Real Madrid 2 – Getafe CF 0. No encajar goles.

Bale celebra su gol con Asensio. INMA FLORES

1 NAVAS

2 CARVAJAL       6 NACHO       4 RAMOS      12 MARCELO

8 KROOS        24 CEBALLOS

11 BALE            22 ISCO        20 ASENSIO

9 BENZEMA

  • 14 CASEMIRO x 22
  • 10 MODRIC x 20
  • 17 VÁZQUEX x 11

El Madrid de Lopetegui ganó su primer partido oficial en el Bernabéu con solvencia y sin alardes. Aunque no se pueden sacar conclusiones a estas alturas, parece que el equipo tiene más claro que con Zidane lo que quiere hacer. El sistema escogido hoy fue el 4-2-3-1 (el favorito de Mou cuando nos entrenaba, que nos permitió ver que Casemiro es prescindible en el 70% de los partidos de casa y que debemos poner velas a los santos para que Gareth Bale no se constipe este año, pues es de largo nuestro jugador más determinante.

Una de las mejores noticias fue mantener la portería a cero. Sorprende la alineación de Navas cuando acabamos de fichar al mejor portero del Mundial, que es además top 3 del mundo. Courtois calentó banquillo en el Bernabéu después de que el tico se comiese cuatro goles hace unos días en la SuperCopa Europea ante el Atleti. Bien es cierto que hoy podría haber jugado hasta Paco Buyo, pues creo que el Getafe no tiró a puerta, ocupado como estaba dando patadas.

El mejor jugador de la retaguardia fue Nacho, cuya actuación hace incomprensible la alineación de Varane ante el Atleti. El canterano no comete errores, cosa que en un central es muy apreciable. De los de arriba, Asensio fue el más entonado y Bale el más participativo. Los dos jugadores intercambiaban posiciones una y otra vez y entre los dos fabricaron el gol de la tranquilidad, que llegó en el 51′. Antes había abierto el marcador Carvajal en un meritorio remate de cabeza, por lo impropio en un lateral. Con ese tanto maquilló sus repetidos errores en el pase.

Pudimos marcar alguno más: hubo dos tiros a la madera, uno anulado a Ramos y un penalty clamoroso sobre Asensio que me hizo dudar del VAR. No obstante,  y aunque creo que Lopetegui tiene en la cabeza un equipo que no marque tantos goles como otros años pero que apenas encaje, el partido de hoy demostró que el equipo necesita un delantero centro como yo una dieta, pues Benzema sigue siendo tan intrascendente como el curso pasado. No vamos a tener problemas en controlar los partidos, pues nuestro centro del campo es envidiable, pero ¡ay cuando cueste abrir el melón!

 

Anuncios

Getafe 1 – Real Madrid 2. Al menos uno de los tres artistas.

Ronaldo arregló su tarde gris decidiendo el partido

1 CASILLA

19 ACHRAFF        4 RAMOS    6 NACHO      12 MARCELO

18 LLORENTE     8 KROOS

17 VÁZQUEZ                      20 ASENSIO

9 BENZEMA    7 RONALDO

Tenemos en la plantilla tres jugadores que responden al perfil del clásico interior, que años después derivó en la posición de “enganche”. Se trata de Modric, Isco y Ceballos. Cuando dos de ellos coinciden en el campo, el equipo tiene alegría, tiene dos vías por las que fluye el fútbol. Con uno de ellos en el césped podemos sobrevivir, aunque la creacción se ve resentida. Cuando faltan los tres nos convertimos en un equipo vulgar.

Seguro que esperábamos un partido fácil, porque una excursión a Getafe nos suena a sucedáneo de liga. Pensábamos que pronto abriríamos brecha en el marcador y podríamos ponernos a pensar en el partido del miércoles ante el Tottenham. Y el caso es que fuimos mejores desde el principio, pero sólo hubo un gol en el primer tiempo, obra del renacido Benzema, que volvía al XI tras su lesión.

Tras el descanso, Marcelo rozó el gol y, como suele pasar, en la jugada siguiente empató el Getafe. Lo hizo en fuera de juego, pero hemos de acostumbrarnos con resignación a la mala suerte que tenemos con las decisiones arbitrales.  Con más de media hora por delante había que marcar gol. Falló Ronaldo uno tan claro que fue inevitable pensar en otro tropiezo imprevisto. Pero salió uno de los tres artistas, seguramente el más fiable, el que está más en forma. Isco tardó una milésima en tomar el control del juego y de sus botas nació el pase de gol que Ronaldo transformó. Su primer gol en liga, dicen los necios.