Real Madrid 3 – UD Las Palmas 0. Baño y masaje

Asensio, autor de un gol inolvidable

13 CASILLA

6 NACHO            4 RAMOS        3 VALLEJO       12 MARCELO

14 CASEMIRO        8 KROOS

20 ASENSIO                                  22 ISCO

7 RONALDO     9 BENZEMA

  • 18 LLORENTE X 14
  • 24 CEBALOS X 8
  • 17 VÁZQUEZ X 9

Después de dos derrotas seguidas, visitaba el Bernabéu uno de los peores equipos de la liga. La Unión Deportiva Las Palmas llegó colocada en el penúltimo lugar de la tabla e hizo gala de esa clasificación. Cometió errores hasta conseguir que el Madrid recuperase la confianza perdida. Tras un comienzo dubitativo, el partido acabó con un equipo blanco generando una ocasión de gol tras otra. Si no llegaron más fue por la escasa pegada que disponemos en estos tiempos… y de los clamorosos penalties a Nacho que el árbitro se comió. Quizá el punto de inflexión fue el gol que marcó Asensio, uno de los mejores del año. De un corner salió un despeje y el balón cayó a unos siete metros de la frontal. El mallorquín colocó el cuerpo, desenvainó su zurda y golpeó como lo hacía Ferenc Puskas. El tiro, violentérrimo, no describió un tiro parabólico sino que fue en línea recta, supersónico, hasta romper las telarañas de la escuadra derecha del fondo sur. Era el segundo gol, que dio tranquilidad al equipo pero sobre todo recordó a nuestros chicos que son muy, pero que muy buenos.

La primera parte fue sosa. Quizá si Benzema hubiese acertado en el mano a mano del primer minuto el rumbo del partido hubiese sido otro. Pero el galo está quizá en sus días más bajos como jugador del Madrid. Vale que nunca fue un killer de área, pero en condiciones normales hubiese metido las dos ocasiones que ha tenido en el primer tiempo. Lo mismo en el Wanda vuelve a hacer una noche para el recuerdo, pero cada vez tiene menos crédito entre la parroquia blanca. Hoy fue despedido con pitos cuando salió Vázquez en su lugar.

El caso es que hasta el 40′ no se abrió el melón. Gol de Casemiro de cabeza (noticia) a la salida de un corner (noticia). Nuestro mejor recurso del año pasado no ha aparecido hasta la jornada 11. Parte de la recuperación pasa por recuperar nuestro poderío del juego aéreo. Tras el descanso llegó el golazo de Asensio y el Madrid empezó a gustarse. Pronto llegó el tercero, de Isco, a pase de Ronaldo. Por supuesto el luso no celebró la fenomenal asistencia que acababa de dar, pues sigue enfadado con el mundo por no marcar gol. Hoy tampoco lo consiguió, pero su caso dista del de Benzema. Su fiabilidad no tiene nada que ver.

Fue en definitiva un partido de baño y masaje. Por cierto, el Madrid acabó con 9 españoles sobre el césped, 4 de ellos pertenecientes a la sub-21. Hay futuro.

Anuncios

Real Madrid 3 – Las Palmas 3. Tres culpables.

1488399258_085549_1488405814_album_grande
Bale perdió la cabeza y fue expulsado.

1 NAVAS

2 CARVAJAL      6 NACHO      4 RAMOS     12 MARCELO

16 KOVACIC                    8 KROOS                     22 ISCO

11 BALE      21 MORATA     7 RONALDO

  • 17 VÁZQUEZ X 22
  • 9 BENZEMA X 21
  • 10 JAMES X 16

 

El partido tuvo tres protagonistas: Navas, Ramos y Bale. Sus groseros errores tiraron por tierra el esfuerzo de todos sus compañeros por ganar el partido. Salimos sin Casemiro, y otra vez se demostró que Kroos sólo puede ser medio centro si son 4 los centrocampistas. El teutón sufrió como gorrino en San Martín y el equipo se partía una y otra vez.

Mira que el partido que se había puesto de cara nada más empezar, cuando en el 8′ Isco dio con suavidad un pase a la red. Andaba yo defendiendo al malagueño en redes sociales cuando llegó el empate, dos minutos después. Parece que no fui yo el único que se despistó. Sergio Ramos fue regateado por Tana como un juvenil, y el canario marcó de fuerte disparo… No era fácil desviarlo, pero el Madrid acostumbra a tener un portero que para tiros así. En estos momentos, Navas no para ni un taxi. No da ninguna seguridad a la defensa, como muestran los ¡SIETE! goles encajado en los últimos tres partidos. No hay equipo que aguante esta sangría. Si lo piensas, para puntuar hay que marcar tres o cuatro goles por noche.

LLegamos al descanso con la Unión Deportiva dominando el balón y combinando como si estuvieran en un rondo y el Madrid marcando goles en posición dudosa. Unos eran fuera de juego, otros no; pero sólo el de Isco subió al marcador. Morata desperdició una clarísima, a pase de Ronaldo. Pensé en el descanso que se impondría nuestra pegada. “Marcará Bale” profeticé.

Estoy hecho un pitoniso. En el 43′ al galés se le peló un cable de la cabeza y se puso a pegar a Jonatan Vieira como si lo fuesen a prohibir. Le dio dos patadas, pero como eso no garantizaba la expulsión finalmente le dio un empujón. En inferioridad numérica iba a ser difícil ganar este partido. Poco después Ramos se tira en plancha dentro del área a taponar un tiro y lo desvía con la mano. Penalty para los canarios. 1-2, pues Navas tocó el balón con la rodilla pero acabó dentro. No tiene suerte nuestro portero. Sólo dos minutos después, un balón largo a Boateng pilla al Madrid descolocado y Navas sale a despejarlo sin gracia alguna. Se le cuela por debajo de las piernas y el marcador luce 1-3 a falta de media hora. Navas luego hizo alguna parada de mérito, igual que Ramos pudo marcar. Pero anoche los dos nos quitaron más que nos dieron.

Movió Zidane el banco y el partido enloqueció. Se sucedían las ocasiones en las dos áreas, pero no llegaban goles. Ramos remató de cabeza al larguero y Benzema tiró alto un pseudopenalty. La derrota parecía segura, pero otra vez apareció la leyenda de los minuti molto longos. En el 86 y en el 89 Ronaldo marcó sendos goles que igualaron el partido. El primero de penalty y el segundo de cabeza. Ronaldo sigue crepuscular pero es quien intenta tirar del carro cuando las cosas no funcionan. Aún nos quedaba el descuento, y nos frotábamos las manos, pero esta vez no llegó el gol de la victoria. Conseguimos salvar un punto, sí, pero nadie contara con que volaran estos dos del Bernabéu. Hemos dejado de ganar 5 de los 9 últimos puntos en liga, y los perseguidores se frotan las manos como las moscas.