Real Madrid 3 – Paris Saint Germain 1. Gran arreón final.

Asensio asiste y Ronaldo marca

1 NAVAS

6 NACHO         5 VARANE      4 RAMOS     12 MARCELO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                          8 KROOS

22 ISCO

7 RONALDO          9 BENZEMA

  • 11 BALE x 9
  • 17 VÁZQUEZ x 22
  • 20 ASENSIO x 14

Noche de tiros largos en el Bernabéu. El campeón de las dos últimas ediciones recibía al nuevo rico de Europa. La delantera del PSG hace palidecer a cualquiera y la comparación con la nuestra es odiosa. Pero para llegar a la punta del ataque hay que pasar por la defensa y por el centro del campo. Y ahí los jeques de París no han invertido igual. Los franceses tenían al Madrid en la lona en el minuto 40, cuando el inexperto medio centro Lo Celso cometió un penalty tan claro como absurdo sobre Toni Kroos. El Madrid empató gracias a ese penalty, después de que nuestro equipo diese muestras de desconcierto tras colocarse en desventaja en el electrónico. Ese fue un punto de inflexión del partido.

El otro fue cuando en el minuto 79′ Zidane hizo sus dos cambios. Reforzó las bandas con Vázquez y con Asensio y el Madrid alzó el vuelo, especialmente por la izquierda, vivero de ambos goles tras sendas jugadas del mallorquín. Que Marco Asensio no sea titular induscutible en el Madrid sólo se explica por lo barato que nos salió. Ayer adelantó por la izquierda a Mbappe en la carrera de las estrellas del futuro.

De inicio Zidane reunució a la BBC, quizá por primera vez en partido grande (estando todos sanos, claro). Salió Isco como cuarto centrocampista y fue uno de los mejores del primer tiempo, con Modric y con Marcelo, dentro del buen tono general. Los peores, otra vez, fueron los delanteros: Ronaldo falló un mano a mano clarísimo, justo después de lanzar alta una falta cometida sobre el propio Isco. Es cierto que el portugués acaba arreglando sus actuaciones porque suele ver puerta (43 goles en 42 partidos de eliminatoria) pero la presencia de Benzema en el XI ya es insostenible. Enfrente, la primera aparición de Mbappé acabó en gol de Rabiot tras un taconazo sutil de Neymar. El gol afectó gravemente al Madrid, hasta que Lo Celso salió al rescate. Hay quien acusa al árbitro de casero por ese penalty, yo creo que un arbitro verdaderamente casero tenía fácil expulsar al mediocentro tras agarrar a Kroos, pues estaba apercibido.

Tras el descanso hubo un rato de tanteo. Un gol francés sería mucho más decisivo que uno español, pero pese a ello Emery renunció a Di María, incluso a Pastore, y lo que reforzó fue el centro del campo, sacando del mismo a Cavani. Ahí domió el PSG y el 1-2 se antojaba inevitable, mientras nos quedábamos afónicos de gritar a Zidane que moviese el banco, pues su único envite había sido un insulso Bale por un insulsísimo Benzema. En el 80′ fue el doble cambio. Se fueron Isco, cansado, y Casemiro, prescindible toda la noche. El Madrid desplegó sus alas y nos regaló 10 minutos de ésos que nos han hecho temidos en Europa.

La eliminatoria está bastante de cara. Si marcamos en París seguramente consigamos clasificarnos, pero la irregularidad del equipo este curso y su falta de gol nos obligan a ser prudentes. Pero la sonrisa en la boca perdura al día siguiente.

Anuncios