Deportivo 2 – Real Madrid 6. El reto de Zidane

14932428458153
La pelota agradece a Isco su trato

13 CASILLA

23 DANILO       6 NACHO      5 VARANE     12 MARCELO

16 KOVACIC

22 ISCO              10 JAMES

17 VÁZQUEZ      21 MORATA     20 ASENSIO

Después de caer en casa ante el Barcelona, el Madrid se quedó sin apenas margen de error para ganar la liga. Pese a ello y con tantos partidos por jugar, decidió Zidane hacer nueve cambios sobre el XI que jugó ante el equipo azulgrana tres días antes. El resultado fue una exhibición de fútbol y ocasiones. El compromiso de TODOS los jugadores que anoche estuvieron en Riazor contrasta con la actitud que se vio ante el Barcelona, donde Benzema fue una sombra, Bale se mostró sin recuperar y Kroos y Modric deambulaban exhaustos por el césped. Es difícil pensar que los que jugaron anoche hubiesen perdido contra el Barcelona.

El Madrid salió como un avión, con Isco a los mandos y Morata marcando en el primer minuto. La multitud de enganches sobre el césped modificó un tanto el esquema habitual, que era un 4-3-3 en ataque pero viraba a 4-1-4-1 cuando había que defender. Ésa fue una de las claves, la defensa. El Madrid no tardaba en recuperar el balón cuando lo perdía, gracias al trabajo de Asensio y Vázquez en los lados y la presión de Morata a la salida del balón. Kovacic tuvo que jugar de medio centro, y cuajó un gran partido, seguramente porque recibió más ayuda de Isco y de James de la que hubiese recibido si están Kroos y Modric flanqueándole.

Fuimos un equipo coral, en el que todo el mundo se sentía parte importante. Leeréis en la prensa que el Dépor no ofreció mucha resistencia… pero igual también eso es mérito del Madrid. En este campo perdió el Barça y empató el Atleti; y su antimadridismo está archidemostrado. A la hinchada de Riazor nada le hubiese producido más placer que ganar al Madrid. Insultaron especialmente a Lucas Vázquez, negándole su condición de gallego por jugar en el Madrid. Como si Amancio, Miguel Angel, Buyo o Salgado fuesen africanos. En el Dépor nadie recuerda ya que el Madrid jugó gratis un Teresa Herrera cuando el equipo andaba en Segunda División. Poca memoria tiene esa grada, repleta de hijos de primos hermanos.

Cayeron los goles como fruta madura. Uno de Morata, que falló otros dos cantados,  dos de James, que anda subiendo enteros, uno de Lucas V, otro de Casemiro desde fuera del área y uno del mejor de la noche: Isco. Su exhibición fue asombrosa. Controló el partido de cabo a rabo, estableciéndose como el amo del balón. Cada vez que recibía la bola, pasaba algo. Sus compañeros, que no son tontos, le buscaban constantemente. Me recordó a Laudrup, a Martín Vázquez, … a los mejores media puntas que ha tenido el Madrid. No jugó ni un minuto ante el Barça; no fue titular en Munich ni ante el Atleti, y si jugó en el Bernabéu ante el Bayern fue porque Bale andaba lesionado. Qué difícil es explicar su ausencia en esos partidos.

Quedan 5 partidos de liga. Con 13 de los 15 puntos seremos campeones. Además hay, al menos, 2 de Champions. Hay que dar aire al equipo, que rote, pero no estaría de más que jugasen con más frecuencia quienes demuestran estar en mejor forma. Ése es el reto de Zidane en las próximas semanas.

Anuncios

Deportivo 0 – Real Madrid 2. 12 victorias seguidas para el segundo premio.

mayo 16, 2016

1 NAVAS

2 CARVAJAL     3 PEPE     4 RAMOS      12 MARCELO

14 CASEMIRO

8 KROOS         19 MODRIC

11 BALE     9 BENZEMA      7 RONALDO

  • 10 JAMES X RONALDO
  • 22 ISCO X KROOS
  • 20 JESE  X BALE

 

Terminó el Madrid la liga con un partido sin mucha historia en Riazor. A los 7′ marcó Ronaldo el primer gol, y a los 28′, cuando llegó el segundo, el partido estaba sentenciado. Completaba el Madrid una asombrosa segunda vuelta en la que ha conseguido 50 de 57 puntos, acompañada de un impresionante rush final en el que ha conseguido los 36 últimos. Lamentablemente, no ha dado para celebrar la liga, porque desde Granada llegaban noticias del triunfo culé ante un rival que nada se jugaba. Tres goles de Suárez pusieron imposible el campeonato. Pero no lo perdimos ayer. Lo perdimos al principio, porque el otoño del equipo fue realmente otoñal, con Benitez al frente de un grupo que no creía en él. Es una pena habernos quedado tan cerca, pero la escasa distancia la ha provocado el FC Barcelona con sus tres derrotas seguidas. De no ser así, los culés hubiesen cantado el alirón hace varias semanas.

El curso pasado ocurrió al revés: el equipo realizó una primera vuelta extraordinaria y fue campeón de invierno, pero una racha de lesiones y tres pinchazos seguidos hicieron que no pudiésemos campeonar tampoco en 2015. Dos ligas que se han escapado por un suspiro y que permiten al Barcelona recortar la distancia histórica entre ambos equipos a 8 títulos, 32 por 24. En 1981, que es cuando empecé yo a seguir esto, el tema iba 19 a 10. Lo digo por quienes hablan de “cambio en el fútbol español” y mandangas de esas.

Los empates en Gijón o Villamarín, plazas donde se suponen los tres puntos, pueden ser una de las causas de no ganarla, pero Atleti y Barça pierden también  puntos inesperados. En mi opinión la clave son los enfrentamientos directos entre los tres grandes. De los 12 puntos que se juegan entre ellos, el Barça se ha llevado 9, el Atleti 4 y el Madrid 4. Al final, ganó el Barça. Hay que hacer autocrítica, pero no es menos cierto que el Madrid ha competido hasta el final, con cabezonería aragonesa, un título que pareció perdido en febrero. Y eso también tiene mérito.

Nos queda una bala. De cañón, sí, pero no deja de ser un cara o cruz. Y será ante el Atleti, el rival más incómodo de los últimos años – ha ganado las tres últimas veces que jugó en liga en el Bernabéu, la última en febrero. Pero no es menos cierto que nuestro equipo llega a Milán mejor que a Lisboa hace dos años. Ay, qué nervios…