Real Madrid 3 – UD Las Palmas 0. Baño y masaje

Asensio, autor de un gol inolvidable

13 CASILLA

6 NACHO            4 RAMOS        3 VALLEJO       12 MARCELO

14 CASEMIRO        8 KROOS

20 ASENSIO                                  22 ISCO

7 RONALDO     9 BENZEMA

  • 18 LLORENTE X 14
  • 24 CEBALOS X 8
  • 17 VÁZQUEZ X 9

Después de dos derrotas seguidas, visitaba el Bernabéu uno de los peores equipos de la liga. La Unión Deportiva Las Palmas llegó colocada en el penúltimo lugar de la tabla e hizo gala de esa clasificación. Cometió errores hasta conseguir que el Madrid recuperase la confianza perdida. Tras un comienzo dubitativo, el partido acabó con un equipo blanco generando una ocasión de gol tras otra. Si no llegaron más fue por la escasa pegada que disponemos en estos tiempos… y de los clamorosos penalties a Nacho que el árbitro se comió. Quizá el punto de inflexión fue el gol que marcó Asensio, uno de los mejores del año. De un corner salió un despeje y el balón cayó a unos siete metros de la frontal. El mallorquín colocó el cuerpo, desenvainó su zurda y golpeó como lo hacía Ferenc Puskas. El tiro, violentérrimo, no describió un tiro parabólico sino que fue en línea recta, supersónico, hasta romper las telarañas de la escuadra derecha del fondo sur. Era el segundo gol, que dio tranquilidad al equipo pero sobre todo recordó a nuestros chicos que son muy, pero que muy buenos.

La primera parte fue sosa. Quizá si Benzema hubiese acertado en el mano a mano del primer minuto el rumbo del partido hubiese sido otro. Pero el galo está quizá en sus días más bajos como jugador del Madrid. Vale que nunca fue un killer de área, pero en condiciones normales hubiese metido las dos ocasiones que ha tenido en el primer tiempo. Lo mismo en el Wanda vuelve a hacer una noche para el recuerdo, pero cada vez tiene menos crédito entre la parroquia blanca. Hoy fue despedido con pitos cuando salió Vázquez en su lugar.

El caso es que hasta el 40′ no se abrió el melón. Gol de Casemiro de cabeza (noticia) a la salida de un corner (noticia). Nuestro mejor recurso del año pasado no ha aparecido hasta la jornada 11. Parte de la recuperación pasa por recuperar nuestro poderío del juego aéreo. Tras el descanso llegó el golazo de Asensio y el Madrid empezó a gustarse. Pronto llegó el tercero, de Isco, a pase de Ronaldo. Por supuesto el luso no celebró la fenomenal asistencia que acababa de dar, pues sigue enfadado con el mundo por no marcar gol. Hoy tampoco lo consiguió, pero su caso dista del de Benzema. Su fiabilidad no tiene nada que ver.

Fue en definitiva un partido de baño y masaje. Por cierto, el Madrid acabó con 9 españoles sobre el césped, 4 de ellos pertenecientes a la sub-21. Hay futuro.

Anuncios

Real Madrid 3 – SD Eibar 0. Un día en la oficina

Marcelo marca el tercero

13 CASILLA

6 NACHO      5 VARANE      4 RAMOS     15 THEO

14 CASEMIRO

24 CEBALLOS                     10 MODRIC

       22 ISCO

7 RONALDO     20 ASENSIO

  • 17 VÁZQUEZ X 20
  • 12 MARCELO X 24
  • 9 BENZEMA X 22

 

Cuando ví el XI que disponía Zidane en el campo me ilusioné. Ver juntos en el campo a Modric, Isco, Ceballos y Asensio era una invitación a la ilusión. No olvidemos que no hace mucho jugábamos con LassKhedira en el centro del campo, o con EmersonDiarrá. Incluso Pepe llegó a jugar ahí en los años de plomo. Ahora somos un equipo de jugadores que se mueven como mariposas, igual que hacía Mohammed Alí sobre el ring. Nos falta, eso sí, picar como avispas. En el minuto 2 Asensio habilitó de forma magistral a Isco pero el malagueño falló el mano a mano. Esa jugada define el momento del equipo: jugamos bien, tenemos el balón pero no somos buenos con la puntilla. Por eso no cerramos los partidos.

Después de un millón de corners yermos, ayer llegó el primer gol desde un centro lateral. Saltaron Ramos y Oliveira y el defensa remató en propia puerta. Poco despúes llegó el segundo, en un remate de Asensio de dificilísima ejecución, a bote pronto, tras pase de Isco. Qué bien mezclan el mallorquín y el malagueño. El pisha y el bro. Bien haría Ronaldo en provocar que estos dos socios le integrasen en su empresa en lugar de hacer aspavientos cuando el balón no le llega.

