Real Madrid 1 – Ajax 4. Nos han robado la primavera.

25 COURTOIS

2 CARVAJAL           5 VARANE              6 NACHO        23 REGUILLÓN

14 CASEMIRO

10 MODRIC           8 KROOS

17 VÁZQUEZ                    9 BENZEMA                28 VINICIUS JR.

  • 11 BALE x 17
  • 20 ASENSIO x 28

 

Fue en el vagón de metro hacia el Bernabéu cuando intuí el desastre que se avecinaba. En mi teléfono pude ver que Solari volvía a alinear el centro del campo que sumaría 4 partidos en 9 días. Modric, Casemiro y Kroos. Estaban fundidos. Son una sombra de lo que fueron. Al poco de comenzar, Kroos perdió un balón en el centro del campo y poco después ya ganaba el Ajax 0-1.

Anoche vimos en el Bernabéu un equipo emergente, repleto de jóvenes descansados, pasar por encima de unos héroes cansados y envejecidos. Como el Tercio Viejo del ejercito español, cayó ante los holandeses tras años de triunfos. Y lo hizo con estrépito, como un balonazo en un cristal. Nada ayudó: ni la suerte (cabezazo al larguero de Varane con 0-0, rematea al palo de Bale con 0-2), ni el físico (dos lesiones en el primer tiempo: Vázquez y Vinicius) ni el árbitro (pudo  anular el 0-3 sin problema, pues parece que el balón sale del campo antes y anduvo un rato mirando el VAR) pudieron hacer nada. El destino estaba escrito. El equipo holandés jugó de maravilla y marcó goles de gran mérito. La ruleta que precede al segundo o el libre directo del cuarto son de muchos quilates. En ambos goles Casemiro es protagonista negativo: se come el regate como un juvenil y comete la innecesaria falta que provoca el último gol. Lo que hace estar quemado. El equipo no era capaz de defender ni de atacar. Carvajal y Reguillón también han jugado 4 partidos en 9 días. No podían con las botas. Es increíble que ante el Barcelona en liga no jugasen Odriozola, Isco, Ceballos, Marcelo o Mariano de inicio. Hay más plantilla de la utilizada.

Quizá el pecado que más duela sea el de la soberbia. Cuando en Amsterdam nos pusimos ganando 1-2 el resultado era engañoso, pues el Ajax dominó y tuvo ocasiones. Pero Ramos decidió provocar la tarjeta amarilla para no jugar la vuelta. Pero no penséis que estaba en el vestuario haciendo grupo. Ayer, mientras el equipo se desangraba en defensa, nuestro capitán andaba en un palco privado posando para un documental que le están haciendo. Mantengo que Yucatán es más razonable que su dueño. Y nosotros jugándonos el pase con Nacho y Varane de centrales, que parecen Mortadelo y Filemón. El canterano en algún momento pasó por un buen suplente, ahora mismo no da el nivel para jugar en 1ª división.

En contra de lo que pueda esperarse, el Bernabéu animó de forma entusiasta con el 0-2. Se quedó helado con el 3º, más aún cuando fue precedido de suspense en forma de VAR. Asensio acortó cuando faltaban 20′ y la grada volvió a encenderse, pero la llama apenas duró unos minutos. El cuarto gol fue un mazazo insuperable. De Courtois se espera que pare tiros como ese, que sea un portero que decide partidos. Sin ser el mayor culpable, anda lejos de Oblak o de Ter Stegen a la hora de ser decisivo.

Con el 1-4 la sensación de fin de ciclo asoló el Paseo de la Castellana. No hubo reproche, más bien resignación. La afición se mostró más agradecida que enfadada, recordando las 8 semifinales consecutivas y los cuatro títulos conseguidos en los últimos años. Nadie ha sido 1000 días campeón de Europa desde que se instauró la Champions. Seguramente, nadie lo volverá a ser. Gracias eternas a una generación legendaria. Ahí está la puerta.

Ahora la pelota está en el tejado del presidente. El equipo está  en un estado parecido a cuando en 2009 volvió Florentino Pérez a la presidencia después de que Ramón Calderón y Juande Ramos dejasen el equipo hecho un descampado. Llegaron Kaka, Benzema, Ronaldo, Alonso, Granero y Arbeloa. Al año siguiente, Di María, Özil y Khedira. Salieron Raúl, Guti, Salgado, Robben, Snejder, Cannavaro… Cambio de ciclo, que se llama. Hay que sanear.

