Real Madrid 3 – Leganés 0. Oficinismo puro

 1 NAVAS

2 CARVAJAL    6 NACHO     5 VARANE     12 MARCELO

22 ISCO          8 KROOS       16 KOVACIC

11 BALE      21 MORATA     7 RONALDO

  • 19 MODRIC X 16
  • 10 JAMES X 22
  • 17 VÁZQUEZ X 21

En un partido matinal, el Madrid ganó al Leganés sin hacer nada del otro mundo. Los jugadores cumplieron su trabajo con pulcritud, pero sin entusiasmo. Gareth Bale dio por concluido el choque con sus dos goles antes del descanso, y creo que en todo el primer tiempo no hubo ningún otro tiro entre los tres palos por parte del Madrid. Por parte del Leganés, su único disparo a puerta en ese periodo lo realizó su portero. Poco más que añadir. El primer gol llegó tras un fenomenal pase de Isco al hueco que Bale convirtió en gol tras regatear al portero. Bueno, más bien chocó contra él, pero el rebote le favoreció. El poderío físico del galés a veces le hace parecer un elefante, pero es nuestro mejor delantero ahora mismo. El propio Bale marcó el segundo en la última pelota previa al descanso, anticipándose a la defensa tras un rebote de un corner.

Quizá la mejor noticia de la mañana fue la vuelta de Modric a la actividad. El croata jugó la última media hora, y cuando salió a calentar fue recibido como Jesucristo entrando en Jerusalem. La afición sabe que su concurso es fundamental. Hoy apenas participó, se limito a coger el hilo tras un mes de baja. Ahora, a rezar para que no vuelva de su selección con otra lesión. También jugó un rato James, absolutamente instrascendente. La cara de Kaká que se le ha puesto al colombiano parece definitiva.

Después de varias ocasiones, todas ellas de Bale, llegó el tercero. Lo marcó Morata justo después de que Navas desbaratase la única ocasión clara del Lega en toda la mañana. El canterano sigue llamando a la puerta de la titularidad con goles; y la verdad es que ha hecho más méritos que Benzema para ser titular, pero si pensamos en el bien del equipo es mejor que juegue el francés. Y también por el bien del equipo Ronaldo debía salir de él si no está en forma. Hoy no remató a puerta, y anduvo desquiciado como siempre que no marca. Para colmo, dio con un árbitro que quiere ser más famoso que los futbolistas. El espectáculo de Ronaldo y Mateu Lahoz discutiendo mientras el partido se jugaba hubiese sido gracioso de no ser bochornoso.

Anuncios