Real Madrid 2 – FC Barcelona 3. Sibó una última bala… y nos dio.

1492976376_196701_1492976434_noticia_normal
Bale volvió a lesionarse. Precipitó su vuelta.

1 NAVAS

2 CARVAJAL      6 NACHO     4 RAMOS     12 MARCELO

14 CASEMIRO

19 MODRIC        8 KROOS

11 BALE        9 BENZEMA       7 RONALDO

  • 20 ASENSIO X 11
  • 16 KOVACIC X 14
  • 10 JAMES X 9

El clásico de la Liga se lo llevó el FC Barcelona, tras un partido que fue una montaña rusa pero que el Madrid gestionó mal de cabo a rabo. Partiendo del XI inicial, en el que la presencia de Bale se hacía inexplicable, hasta la forma en la que defendió la jugada del último minuto. Después de haber conseguido empatar con uno menos cuando el partido estaba acabando, nos pusimos a defender un saque de banda como auténticos juveniles, permitiendo una galopada de 50 metros de Sergi Roberto que derivó en el definitivo gol de Messi.

Los primeros 5′ el Madrid pareció bien plantado, pero conforme avanzó la primera parte el Barcelona se iba adueñando del balón; aunque no generó peligro. El primer gol lo marcó el Madrid tras un corner. Si ganamos esta liga, podremos decir que ha sido la liga de los corners. Marcó Casemiro (28′) después de que Ramos rematase al palo. En estos partidos, adelantarse en el marcador es oro puro. Pero claro, hay que saber gestionar esa ventaja y el Madrid no lo hizo. Apenas cinco minutos después Messi equilibró el marcador en una jugada muy mal defendida por nuestros centrocampistas. A la Juve no le metieron ni un gol en 180′; a nosotros nos han metido tres sin apenas esfuerzos.

El partido comenzaba de nuevo y Bale hacía mutis por el foro en el 37′, lesionado, otra vez. Decididamente, no puede ser el galés el jugador franquicia de nada. Además, su alineación coloca en muy mal a Zidane. O eligió mal o se dejó influir por la directiva. Antes, Casemiro había visto su primera tarjeta amarilla por una falta a Messi. También Marcelo golpeó al pequeño argentino con el codo – si lo ve el árbitro el brasileño va a la calle; pero puestos a ver que hubiesen visto el penalty a Ronaldo en el 2′). Nos fuimos al descanso pensando en que era un partido muy igualado.

Tras el descanso hubo ocasiones a ambos lados. Ter Stegen se lució varias veces, pero también apareció Navas con alguna intervención de mérito. Parecía que quien marcase se llevaría el duelo. Pudo hacerlo Ronaldo a pase de Asensio, pero fallaron una contra clarísima. Salió Kovacic por Casemiro, que merecía el cambio porque rondaba la expulsión, pero quitar al brasileño es quitar al único que defiende en la medular: Kroos y Modric no las huelen. Así que poco después de quedarnos sin el brasileño llegó el 1-2, con un gol de Rakitic de ésos que el portero rival sí que para cuando jugamos contra Atleti, Bayern o Barça. Con el 1-2 no quedaba otra que lanzarnos a buscar el empate, pero acto seguido Ramos fue expulsado por una dura entrada a Messi. ¿Amarilla o roja? Los comentaristas de televisión se sorprendieron de que fuese roja, pero nuestro capitán va tan al límite que ya son 22 las veces que le han expulsado, varias de ellas en el clásico. Contra 10 el empate se ponía en chino. Salió sorprendentemente James por Benzema después de que Piqué perdonase la puntilla al partido al fallar una clara ocasión. Y en el 85, contra todo pronóstico, empató James. El Bernabéu enloquecía, porque era muy improbable empatar con uno menos. El empate era oro puro tal y como se había desarrollado la noche; pero el Madrid intentó marcar el tercero, para que la liga quedase sentenciada. Pudo hacerlo Asensio, brillante toda la noche, pero no fue así. Todo parecía acabado, pero llegó entonces la galopada de Sergi Roberto y la puntilla de Messi, que esta noche ha demostrado que cuando está a su mejor nivel no admite rival.

Anuncios

Sporting 2 – Real Madrid 3. Isco y el sufrimiento

2063433
Isco jugó un partidazo.

 

13 CASILLA

23 DANILO      6 NACHO      4 RAMOS      15 COENTRAO

16 KOVACIC       22 ISCO

17 VÁZQUEZ     10 JAMES      20 ASENSIO

21 MORATA

  • 12 MARCELO X 15
  • 18 MARIANO X 17
  • 14 CASEMIRO X 16

Visitaba el Madrid el campo del tercero por la cola en la clasificación de la liga. Este partido está colocado entre los dos que jugaremos contra el Bayern en Munich en Copa de Europa, así que ZZ decidió montar un equipo de subalternos, incluyendo incluso a Coentrao, asi inédito en liga y dejando en el banco a Casemiro, cuya ausencia siempre genera sufrimiento. De los 93′ que duró el partido, el Madrid fue ganando en 3′. Ganó al final, sí, pero pasamos peor rato que un barrendero en Tarifa.

