcón de nuestro área casi sin esfuerzo alguno, mientras que a nosotros nos costaba un potosí salir con el balón jugado, especialmente durante los primeros 20 minutos. Eso sí, en un fogonazo remató Ronaldo al palo tras driblar a Pepe Reina. Una pena, porque un gol nuestro enfriaría San Paolo. Poco después llegó el gol de Martens, en una jugada en la que nuestros centrales anduvieron lentísimos en la cobertura. Navas, igual que todo el curso, no evitó el gol. El tiro es muy difícil, sí; pero hace un año el tico sacaba tiros así y ahora no.

El gol en contra fue como un nubarrón que se oscurecía sobre nuestras cabezas. La presencia de la BBC sobre el césped nos condiciona demasiado: nuestro centro del campo las pasa canutas. Hace un tiempo los tres delanteros compensaban la situación con su pegada, pero ahora ya no marcan gol cada vez que llegan. Para compensar, nuestro poste derecho también besó el balón en el 39′. Con 1-0 llegamos al descanso, la camisa no llegaba al cuerpo.

Al poco de la reanudación, llegaron los dos goles que acabaron con la eliminatoria. Ramos se llevará, con razón, las portadas y los laureles, pero quiero destacar lo importante que es tener un jugador que bote el balón parado como Toni Kroos. Botó los dos saques de esquina de forma magistral.

Con 1-2 al Napoli le entró la depresión y el Madrid controló el partido. No hubo ni un tiro a puerta de los italianos, y los cambios nos vinieron bien para refrescar el equipo. Cuando agonizaba el partido, Morata marcó el tercero para que el resultado de los dos partidos fuese el mismo. 3-1 y 1-3. Que pase el siguiente.

Real Sociedad 0 – Real Madrid 3. Veraneando en Donosti, como la realeza

agosto 22, 2016

 

13 CASILLA

2 CARVAJAL        5 VARANE      4 RAMOS     12 MARCELO

14 CASEMIRO

16 KOVACIC       8 KROOS

11 BALE      21 MORATA      20 ASENSIO

  • 17 VAZQUEZ X 20
  • 22 ISCO X 16
  • 10 JAMES X 21

Visitamos Anoeta a 21 de agosto, un mes en el que antíguamente iban los reyes y aristócratas de España huyendo del calor de los madriles a San Sebastián. El partido fue tan placentero para el Madrid que da la sensación de que fuímos a Donosti de veraneo, más que a inagurar la liga. Antes de los dos minutos ya íbamos ganando: Ramos abre a la derecha, Carvajal controla y centra y Bale cabecea a gol. Los tres ejecutaron sus acciones con maestría, mientras los blanquiazules sólo seguían la jugada con la mirada.

La Real Sociedad claudicó al ponerse en desventaja. Apenas llegó en toda la tarde a la portería de Kiko Casilla, y el Madrid jugaba con comodidad absoluta. Sobre la media hora de partido llegó el 0-2, que confirmó mis sospechas. Asensio definió con una suave vaselina un mano a mano ante Rulli. Quien usa esa suerte para resolver es porque anda muy seguro de sus posibilidades, además de ser muy bueno. Parece que Asensio va a ocupar en el corazoncito de la hinchada blanca el sitio en el que antes estuvieron Isco, Ozil, Snejder, Guti … el enganche que llega y enamora. Amores que en ocasiones, como diría  Sabina, duran lo que dos peces de hielo en un whisky on the rocks.

Morata, en cambio, parece ansioso, como si en cada jugada tuviese que marcar gol. Lo intenta, lucha, pelea… pero creo que le viene grande el puesto de delantero centro del Madrid. Ójala marque pronto, pues quizá así le abandone la ansiedad y juegue más suelto.

Poco más dio de sí el partido. El segundo tiempo sirvió para comprobar la jerarquía que tiene establecida Zidane en la plantilla, al menos de momento. Vázquez va antes que Isco, que va antes que James. Es evidente que el colombiano es un superclase, pero cómo no vender a tu jugador número 14 si llega una oferta de más de 70 MM de Euros. Y cuando el partido moría, Bale marcó de nuevo. Algo tendrá Euskadi que hace al bueno de Gareth sentirse como en su casa de Gales. En Anoeta, el 11 blanco suele dejar su sello, y esta tarde lo hizo dos veces.