Real Madrid 1 – Ajax 4. Nos han robado la primavera.

25 COURTOIS

2 CARVAJAL           5 VARANE              6 NACHO        23 REGUILLÓN

14 CASEMIRO

10 MODRIC           8 KROOS

17 VÁZQUEZ                    9 BENZEMA                28 VINICIUS JR.

  • 11 BALE x 17
  • 20 ASENSIO x 28

 

Fue en el vagón de metro hacia el Bernabéu cuando intuí el desastre que se avecinaba. En mi teléfono pude ver que Solari volvía a alinear el centro del campo que sumaría 4 partidos en 9 días. Modric, Casemiro y Kroos. Estaban fundidos. Son una sombra de lo que fueron. Al poco de comenzar, Kroos perdió un balón en el centro del campo y poco después ya ganaba el Ajax 0-1.

Anoche vimos en el Bernabéu un equipo emergente, repleto de jóvenes descansados, pasar por encima de unos héroes cansados y envejecidos. Como el Tercio Viejo del ejercito español, cayó ante los holandeses tras años de triunfos. Y lo hizo con estrépito, como un balonazo en un cristal. Nada ayudó: ni la suerte (cabezazo al larguero de Varane con 0-0, rematea al palo de Bale con 0-2), ni el físico (dos lesiones en el primer tiempo: Vázquez y Vinicius) ni el árbitro (pudo  anular el 0-3 sin problema, pues parece que el balón sale del campo antes y anduvo un rato mirando el VAR) pudieron hacer nada. El destino estaba escrito. El equipo holandés jugó de maravilla y marcó goles de gran mérito. La ruleta que precede al segundo o el libre directo del cuarto son de muchos quilates. En ambos goles Casemiro es protagonista negativo: se come el regate como un juvenil y comete la innecesaria falta que provoca el último gol. Lo que hace estar quemado. El equipo no era capaz de defender ni de atacar. Carvajal y Reguillón también han jugado 4 partidos en 9 días. No podían con las botas. Es increíble que ante el Barcelona en liga no jugasen Odriozola, Isco, Ceballos, Marcelo o Mariano de inicio. Hay más plantilla de la utilizada.

Quizá el pecado que más duela sea el de la soberbia. Cuando en Amsterdam nos pusimos ganando 1-2 el resultado era engañoso, pues el Ajax dominó y tuvo ocasiones. Pero Ramos decidió provocar la tarjeta amarilla para no jugar la vuelta. Pero no penséis que estaba en el vestuario haciendo grupo. Ayer, mientras el equipo se desangraba en defensa, nuestro capitán andaba en un palco privado posando para un documental que le están haciendo. Mantengo que Yucatán es más razonable que su dueño. Y nosotros jugándonos el pase con Nacho y Varane de centrales, que parecen Mortadelo y Filemón. El canterano en algún momento pasó por un buen suplente, ahora mismo no da el nivel para jugar en 1ª división.

En contra de lo que pueda esperarse, el Bernabéu animó de forma entusiasta con el 0-2. Se quedó helado con el 3º, más aún cuando fue precedido de suspense en forma de VAR. Asensio acortó cuando faltaban 20′ y la grada volvió a encenderse, pero la llama apenas duró unos minutos. El cuarto gol fue un mazazo insuperable. De Courtois se espera que pare tiros como ese, que sea un portero que decide partidos. Sin ser el mayor culpable, anda lejos de Oblak o de Ter Stegen a la hora de ser decisivo.

Con el 1-4 la sensación de fin de ciclo asoló el Paseo de la Castellana. No hubo reproche, más bien resignación. La afición se mostró más agradecida que enfadada, recordando las 8 semifinales consecutivas y los cuatro títulos conseguidos en los últimos años. Nadie ha sido 1000 días campeón de Europa desde que se instauró la Champions. Seguramente, nadie lo volverá a ser. Gracias eternas a una generación legendaria. Ahí está la puerta.

Ahora la pelota está en el tejado del presidente. El equipo está  en un estado parecido a cuando en 2009 volvió Florentino Pérez a la presidencia después de que Ramón Calderón y Juande Ramos dejasen el equipo hecho un descampado. Llegaron Kaka, Benzema, Ronaldo, Alonso, Granero y Arbeloa. Al año siguiente, Di María, Özil y Khedira. Salieron Raúl, Guti, Salgado, Robben, Snejder, Cannavaro… Cambio de ciclo, que se llama. Hay que sanear.

Anuncios

Ajax 1 – Real Madrid 2. Los almendros

Asensio remata el 1-2

 

25 COURTOIS

2 CARVAJAL           6 NACHO               4 RAMOS          23 REGUILLÓN

14 CASEMIRO

10 MODRIC              8 KROOS

11 BALE         9 BENZEMA             28 VINICIUS JR.

  • 17 VÁZQUEZ x 11
  • 20 ASENSIO x 9
  • 7 MARIANO x 28

 

Como las flores blancas de un almendro, los jugadores del Real Madrid reaparecen en febrero, que es cuando la Copa de Europa se pone seria. Incluso aunque vistan de negro, como anoche, siempre florecen en la preprimavera. Durante los últimos años hemos visto un equipo muerto y enterrado en Navidad que acababa levantando la “orejona” en el mes de mayo. Nadie duda que si el partido se hubiese jugado el 13 de noviembre en lugar del hoy, hubiésemos perdido 3-0. El Real Madrid se transforma en este torneo.

