Real Madrid 3 – Atlético de Madrid 0. Superiores de cabo a rabo

1493730680_182194_1493756922_album_normal
Tres goles de Ronaldo. Vuela.

1 NAVAS

2 CARVAJAL        5 VARANE        4 RAMOS           12 MARCELO

14 CASEMIRO

19 MODRIC                8 KROOS

22 ISCO

9 BENZEMA         7 RONALDO

  • 6 NACHO X 2
  • 20 ASENSIO X 22
  • 17 VÁZQUEZ X 9

Más allá de dejar la eliminatoria sentenciada, el resultado de esta noche puede acabar con un ciclo que comenzó en mayo de 2013, cuando el Atléti ganó la Copa del Rey en el Bernabéu en la última noche del infausto Mourinho. Desde entonces, el Atleti ha vivido una gran época contra el Madrid, consiguiendo devolver al derby de la capital aromas de los años 60, cuando merengues y colchoneros se jugaban la liga. El resultado de esta noche, así como el desarrollo del partido, nos ha devuelto a los albores del siglo XXI, cuando la superioridad blanca era oceánica. Como esta noche.

El Madrid se plantó sobre el césped con 4 centrocampistas, planteamiento prohibido cuando la BBC está sana al completo. Con este esquema, el Madrid gobierna los partidos y además apenas concede ocasiones de gol. En toda la noche sólo ha habido una ocasión del Atleti, en la que Gameiro disfrutó de un mano a mano ante Navas y, al contrario que otras noches, nuestro portero respondió como de él se espera. Para entonces ya íbamos ganando 1-0, porque Ronaldo marcó de cabeza anticipándose a Savic. El Madrid dominó toda la primera parte, con IscoModric y Kroos combinando rápidamente. En ese centro del campo, Casemiro cumple su misión, fundamentalmente defensiva, si bien en ataque parece tener dos ladrillos en los pies. No obstante, nuestro equipo apenas tuvo ocasiones claras, y casi todas a balón parado. Recuerdo un remate de Varane que paró Oblak de forma brillante.

Tras el descanso salió Nacho por Carvajal, lesionado. El Madrid se veía con un buen resultado, mientras que el Atleti pensaba que un gol le metería en la eliminatoria. Así que Simeone movió el banco y dio carrete a Torres, a Correa y a Gaitán. Toda su artillería ofensiva. Pero, por primera vez, Zidane reaccionó a tiempo y con brillantez: envidó con Asensio y  Vázquez en las bandas dejando a Ronaldo como delantero centro. Los jóvenes madridistas aportaron seriedad en defensa y brillantez en ataque. Por cada una de las bandas llegaron sendos goles, ambos marcados por Ronaldo, majestuoso en el remate, decisivo en partidos grandes. Todo el equipo se esforzó en no encajar un gol en el tiempo que quedaba, y el descuento lo vivimos con olés en la grada. El Bernabéu disfrutó de un gran resultado y, sobre todo, de haber sido tan superiores a un rival que últimamente daba tantos dolores de muelas cuando subía al Paseo de La Castellana.

Anuncios

Bayern Munich 1 – Real Madrid 2. El infierno ya no quema

process-4
Así de bien lanzó Vidal el penalty

1 NAVAS

2 CARVAJAL         6 NACHO        4 RAMOS       12 MARCELO

14 CASEMIRO        8 KROOS

11 BALE                   19 MODRIC           7 RONALDO

9 BENZEMA

  • 20 ASENSIO X 11
  • 10 JAMES X 9
  • 16 KOVACIC X 19

 

A las 20:30 todos hubiésemos firmado un resultado como el que al final se produjo. Y a las 21:14, cuando el Bayern dominaba por 1-0 y el árbitro se había inventado un penalty contra el Madrid, el 1-2 final era una quimera. No en vano, y pese a que el penalty no entró, en el descanso se pagaba la victoria del Madrid 15 a 1. Pero cuando el partido acabó y pese a la victoria, nos quedamos con un regusto amargo por la sensación de que en la última media hora la eliminatoria pudo quedar sentenciada . Como contra el Atleti, la sensación que me queda es que si los porteros estuviesen cambiados, el partido hubiese acabado 0-5.

Salió bien el Madrid – con los XI de siempre salvo inevitables bajas – , aguantando el arreón inicial de los muniqueses y teniendo además la primera ocasión clara del partido. Centro de Kroos y Benzema remata contra el suelo. Neuer lo roza con las uñas y luego da en el larguero. Era un duelo igualado, pero fue el Bayern quien se adelantó. Fue en uno de los infinitos corners que concedimos durante el primer tiempo. Vidal remató con violencia de cabeza anticipándose a Nacho y batiendo a Navas. En una noche de jugadores top, a Nacho o a Navas se les ve el cartón. Lo del defensa es comprensible, pues no deja de ser el cuarto central de la plantilla que tiene que jugar hoy por las lesiones. Pero no es de recibo que el portero del Madrid no esté entre los 10 mejores de Europa. Es el único puesto en el que pasa. Navas no aguanta comparación alguna con Neuer, De GeaCourtois u Oblak.