Con el 2-0 el partido parecía un día más en la oficina. Los artistas intervinieron menos de lo esperado: recuerdo un pase delicioso con el exterior de Modric y poca cosa de Ceballos. El Madrid dio la sensación de jugar en tercera, si bien Isco y Ronaldo fallaron de nuevo sendos mano a mano. La mejor jugada de la noche fue la que culminó en el tercer gol, en la que Benzema y Marcelo destilaron gotas de calidad para que el lateral brasileño marcase de tiro cruzado. Anda Karim en el ojo del huracán. Su calidad es indudable, sí pero a estas alturas yo ya lo doy por amortizado. Tiene 32 años, poco a poco saldrá del equipo. Ronaldo también está crepuscular, y su ocaso será más dificil de gestionar. Los dos llevan juntos 9 años en la delantera, que necesita una renovación urgente. Estos dos están mayores y Bale no es fiable, pues tiene más faltas que una madre del Opus. El siguiente fichaje debe ser un delantero tipo Falcao, Luis Suárez o Hugo Sánchez. Un tipo de ésos que le centras un gorrino y lo remata de cabeza.

 

Real Madrid 3 – Apoel 0. Ronaldo desencadenado.

ramos_chilena
El tercer gol lo consiguió Ramos con esta chilena. 

Imagino a Cristiano Ronaldo en su casa viendo los partidos del Madrid que se juegan mientras él cumple su sanción como una fiera enjaulada. Su ansia competitiva le impide soportar que sus partidos se espacien tanto en el tiempo. Y por eso cuando sale a jugar va a tope de revoluciones, independientemente del rival que tengamos. De hecho, el Apoel es a priori el peor de los cuatro equipos que conforman el grupo H de Champions League. Sale al campo como si acabase de romper las cadenas que le atrapaban. Anoche marcó dos goles, marcó otro que fue anulado, tuvo otro más en forma de gol fantasma y le hicieron un penalty evidente que inexplicablemente el árbitro no sancionó.  Fue, en definitiva, el estilete blanco. Es difícil imaginar que con el 7 sobre la cancha hubiésemos empatado los dos últimos partidos en el Bernabéu.

El partido, por lo demás, no tuvo mucha historia. Una Liga de Campeones de 32 equipos genera diferencias de nivel tan oceánicas como la que hemos visto en el Bernabéu. El Apoel nunca tuvo opción de puntuar. El tercer gol lo marcó Sergio Ramos de chilena, tras dejada de Gareth Bale. El galés tuvo una noche más que aceptable, sobre todo cuando jugó por la banda izquierda. Desde ahí asistió a Ronaldo en el 1-o y también desde su banda natural provocó el penalty que supuso el segundo gol. Aún le queda margen de mejora, sobre todo cuando supere su miedo a lesionarse. Su mayor problema es de confianza, por lo que los pitos de algunos aficionados no ayudan nada. Ya que se ha quedado en la plantilla, nuestro objetivo ha de ser recuperar la mejor versión del “Expreso de Cardiff”.

 

 

Real Madrid 3 – Atlético de Madrid 0. Superiores de cabo a rabo

1493730680_182194_1493756922_album_normal
Tres goles de Ronaldo. Vuela.

1 NAVAS

2 CARVAJAL        5 VARANE        4 RAMOS           12 MARCELO

14 CASEMIRO

19 MODRIC                8 KROOS

22 ISCO

9 BENZEMA         7 RONALDO

  • 6 NACHO X 2
  • 20 ASENSIO X 22
  • 17 VÁZQUEZ X 9

Más allá de dejar la eliminatoria sentenciada, el resultado de esta noche puede acabar con un ciclo que comenzó en mayo de 2013, cuando el Atléti ganó la Copa del Rey en el Bernabéu en la última noche del infausto Mourinho. Desde entonces, el Atleti ha vivido una gran época contra el Madrid, consiguiendo devolver al derby de la capital aromas de los años 60, cuando merengues y colchoneros se jugaban la liga. El resultado de esta noche, así como el desarrollo del partido, nos ha devuelto a los albores del siglo XXI, cuando la superioridad blanca era oceánica. Como esta noche.

El Madrid se plantó sobre el césped con 4 centrocampistas, planteamiento prohibido cuando la BBC está sana al completo. Con este esquema, el Madrid gobierna los partidos y además apenas concede ocasiones de gol. En toda la noche sólo ha habido una ocasión del Atleti, en la que Gameiro disfrutó de un mano a mano ante Navas y, al contrario que otras noches, nuestro portero respondió como de él se espera. Para entonces ya íbamos ganando 1-0, porque Ronaldo marcó de cabeza anticipándose a Savic. El Madrid dominó toda la primera parte, con IscoModric y Kroos combinando rápidamente. En ese centro del campo, Casemiro cumple su misión, fundamentalmente defensiva, si bien en ataque parece tener dos ladrillos en los pies. No obstante, nuestro equipo apenas tuvo ocasiones claras, y casi todas a balón parado. Recuerdo un remate de Varane que paró Oblak de forma brillante.