Juventus 0 – Real Madrid 3. Asunto resuelto.

1 NAVAS

2 CARVAJAL       5 VARANE             4 RAMOS       12 MARCELO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                                8 KROOS

22 ISCO

7 RONALDO                      9 BENZEMA

  • 17 VÁZQUEZ x 9
  • 20 ASENSIO x 22
  • 23 KOVACIC x 10

Ni los más optimistas pensaban en salir del Juventus Stadium con semejante ventaja. El Real Madrid ha decidido la eliminatoria en el partido de ida, ante el subcampeón europeo, líder de su liga local y clasificado para la final de Copa. El partido deja para el recuerdo el segundo gol del Madrid, una chilena de enorme plasticidad obra de Cristiano Ronaldo. Después de protagonizar miles de memes cada vez que intentaba marcar de esa suerte, por fin hoy consiguió marcar así. Lo hizo en la mejor competición posible y ante el mejor portero posible. Decía aquel que la constancia en los reveses dio el triunfo a los portugueses. Pues eso.

El partido se puso de cara nada más empezar. Tras semanas de debates absurdos acerca de si a Zidane le gusta Isco o no, finalmente vimos que el malagueño fue titular en un partido trascendental, igual que ante el PSG en el Bernabéu, con la BBC en plenitud. Tardó 3 minutos el de Arroyo de la Miel en dar la razón a Zidane. En ese tiempo fabricó una jugada en el carril del 10 para asistir a Ronaldo. La primera vez que Buffon tocaba el balón era para cogerlo del fondo de las redes. No está acostumbrado el mítico portero italiano a ese gesto, pues recibe muy pocos goles (en liga lleva una media de 0,2 goles encajados por partido).

El gol fue un directo en el mentón blanquinegro. Era el peor escenario posible: ahora tenían que atacar, lo que no entraba en sus planes. Lo intentaron con más corazón que fútbol, con Khedira como estilete e Higuaín como punta de lanza. Tuvo la Juve su momento en el partido al final de la primera parte, especialmente cuando una parada de Navas impidió el empate tras remate de Higuaín. Es cierto que también pudo marcar el Madrid en ese rato mediante un chutazo de Kroos que hizo vibrar el larguero.

Durante el descanso pensé que otro gol del Madrid sería decisivo, mientras que si marcaba la Juve la eliminatoria seguiría en el larguero. Zidane hizo el primer cambio quitando a Benzema – que un día más fue intrascendente – y sacando a Lucas Vázquez. Salvo con su compatriota Karim, Zidane está demostrando en sus acciones una ecuanimidad lejana al politiqueo de otros entrenadores que han estado en el banquillo. Sería el minuto 60 cuando el balón llegó a Carvajal, que subía por su banda. Templó el balón y Ronaldo acudió a su cita con la historia. La chilena que marcó acabó con el partido y con la eliminatoria. La afición local rompió a aplaudir al rival, demostrando señorío y elegancia. Ese gesto les engrandece, como cuando el Bernabéu aplaudió a Ronaldinho en aquella aciaga tarde.

Tras el gol, Dybala fue expulsado por patada en el estómago a Carvajal. Ahí si qué acabó todo. Con superioridad numérica llegó el 0-3, obra de Marcelo tras pase de Ronaldo. Pudieron llegar más: Kovacic estrelló otro balón al larguero y Ronaldo pudo completar un hat-trick pues marró una ocasión clara  a pase de Vázquez casi en el descuento. En cualquier caso y aunque hay que jugar la vuelta, no parece que la Juve sin Dybala sea capaz de dar la vuelta a la eliminatoria.

