Real Madrid 5 – Sevilla FC 0. El despertar de la fuerza

Cristiano Ronaldo, cinco veces Balón de Oro

1 NAVAS

19 ACHRAFF           3 VALLEJO        6 NACHO     12 MARCELO

8 KROOS          10 MODRIC

17 VÁZQUEZ                                               20 ASENSIO

9 BENZEMA            7 RONALDO

Pese a los malos augurios que tenía el partido debido al número de bajas – sobre todo en la parte de atrás – el Madrid jugó el mejor primer tiempo del año, hasta el punto que sobró el segundo. Un juego coral aderezado con acierto de cara a puerta hizo que al descanso ya brillaran en el electrónico los cinco goles, luminosos como los cinco balones de oro que Ronaldo enseñó a la grada antes de empezar.

El Sevilla es de los equipos que más baja su rendimiento cuando abandona Nervión. Caí en la cuenta de que ya el Valencia les había goleado. Al minuto Lucas Vázquez obligó a estirarse a Rico, que mandó el balón a corner. De ese corner nació el primer gol, obra de Nacho, quizá el mejor central de la plantilla que está condenado a no jugar a menos que falten Varane y Ramos. Hoy hizo de hermano mayor,  con Vallejo al lado y formaron una pareja estupenda.

La alineación del Madrid influyó positivamente en el orden del equipo, pues Lucas y Asensio ocuparon las alas de forma obediente, sin hacer más de lo que se les pide: desborde y apertura del campo. Kroos y Modric ocuparon el medio centro con la seguridad de que no tenían que cubrir las alas. Ambos están lejos de su mejor forma, especialmente el germano, pero tan a favor iba el viento que Toni marcó a pase de Lucas, en una jugada que empezó con un robo de Ronaldo. Cuando todos reman, la galera vuela.

Cayeron como fruta madura el resto de goles. Asensio asistió a Ronaldo, que marcó fácil y luego transformó un penalty. Poco a poco, el portugués va recuperando sus números habituales como goleador. Marcó también Achraff, lateral suplente de Carvajal al que sin embargo veo más verde que el césped. Incluso pudo marcar Benzema, pero el francés estrelló en el poste su mejor remate. Con 5-0, el segundo tiempo sólo sirvió para ver el centro del campo del futuro: LlorenteIscoCeballos – Asensio. Qué lujo.

Por cierto, hay mendrugos que dicen que el Madrid juega mejor sin Isco. Tampoco estaban en el XI inicial Ramos ni Casemiro el día que el Madrid jugó su mejor fútbol y nadie piensa en que estos dos sobran.

El talento siempre estará bajo sospecha. El músculo no. Así nos va.

 

Athletic 0 – Real Madrid 0. La inanición de ZZ

Ese balón llegaba a Ronaldo para un mano a mano.

1 NAVAS

2 CARVAJAL      4 RAMOS       5 VARANE       12 MARCELO

14 CASEMIRO

10 MODRIC            8 KROOS

22 ISCO

7 RONALDO     9 BENZEMA

  • 21 MAYORAL X 9
  • 23 KOVACIC X 22

Quince días después el Madrid visitaba al otro atlético de la liga, en este caso el de Bilbao, y el partido fue un calco del jugado en el Wanda Metropolitano. Idéntico planteamiento de Zidane e idéntico resultado al final. Las gafas, que decía don Alfredo. Hay que remontarse a 2011 para recordar dos salidas yermas del Real Madrid. Zidane naufragó ante el Atleti y, quince días después, no cambia nada. El resultado, obviamente, tampoco cambió.

La falta de gol del Madrid comienza a ser el principal problema. Ronaldo ya no es el delantero que garantizaba un gol por partido, y Benzema tampoco es fiable. Con Bale  y Asensio ausentes y Vázquez en sus días más bajos, la solución en el banquillo es Mayoral, un delantero más verde que el césped. Si los goles siguen sin llegar, no será extraño que volvamos a ver el 4-3-3 sobre el verde.

El Athletic hizo lo justo para puntuar. Dio cera, como siempre, y se agarró a la mística de su estadio. Es el típico equipo que contra el Madrid se esfuerza hasta la extenuación, mientras que luego llega el Formentera y les echa de la Copa del Rey. Aduriz y Raúl García intentaron imponer su juego aéreo al límite del reglamento  y Kepa se mostró seguro ante la roma delantera blanca. Poco más tuvo el Athletic. Fue suficiente para empatar ante un Madrid así de pobre. Isco  estuvo esta vez tan gris como Kroos y Modric habitualmente, lo que dejó el centro del campo con menos creatividad que el guionista de Rocky. Aún así, el Madrid acosaba a los rojiblancos y parecía que finalmente llegaría el gol de una forma u otra, pero cuando Mateu Lahoz expulsó a Ramos por doble amarilla, nuestra esperanza de victoria desapareció como lágrimas en la lluvia. Este árbitro quiere ser famoso cual futbolista, ignorando que la mejor virtud de un juez es pasar desapercibido. Su mala aplicación de la ley de la ventaja nos privó de la ocasión más clara de la noche.

Como el Barsa había empatado, la distancia con el primer clasificado sigue siendo de 8 puntos. Tenemos los mismos que cuando echamos a Schuster y fichamos a Juande, allá por 2008. Zidane no peligra porque dos Champions consecutivas son un saldo demasiado grande como pasa salir del banquillo, pero su inanición y su cerrazón con algunos jugadores nos está dando el año.