Si finalmente el Madrid gana esta liga, al menos un asa de la copa será propiedad de Isco. Ya en Villarreal dejó media hora para el recuerdo y fue clave para dar la vuelta al partido; pero esta tarde ha sido increíble. Regateó de tacón en el área antes de marcar su primer gol y decidió el partido con un último disparo pegado al palo desde fuera del área. Entre tanto, dibujó una jugada maradoniana en la que regateó a seis rivales. Evidentemente es irregular, pero pensad por un momento lo que nos costaría encontrar un jugador como este en el mercado si finalmente no renueva. Además, su actitud es intachable cuando juega y cuando no. Tras no jugar ni un minuto en Munich, hoy pidió el balón una y otra vez, queriendo ser protagonista, demostrando que debe ser titular en el Madrid. Comparándolo con James sale ganando de todas todas. Hoy mismo el colombiano, dueño de una zurda formidable, dio la sensación de jugar al 30%, como si pensase que él vino aquí a jugar los partidos contra el Bayern o el Barça, no a estos duelos de entreguerras. En cambio Isco, como Asensio, se esfuerza en aprovechar sus oportunidades lleguen cuando lleguen. También eso es un valor añadido en el Madrid.

Más allá de la buena actuación de Isco, el partido nos deja dos goles en contra de esos que encajamos cuando no está Casemiro, sobre todo el primero. Danilo estuvo bien, y volvió a demostrar que juega mejor lejos del Bernabéu. Quien no tuvo un buen día fue Lucas Vázquez, demasiado acelerado toda la tarde. Fue sustituido por Mariano cuando había que remontar, lo que no sentó nada bien al gallego. El caso es que el partido estuvo en el alambre hasta casi el descuento. Demasiado sufrimiento, menos mal que acabó bien.

Villarreal 2 – Real Madrid 3. El Madrid siempre vuelve.

1488139052_477096_1488146991_album_grande
Morata marcando el tercero.

1 NAVAS

2 CARVAJAL       3 PEPE      4 RAMOS     12 MARCELO

14 CASEMIRO

19 MODRIC        8 KROOS

11 BALE     9 BENZEMA    7 RONALDO

  • 22 ISCO X 14
  • 21 MORATA X 9
  • 17 VÁZQUEZ X 11

A las 21:45 de la noche el Madrid perdía 2-0. El Villarreal es el equipo menos goleado de la liga, y había que meterle 3 goles en poco más de media hora para levantar este partido. El FC Barcelona había ganado en el Estadio Vicente Calderón y era líder provisional de la liga. La primera hora del partido no invitaba al optimismo, pero apareció la resistencia a la derrota que nos ha hecho famosos. A estas horas, el Madrid vuelve a ser líder pese a tener un partido menos.

Volvió a salir al campo el XI inicial de la final de Lisboa. A mí la BBC me da una pereza morrocotuda: perdemos control en los partidos cuando están juntos los tres de arriba. Antes se compensaba con la pegada que ofrecían los tres delanteros, pero ahora quitan más cosas que dan. No pueden jugar los tres juntos, el precio es demasiado alto.

No pasó gran cosa en el primer tiempo. Bueno, sí, una jugada fue decisiva. Benzema remata y Asenjo se hace daño al despejar, teniendo que ser sustituido. Se iba el Zamora de la liga y salía un portero que no ha jugado ni un minuto. A la postre, esa fue una de las claves.

Al poco de volver de la caseta marcó dos veces el Villarreal. La primera cuando Trigueros cazó un balón muerto en el área del Madrid y fusiló desde cerca. Pensé que con 1-o en contra sería imposible ganar, y en eso pensaba cuando Bakambu marcó el segundo en un error grosero de Ramos, aunque parece que el delantero  partió en posición incorrecta. 2-0 en contra y la sensación de que el cielo caería sobre nuestras cabezas.

Zidane sacó a Isco por Casemiro, colocando un doble pivote con Kroos y Modric y el malagueño de enganche. Isco tuvo el don de la ubicuidad y dirigió el ataque del Madrid, otorgando velocidad y pausa según conviniese al juego. Una volea de Ronaldo que se estrelló con violencia en el poste desató la tormenta blanca. Poco después abrió Isco para Carvajal, el lateral centra y Bale remata de cabeza el primer gol. El milagro empezaba a parecer posible. Kroos dispara y el balón, de rebote, pega en la mano de Bruno. Penalty discutible, sí; pero el árbitro lo sancionó sin dudar. Marcó Ronaldo el empate y no pasó mucho tiempo cuando Marcelo metió una banana desde la izquierda que Morata remató bastante mal, a los pies del portero, pero como éste andaba con el tembleque el balón entró. En ese momento la sensación era que si el Madrid necesitase meter otros dos, lo conseguiría sin dudarlo. Cuestión de fe en la victoria. Cuestión de resistencia a la derrota.