Appoel 0 – Real Madrid 6. Baño y masaje en el Mediterráneo

Benzema marcó y supero a Henry como el francés más goleador de la Copa de Europa

13 CASILLA

2 CARVAJAL              5 VARANE       6 NACHO          12 MARCELO

10 MODRIC              8 KROOS

17 VÁZQUEZ                                       20 ASENSIO

9 BENZEMA     7 RONALDO

  • 15 THEO X 12
  • 24 CEBALLOS X 8
  • 21 MAYORAL X 9

El estadio del Appoel de Nicosia, en Chipre, es unlugar al que deberían ir todos los equipos que anden sumidos en dudas. El Madrid terminó el encuentro con el ánimo por las nubes: consiguió seis goles, con sendos dobletes de Ronaldo y Benzema que andaban discutidos con el gol, mantuvo su portería a cero y dio carrete a jóvenes como Asensio, Theo, Ceballos y Mayoral.

La principal novedad en el XI fue la ausencia de Isco. Buscar un paralelismo entre ésta y la goleada sería de necios, pues el malagueño es el jugador más en forma de la plantilla. Tampoco jugó Casemiro, pero como este es más picapedrero que talentoso, no vive bajo sospecha.

No obstante, noto que Ronaldo e Isco no maridan del todo bien, pues el portugués es partidario del simplista chut & forget mientras que el de Arroyo de la Miel a veces trufa su juego de adornos innecesarios. Innecesarios, sí, pero emocionantes. No obstante, veamos en ellos dos a dos jugadores complementarios, no incompatibles.

El caso es que ante un rival tan flojito, da igual el simplismo que las alaracas. Podría haber jugado incluso Chendo.

 

 

 

Tottenham Hotspur 3 – Real Madrid 1. Debe haber alguna forma de salir de aquí

Delle Ali nos vacunó. Dos veces.

There must be some kind of way outta here
Said the joker to the thief
There’s too much confusion
I can’t get no relief

All Along The Watchtower (Bob Dylan)

13 CASILLA

19 ACHRAFF           6 NACHO        4 RAMOS      12 MARCELO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                             8 KROOS

22 ISCO

7 RONALDO       9 BENZEMA

  • 20 ASENSIO x 22
  • 21 MAYORAL x 9
  • 15 THEO x 10

 

Después de la derrota en Girona, muchos pensamos que el Madrid daría un golpe sobre la mesa y nos regalaría una victoria parecida a la conseguida en Dortmund hace alrededor de un mes. El escenario y la competición eran de postín, así que esperamos al Madrid de las grandes ocasiones. En Montilivi dio la sensación de que el equipo no se esforzó a tope, pero ese extremo estaba descartado esta noche. Y lo estuvo. Esta vez el equipo se esforzó, pero no dio para más. Hoy por hoy los Spurs son mejores que nosotros y, aunque el castigo en el marcador fue excesivo, la derrota fue más que merecida.

Es cierto que el partido no se pareció al de Girona. El Madrid pareció comprometido, pero el rival tenía mucha más miga. Kane y Delle Alli son mejores que cualquiera de nuestros delanteros, por muchos premios que los nuestros ganen. Y el resto del equipo de Pochettino está muy bien organizado, rematado con un portero de categoría.. No es menos cierto que su primer gol debió ser anulado por offside y el segundo entra tras pegar en el culo de Sergio Ramos. El tercero llegó en una contra cuando el Madrid se estiró desesperado para buscar el gol.

Siempre que enhebró alguna buena jugada, el Madrid se topó con Llorís. Y cuando no fue así, nuestra mala suerte llegó hasta el punto en que Ronaldo impidió un gol de Ramos a puerta casi vacía. A falta de 10′ Ronaldo maquilló el resultado. Es triste esa sensación de que sólo el luso puede anotar gol.

En cualquier caso, la derrota es mucho menos grave de lo que podía serlo, dados los resultados que se han dado en el grupo. El Madrid tiene muy difícil ser primero pero casi seguro ser segundo (bastan 2 puntos entre Chipre y la visita al Bernabéu de un Dortmund deshauciado). El año pasado también entramos como segundos y acabamos campeonando. Todo depende de la suerte que tengamos en el sorteo, donde puede tocarnos el PSG o el Besitkas. Un huevo y una castaña.