Real Madrid 3 – UD Las Palmas 0. Baño y masaje

Asensio, autor de un gol inolvidable

13 CASILLA

6 NACHO            4 RAMOS        3 VALLEJO       12 MARCELO

14 CASEMIRO        8 KROOS

20 ASENSIO                                  22 ISCO

7 RONALDO     9 BENZEMA

  • 18 LLORENTE X 14
  • 24 CEBALOS X 8
  • 17 VÁZQUEZ X 9

Después de dos derrotas seguidas, visitaba el Bernabéu uno de los peores equipos de la liga. La Unión Deportiva Las Palmas llegó colocada en el penúltimo lugar de la tabla e hizo gala de esa clasificación. Cometió errores hasta conseguir que el Madrid recuperase la confianza perdida. Tras un comienzo dubitativo, el partido acabó con un equipo blanco generando una ocasión de gol tras otra. Si no llegaron más fue por la escasa pegada que disponemos en estos tiempos… y de los clamorosos penalties a Nacho que el árbitro se comió. Quizá el punto de inflexión fue el gol que marcó Asensio, uno de los mejores del año. De un corner salió un despeje y el balón cayó a unos siete metros de la frontal. El mallorquín colocó el cuerpo, desenvainó su zurda y golpeó como lo hacía Ferenc Puskas. El tiro, violentérrimo, no describió un tiro parabólico sino que fue en línea recta, supersónico, hasta romper las telarañas de la escuadra derecha del fondo sur. Era el segundo gol, que dio tranquilidad al equipo pero sobre todo recordó a nuestros chicos que son muy, pero que muy buenos.

La primera parte fue sosa. Quizá si Benzema hubiese acertado en el mano a mano del primer minuto el rumbo del partido hubiese sido otro. Pero el galo está quizá en sus días más bajos como jugador del Madrid. Vale que nunca fue un killer de área, pero en condiciones normales hubiese metido las dos ocasiones que ha tenido en el primer tiempo. Lo mismo en el Wanda vuelve a hacer una noche para el recuerdo, pero cada vez tiene menos crédito entre la parroquia blanca. Hoy fue despedido con pitos cuando salió Vázquez en su lugar.

El caso es que hasta el 40′ no se abrió el melón. Gol de Casemiro de cabeza (noticia) a la salida de un corner (noticia). Nuestro mejor recurso del año pasado no ha aparecido hasta la jornada 11. Parte de la recuperación pasa por recuperar nuestro poderío del juego aéreo. Tras el descanso llegó el golazo de Asensio y el Madrid empezó a gustarse. Pronto llegó el tercero, de Isco, a pase de Ronaldo. Por supuesto el luso no celebró la fenomenal asistencia que acababa de dar, pues sigue enfadado con el mundo por no marcar gol. Hoy tampoco lo consiguió, pero su caso dista del de Benzema. Su fiabilidad no tiene nada que ver.

Fue en definitiva un partido de baño y masaje. Por cierto, el Madrid acabó con 9 españoles sobre el césped, 4 de ellos pertenecientes a la sub-21. Hay futuro.

Real Madrid 3 – SD Eibar 0. Un día en la oficina

Marcelo marca el tercero

13 CASILLA

6 NACHO      5 VARANE      4 RAMOS     15 THEO

14 CASEMIRO

24 CEBALLOS                     10 MODRIC

       22 ISCO

7 RONALDO     20 ASENSIO

  • 17 VÁZQUEZ X 20
  • 12 MARCELO X 24
  • 9 BENZEMA X 22

 

Cuando ví el XI que disponía Zidane en el campo me ilusioné. Ver juntos en el campo a Modric, Isco, Ceballos y Asensio era una invitación a la ilusión. No olvidemos que no hace mucho jugábamos con LassKhedira en el centro del campo, o con EmersonDiarrá. Incluso Pepe llegó a jugar ahí en los años de plomo. Ahora somos un equipo de jugadores que se mueven como mariposas, igual que hacía Mohammed Alí sobre el ring. Nos falta, eso sí, picar como avispas. En el minuto 2 Asensio habilitó de forma magistral a Isco pero el malagueño falló el mano a mano. Esa jugada define el momento del equipo: jugamos bien, tenemos el balón pero no somos buenos con la puntilla. Por eso no cerramos los partidos.

Después de un millón de corners yermos, ayer llegó el primer gol desde un centro lateral. Saltaron Ramos y Oliveira y el defensa remató en propia puerta. Poco despúes llegó el segundo, en un remate de Asensio de dificilísima ejecución, a bote pronto, tras pase de Isco. Qué bien mezclan el mallorquín y el malagueño. El pisha y el bro. Bien haría Ronaldo en provocar que estos dos socios le integrasen en su empresa en lugar de hacer aspavientos cuando el balón no le llega.

Con el 2-0 el partido parecía un día más en la oficina. Los artistas intervinieron menos de lo esperado: recuerdo un pase delicioso con el exterior de Modric y poca cosa de Ceballos. El Madrid dio la sensación de jugar en tercera, si bien Isco y Ronaldo fallaron de nuevo sendos mano a mano. La mejor jugada de la noche fue la que culminó en el tercer gol, en la que Benzema y Marcelo destilaron gotas de calidad para que el lateral brasileño marcase de tiro cruzado. Anda Karim en el ojo del huracán. Su calidad es indudable, sí pero a estas alturas yo ya lo doy por amortizado. Tiene 32 años, poco a poco saldrá del equipo. Ronaldo también está crepuscular, y su ocaso será más dificil de gestionar. Los dos llevan juntos 9 años en la delantera, que necesita una renovación urgente. Estos dos están mayores y Bale no es fiable, pues tiene más faltas que una madre del Opus. El siguiente fichaje debe ser un delantero tipo Falcao, Luis Suárez o Hugo Sánchez. Un tipo de ésos que le centras un gorrino y lo remata de cabeza.