El gol en contra nos sentó como un tequila en ayunas. El Bayern creció y el Madrid menguó. Lo fiábamos todo a cazar una contra. Y en el último minuto del primer tiempo se produjo el primer punto de inflexión de la noche. El árbitro decretó penalty contra el Madrid después de que el balón diese en el hombro de Carvajal – sanción increíble, pues el de Leganés retiraba el brazo – . y Vidal se disponía a marcar su segundo gol de la noche. Con 2-0 al descanso, el partido sería un Everest. Pero el chileno lanzó el balón fuera y durante el descanso el Madrid pensó que el rival no era para tanto, que el otrora infierno de Munich era ahora una hoguera que apenas quemaba y decidió lanzarse a por ellos en el segundo tiempo. Atrás quedaron las noches en que ir a este campo era como ir al dentista. Ahora es casi como visitar Zorrilla.

Ronaldo se colocó como 9 nada más reanudarse el partido y un minuto después ya había marcado a pase de Carvajal. Un gol en campo contrario es un potosí en estas eliminatorias. El 1-1 lo firmaríamos todos, pero el Madrid era mejor que el rival. Llegaba más veces y sólo una soberbia actuación de Neuer unido a la crisis de gol de nuestra delantera nos impedía ir ganando. Pero apareció Ronaldo otra vez, y en tres minutos hizo que el mismo central, Martínez, le hiciese sendas faltas merecedoras de amarilla. Ahí estuvo el segundo punto de inflesión: media hora por delante y el Madrid jugaría con uno más todo ese rato. Una eternidad. Salió Asensio por el improductivo Bale y el mallorquín, otra vez, puso de manifiesto que si le dejan marcará una época en el equipo. Apareció por las dos bandas y no tardó en asistir a Ronaldo para que anotase el 1-2. El Bayern estaba encerrado y Neuer se multiplicaba, pero no supimos reflejar en el marcador nuestra superioridad en el campo. Salió James, premio inmerecido al ingrato colombiano, que no aportó nada como casi siempre que sale. Mientras, Modric aguantaba en el campo jugándose la vuelta si veía una amarilla. El Madrid apretaba, pero no ahogaba. Llegó en el descuento un gol de Ramos, que celebré como si ya estuviésemos en semis durante un minuto largo. Al rato me enteré que el gol había sido anulado y me quedé frío.

Queda la vuelta en el Bernabéu, sí. Nunca sabemos lo que puede pasar; pero seamos realistas: nuestra eliminación es altamente improbable. La última vez que quedamos fuera ganando la ida a domicilio fue en 1994 ante el Odense, con Luis Enrique como capitán.

Manchester City 0 – Real Madrid 0. Perdonamos demasiado.

abril 26, 2016

1 NAVAS

15 CARVAJAL     3 PEPE   4 RAMOS    12 MARCELO

14 CASEMIRO

19 MODRIC            8  KROOS

11 BALE                9 BENZEMA        18 VAZQUEZ

  • 20 JESE X BENZEMA
  • 22 ISCO X KROOS

 

Dice Diego Maradona que un partido que acaba 0-0 es tan entretenido como bailar con tu hermana. Me vino esa frase a la cabeza cuando, en el descanso, ninguno de los dos porteros hizo parada alguna. Ambos equipos se mostraron más preocupados de no encajar gol que de meter alguno, y quizá los dos jugadores más destacados de la noche fueron Pepe y Kompany, ambos centrales.

Al ver el XI del Madrid comprobamos que Ronaldo no figuraba en el mismo. Vázquez ocuparía su sitio. Pensé que aún queda en el Madrid algo de meritocracia, pues el extremo gallego adelantaba a James, a Isco y a Jesé en la rotación gracias a su buen partido en Vallecas. En el descanso se quedó en la caseta Benzema, al que notamos totalmente fuera del partido. Sin Ronaldo ni Benzema la delantera estaba demasiado mermada; pero aún así pudimos marcar en el segundo tiempo. Hubo tres ocasiones clarísimas para hacerlo, todas ellas a balón parado. Un cabezazo de Ramos que le salió demasiado centrado – una pena, estaba totalmente solo – ; otro de Casemiro que Hart despejó con el pie y, quizá la más clara, un tiro que Pepe estampó en el portero a menos desde dentro del área pequeña. Aparte hubo una jugada trenzada entre Carvajal, Vázquez y Jesé que acabó con remate de canario al larguero. Si llega a ser gol esta jugada, 100% made in Valdebebas, hubiese sido glorioso. También hubo un par de penaltitos, perfectamente pitables si son a favor del equipo de casa porque los árbitros en Europa son muy caseros, pero a favor del visitante es harina de otro costal. También faltó frescura: Zidane se durmió con los cambios como suele ser habitual. Sólo hizo 2, el segundo en el 87′

En cuanto al rival, el City no tiró a puerta prácticamente en toda la noche. Agüero se diluyó tras un gran marcaje de Pepe, y sólo las conducciones de De Bruyne parecían traer peligro. Cuando se lesionó Silva el equipo bajó varios enteros. Dicen que tiene más peligro fuera de casa que en casa; pero no es menos cierto que el Madrid en el Bernabéu también sube varios enteros.

El sabor de boca es amargo, pues hemos sido mejores que el rival y un gol hubiese puesto muy de cara la eliminatoria. Pero el caso es que estaremos en la final si ganamos en casa, algo que hemos conseguido en todos los partidos jugados en el Bernabéu de esta edición de la Copa de Europa. ¿Quién no hubiese firmado ésto cualquiera de las tristes noches de esta temporada?