Real Sociedad 1 – Real Madrid 2. Cabalgando mientras ladran.

av24414_ultra_20200622120531

13 COURTOIS

2 CARVAJAL          5 VARANE        4 RAMOS         12 MARCELO

14 CASEMIRO     15 VALVERDE

16 JAMES                                                     8 KROOS

9 BENZEMA            25 VINICIUS

El Madrid amarró los 3 puntos en una de las más difíciles salidas de las que le quedan en esta “liga express”. Dominó el partido, no concedió ningún tiro a puerta salvo el gol encajado – cuando ya ganaba 0-2 – y, de forma involuntaria, ha puesto nervioso a todo el antimadridismo nacional, que andan rabiando porque en las jugadas polémicas nos sonrió el arbitraje. El Madrid cabalga mientras se escuchan lejanos ladridos de fondo.

Adivinar un XI de Zidane es más dificil que envolver un triciclo. Esta vez dio carrete a James, casi inédito todo el curso, y colocó a Vinicius en el carril del 11, el lugar habitual de Hazard. Vinicius fue nuestro mejor jugador. Entusiasma cada vez que encara con el balón, porque penetra como cuchillo caliente en mantequilla, pero tiene que aprender a chutar, o centrar, o algo. Pese a que sus ataques son yermos, lo intenta una y otra vez con contumaz entusiasmo. En el primer tiempo pronto cargó a su marcador con tarjeta amarilla, y al poco de empezar el segundo fue objeto del penalty con el que Ramos abrió el marcador. El penalty fue absurdo, y eso duele. Hay contacto, quien sabe si suficiente para dar con los huesos de Vini en el suelo, pero el árbitro interpretó que sí.

Una vez adelantado en el marcador, el Madrid sólo tenía que aguantar. Pero se lesionó Ramos, y su ausencia convierte nuestra retaguardia en un sindiós. Militao y Varane no maridan bien y se hacen un lío tras otro. El equipo empeoró tanto que  hasta encajó el empate en un tiro lejano de Januzaj, pero el colegiado decretó orsay posicional de Merino, que tapaba la visión de Courtois. Yo creo que el gol puede darse como válido, pero si esto vale debió valer también el decisivo gol anulado a Modric ante el Celta, similar a éste. No había dejado de rabiar el antimadridismo cuando Benzemá bajó con el hombro un balón llovido y marcó el 0-2. Esta vez reclamaban mano del francés. A estas alturas, si marcamos con un tiro lejano pedirían su anulación por tirar a trallón.

Con 0-2 parecía la cosa decidida, pero ZZ movió el banco con escasa habilidad. Cambió a dos delanteros y el equipo empeoró otro poco. Rectificó con los últimos relevos, y menos mal, porque se olía el empate. Mendy y Modric transmitieron al entrar la tranquilidad necesaria para que los tres puntos tomasen la N-I camino de Madrid.

13 COURTOIS

2 CARVAJAL          3 MILITAO    5 VARANE            23 MENDY

14 CASEMIRO     10 MODRIC 

20 ASENSIO                                                   8 KROOS

24 MARIANO            25 VINICIUS

Real Sociedad 1 – Real Madrid 3. Los especialistas.

2017091722343227871
Así definió Bale el tercer gol

1 NAVAS

2 CARVAJAL       5 VARANE      4 RAMOS     15 THEO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                      22 ISCO

11 BALE     9 MAYORAL     20 ASENSIO

El partido de Anoeta era pérfido. El Madrid saltaba al campo con 7 puntos de desventaja sobre el líder y varias ausencias notables en la convocatoria. Zidane, que se equivocó ante Valencia y Levante, esta vez acertó de pleno. Muchas veces acertar es tocar lo menos posible. Contra el Valencia cambió a Casemiro de sitio para cubrir la ausencia de Ramos; contra el Levante no incluyó a Mayoral en la convocatoria, y la lesión de Benzema descubrió esa carencia. Esta vez el equipo inicial sonaba simétrico y equilibrado. Con Isco, Modric y Asensio juntos, el movimiento de balón estaba garantizado. Mayoral sería la referencia en la punta y Bale se movería por ambas bandas. Todos estaban en el lugar del campo en que son especialistas.

Desde el principio, el Madrid dominó el juego. Teníamos más el balón y en días así piensas que sólo la falta de acierto de cara al gol podría privarnos de la victoria. Corría el minuto 20 cuando Mayoral marcó su primer gol en primera. Lo hizo con oportunismo y desparpajo, pues remató un balón que estaba controlando Sergio Ramos, el capitán. El partido parecía encauzado pero la Real Sociedad consiguió empatar. Lo hizo mediante sus dos laterales, el diestro centró y el zurdo remató a puerta. El tiro era parable, pero Navas no consiguió despejarlo. Vuelta a empezar.