 

 

Borussia Dortmund 1 – Real Madrid 3. Cayó el Westfalenstadion

15064584563413
Golearon Bale y Ronaldo

1 NAVAS

2 CARVAJAL       4 RAMOS       5 VARANE     6 NACHO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                           8 KROOS

22 ISCO

11 BALE           7 RONALDO

 

A la octava visita fue la vencida: el Madrid ganó en un campo que hasta esta noche se le había resistido, y lo hizo con una victoria de prestigio. Dominó el partido de cabo a rabo, y además de los tres goles recuerdo, al menos, una ocasión clarísima de Carvajal y dos intervenciones del portero rival milagrosa a remates de Isco y Ramos. También Asensio falló una contra de las que no suele perdonar. Pudo ser escandaloso el resultado, sí que lo fue el golpe de autoridad que ha dado en vigente campeón. Ganar en el campo del rival del bombo 2 es un aviso a navegantes. Recordemos que, en lo que va de Bundesliga, el Dortmund sólo ha encajado un gol.

Salió Zidane con su XI más reconocible, dado que Benzema sigue lesionado. Otra vez el rombo en la medular y dos delanteros que buscasen los espacios. Eché de menos a Ceballos y a Asensio, que están mejor que Kroos y que Bale, pero Zidane tiene claras las jerarquías del equipo y del vestuario. No podemos decir que le saliese mal la apuesta al técnico galo, pues fue Bale quien abrió el marcador empalmando de primeras un pase de Carvajal. El remate del galés fue sutil, distinto a los que nos tiene acostumbrados. Incluso en sus días rachas de oscuridad la zurda del 11 brilla de vez en cuando esplendorosa.

Con 0-1 fuimos al descanso, y al volver nos encontramos con un Madrid dominador. En el 54′ llegó el segundo gol, obra de Ronaldo al rematar un centro de Bale desde la izquierda. ¡Hay que ver, lo que gana este hombre cuando juega donde indica su dorsal! El juego invitaba a pensar que el partido quedaba cerrado, pero acortó Abumeyang poco después. Delantero fichable, desde luego, loco por vestir de blanco y capaz de rematar hasta un gorrino pachón si alguien lo cuelga al área. El gol de los amarillos alargó un poco la incertidumbre en el marcador. Hay días que juegas muy bien y al final te empatan. Pero hoy no fue así. Isco rozó el gol y poco después Modric habilitó a Ronaldo que, a la carrera, cruzó su segundo gol rematando al palo corto. Los tres puntos se venían a Madrid al tiempo que era tomada una de las pocas plazas que nos faltaban por conquistar en la vieja Europa.

Real Madrid 3 – Apoel 0. Ronaldo desencadenado.

ramos_chilena
El tercer gol lo consiguió Ramos con esta chilena. 

Imagino a Cristiano Ronaldo en su casa viendo los partidos del Madrid que se juegan mientras él cumple su sanción como una fiera enjaulada. Su ansia competitiva le impide soportar que sus partidos se espacien tanto en el tiempo. Y por eso cuando sale a jugar va a tope de revoluciones, independientemente del rival que tengamos. De hecho, el Apoel es a priori el peor de los cuatro equipos que conforman el grupo H de Champions League. Sale al campo como si acabase de romper las cadenas que le atrapaban. Anoche marcó dos goles, marcó otro que fue anulado, tuvo otro más en forma de gol fantasma y le hicieron un penalty evidente que inexplicablemente el árbitro no sancionó.  Fue, en definitiva, el estilete blanco. Es difícil imaginar que con el 7 sobre la cancha hubiésemos empatado los dos últimos partidos en el Bernabéu.

El partido, por lo demás, no tuvo mucha historia. Una Liga de Campeones de 32 equipos genera diferencias de nivel tan oceánicas como la que hemos visto en el Bernabéu. El Apoel nunca tuvo opción de puntuar. El tercer gol lo marcó Sergio Ramos de chilena, tras dejada de Gareth Bale. El galés tuvo una noche más que aceptable, sobre todo cuando jugó por la banda izquierda. Desde ahí asistió a Ronaldo en el 1-o y también desde su banda natural provocó el penalty que supuso el segundo gol. Aún le queda margen de mejora, sobre todo cuando supere su miedo a lesionarse. Su mayor problema es de confianza, por lo que los pitos de algunos aficionados no ayudan nada. Ya que se ha quedado en la plantilla, nuestro objetivo ha de ser recuperar la mejor versión del “Expreso de Cardiff”.