Tras el descanso salió Nacho por Carvajal, lesionado. El Madrid se veía con un buen resultado, mientras que el Atleti pensaba que un gol le metería en la eliminatoria. Así que Simeone movió el banco y dio carrete a Torres, a Correa y a Gaitán. Toda su artillería ofensiva. Pero, por primera vez, Zidane reaccionó a tiempo y con brillantez: envidó con Asensio y  Vázquez en las bandas dejando a Ronaldo como delantero centro. Los jóvenes madridistas aportaron seriedad en defensa y brillantez en ataque. Por cada una de las bandas llegaron sendos goles, ambos marcados por Ronaldo, majestuoso en el remate, decisivo en partidos grandes. Todo el equipo se esforzó en no encajar un gol en el tiempo que quedaba, y el descuento lo vivimos con olés en la grada. El Bernabéu disfrutó de un gran resultado y, sobre todo, de haber sido tan superiores a un rival que últimamente daba tantos dolores de muelas cuando subía al Paseo de La Castellana.

Real Madrid 3 – Villarreal 0. Hemos cogido el hilo

abril 21, 2016

1 NAVAS

23 DANILO    2 VARANE    4 RAMOS    12 MARCELO

14 CASEMIRO

8 KROOS      19 MODRIC

18 VAZQUEZ             9 BENZEMA         7 RONALDO

  • 22 ISCO X MODRIC
  • 10 JAMES X KROOS
  • 20 JESE X VAZQUEZ

El Madrid, que anda tercero en la tabla, recibía esta noche a su inmediato perseguidor. Justo antes había ganado Barça y el Atleti lo estaba haciendo, así que las escasas opciones que aún tenemos de ganar la liga se esfumarían si no ganásemos. Pensé que el equipo saldría nervioso, intentando resolver cuanto antes, pero no fue así. El Madrid no fue el equipo que proponía intercambio de golpes, sino que controló el partido de cabo a rabo. El Villarreal no tuvo ninguna opción de marcar en toda la noche. El Madrid puso el control, las ocasiones… Y los goles cayeron como fruta madura. El Madrid, a mediados de abril, ha cogido el hilo. La Copa de Europa está a tres partidos, y si la liga no se gana será por lo que hicimos el tonto en la primera vuelta, Benitez mediante, no por cómo lo hemos hecho en el último tercio.

Lucas Vazquez suplió a Bale, cuyas frecuentes y misteriosas ausencias del XI le impiden ser un jugador sobre el que construir nada. También faltaba Carvajal, así que Danilo volvió al 2. El brasileño tuvo una negra noche en Wolfsburgo y desde entonces el Bernabéu no le pasa ni una. Ya sabemos cómo es el tendido 7 de La Castellana, exigente hasta la paranoia. Yo nunca entenderé como se puede pitar a uno de los tuyos. Bien es verdad que Danilo comenzó el partido bastante torpe, pero acabó jugando un partido aceptable, con buen pase a Modric en el tercer gol incluído. Y mira que tuvo cosas en contra, incluso se comió una tarjeta por ser negro. No es que el árbitro sea racista, simplemente es malo. Casemiro atropeyó a un rival y Danilo, que se da un aire, acabó amonestado. Como lo podía haber sido Eddie Murphy en caso de andar por Madrid.

Otra vez fue Benzema quien abrió la lata, marcando de cabeza un rechace del portero. Fue en una jugada que comenzó Ronaldo desde el carril del 11. El estado de forma del portugués en el final de liga es uno de nuestros mayores activos. Secundado por Marcelo, abre un boquete por la izquierda una y otra vez. Con 1-0 el Madrid seguía controlando el partido, pero era necesario un gol que diese tranquilidad. Lo consiguió Lucas V. con un fenomenal chut. Todo son virtudes en el canterano gallego; que cuando sale cumple fenomenal. Anoche, sin ir más lejos, Zidane le prefirió como titular antes que a Jesé, James o Isco. Quizá aún quede algo de meritocracia en Valdebebas.

El tercero lo anotó Modric al rematar de primeras un envío de Danilo. Ahí acabó el partido. El resto sirvió para dar aire a James y a Isco por Modric y Kroos… Aunque, al final, Ronaldo, que hoy no marcó y necesitaba llamar la atención, abandonó el campo cuando empezaba el descuento. Sin decirselo a nadie, ni al árbitro ni a su entrenador. Anoche el luso no anotó su gol, y como Suárez le había dado un buen bocado al pichichi al meter cuatro, andaba triste Cristiano Ronaldo. Alguien debería explicarle que jugó un partido fenomenal, y que los triunfos del equipo están por encima de los individuales. De una puta vez.