Los pocos minutos que duró el 1-1 fueron los de mayor igualdad en el marcador. La Real consiguió un tiro al travesaño, pero no pasó mucho tiempo cuando Mayoral y Llorente lucharon por un balón aéreo. El delantero se lo llevó e inició una contra que acabó en el segundo gol, marcado en propia puerta por Rodrigues, que era quien poco antes había anotado en la portería adecuada. Los blanquiazules reclamaron falta de Mayoral en el salto, aunque con menos entusiasmo de lo que lo hicieron los comentaristas de Movistar +. Cuenta la leyenda que Carlos Martínez y Julio Maldonado fueron expulsados de RAC1 por ser demasiado antimadridistas.

Con 1-2 se llegó al descanso. El Madrid siguió dominando y la sensación era que el partido se cerraría con un tercer gol. Así ocurrió. Y además, fue el mejor gol de la noche. Isco controla en nuestro campo y lanza un pase al hueco para Bale. El galés, que anda necesitado de buenas noticias, recibió lo que más le gusta: un pase en profundidad y amplia pradera para correr. Comenzó la carrera con un metro de desventaja pero remontó con facilidad para quedarse solo ante Rulli y, una vez allí, definió con categoría. El gol es una gran noticia para recuperar al galés, pero es mejor noticia aún la sensación de confianza que transmitió. Esperemos que esta jugada sea terapéutica.na gran noticia para recuperar al expreso de Cardiff, pero es mejor noticia aún la sensación de confianza que transmitió. Esperemos que esta jugada sea terapéutica.

No ocurrió nada más en Anoeta. El Madrid jugó bien, ganó y transmitió buenas sensaciones. ¿Qué más se puede pedir cuando el fin de semana agoniza?

 

Real Sociedad 0 – Real Madrid 3. Veraneando en Donosti, como la realeza

agosto 22, 2016

 

13 CASILLA

2 CARVAJAL        5 VARANE      4 RAMOS     12 MARCELO

14 CASEMIRO

16 KOVACIC       8 KROOS

11 BALE      21 MORATA      20 ASENSIO

  • 17 VAZQUEZ X 20
  • 22 ISCO X 16
  • 10 JAMES X 21

Visitamos Anoeta a 21 de agosto, un mes en el que antíguamente iban los reyes y aristócratas de España huyendo del calor de los madriles a San Sebastián. El partido fue tan placentero para el Madrid que da la sensación de que fuímos a Donosti de veraneo, más que a inagurar la liga. Antes de los dos minutos ya íbamos ganando: Ramos abre a la derecha, Carvajal controla y centra y Bale cabecea a gol. Los tres ejecutaron sus acciones con maestría, mientras los blanquiazules sólo seguían la jugada con la mirada.

La Real Sociedad claudicó al ponerse en desventaja. Apenas llegó en toda la tarde a la portería de Kiko Casilla, y el Madrid jugaba con comodidad absoluta. Sobre la media hora de partido llegó el 0-2, que confirmó mis sospechas. Asensio definió con una suave vaselina un mano a mano ante Rulli. Quien usa esa suerte para resolver es porque anda muy seguro de sus posibilidades, además de ser muy bueno. Parece que Asensio va a ocupar en el corazoncito de la hinchada blanca el sitio en el que antes estuvieron Isco, Ozil, Snejder, Guti … el enganche que llega y enamora. Amores que en ocasiones, como diría  Sabina, duran lo que dos peces de hielo en un whisky on the rocks.

Morata, en cambio, parece ansioso, como si en cada jugada tuviese que marcar gol. Lo intenta, lucha, pelea… pero creo que le viene grande el puesto de delantero centro del Madrid. Ójala marque pronto, pues quizá así le abandone la ansiedad y juegue más suelto.

Poco más dio de sí el partido. El segundo tiempo sirvió para comprobar la jerarquía que tiene establecida Zidane en la plantilla, al menos de momento. Vázquez va antes que Isco, que va antes que James. Es evidente que el colombiano es un superclase, pero cómo no vender a tu jugador número 14 si llega una oferta de más de 70 MM de Euros. Y cuando el partido moría, Bale marcó de nuevo. Algo tendrá Euskadi que hace al bueno de Gareth sentirse como en su casa de Gales. En Anoeta, el 11 blanco suele dejar su sello, y esta tarde lo hizo dos veces.