El Ajax seguramente se esté preguntando qué ha hecho mal para perder este duelo. Jugó bien, con orden y energía, y acorraló al Madrid en el primer tiempo. Mandó un tiro a la madera e incluso marcó un gol que si no hubiese VAR hubiese subido al marcador: ni siquiera Courtois protestó la jugada. El árbitro decretó fuera de juego de Tadic, que obstaculizó al portero. Es de agradecer, eso sí, que al acabar el partido la UEFA explicase la decisión. Puede ser compartida o no, pero es comprensible por todos. Igualito que en la RFEF…

Seguramente se pueda explicar el mal primer tiempo del Madrid por el cambio de Bale x Vázquez. Cuando juega el anárquico y genial galés, la ayuda defensiva es mucho menor que cuando lo hace el aplicado y gris lucense. Como de Benzema y de Vinicius tampoco podemos esperar un sacrificio defensivo brutal, nuestro centro del campo de desenvolvió en inferioridad hasta que en el 60′ deshizo Solari el cambio inicial. Un minuto antes nos habíamos adelantado en el marcador. Pase genial de Reguillón a Vinicius que avanza driblando hasta que sirve un tiro franco a Benzema. Fijáos en Reguillón, corriendo con los brazo en cruz hacia el autor del gol recién conseguido. El canterano no tuvo su mejor noche, pero contiene muchos de los valores que han hecho grande al Madrid.

El gol fuera de casa es un potosí. Incluso tras empatar el Ajax – tras pérdida de Vázquez, como en el Wanda – estaba bien el resultado. Pero Solari se dio cuenta de que un 1-2 es mucho más decisivo que un 2-1 y envidó con Asensio y Mariano para dar aire a la delantera. El mallorquín , de madre holandesa, buscó el gol con ahínco y lo encontró en el 86′ tras pase de Carvajal.

Como la eliminatoria estaba encarrilada, Ramos decidió ver la amarilla para pasar límpio a cuartos de final. Mala idea – esto lo hizo Beckham en 2004 ante el Mónaco con 4-2 en el Bernabéu y no se me olvida cómo acabó la historia – pero mucho peor idea es reconocerlo ante los micrófonos. Tras jugar un partido imperial, Ramos la cagó ante el micrófono. Cómo se parece nuestro capitán a su caballo Yucatán: un prodigio físico con limitadas cualidades intelectuales.

CD Numancia 0 – Real Madrid 3. Objetivo cumplido

Bale marca el 0-1 de penalty

1 NAVAS

2 CARVAJAL           3 VALLEJO         6 NACHO        12 MARCELO

18 LLORENTE

24 CEBALLOS                  20 ASENSIO

17 VÁZQUEZ               21 MAYORAL            11 BALE

23 KOVACIC X 11

22 ISCO X 24

19 ACRAFF X 20

Empezó el Madrid el 2018 con un incómodo partido en el gélido estadio de Los Pajaritos. La diferencia de categoría de ambos equipos lo transformó en un duelo en el que el Madrid tenía poco que ganar y mucho que perder. Todo lo que no fuese decidir la eliminatoria en el duelo inicial se consideraría un fiasco por los muchos agonías que nos rodean. El 0-3 final hace que el objetivo se haya cumplido, aunque la forma de conseguirlo deja dudas en el ambiente.

El partido de nuestro equipo fue tíbio. Con un XI plagado de jugadores no habituales, la respuesta al empuje inicial de los locales fue una especie de Don Tancredo, es decir, estar quietos y dejar pasar los minutos hasta que la diferencia de calidad aflorase. Apenas pasó gran cosa hasta el minuto 30, cuando el desafortunado Theo cometió un penaltito sobre Rubio que el árbitro dejó sin sancionar. En la jugada siguiente Vázquez fue objeto de penaltazo que lógicamente sí fue sancionado, lo que provocó irá en el equipo local, en el respetable público soriano y en los comentaristas de televisión. Fue Bale quien marcó el penalty. Con la mínima ventaja llegamos al descanso, sólo Vázquez parecía querer ganarse el puesto. El resto, cumplidores y poco más. Caso aparte es del de Bale, que se toma este partidos como parte de su lento viaje hacia el jugador que era hace un par de años, cuando, no nos olvidemos, el equipo descansaba sobre sus hombros.

En la reanudación, otra vez lo esperado. El Numancia se pone a correr como si lo fuesen a prohibir y de paso a dar patadas. Ceballos fue quien más patadas se llevó. No critico su actitud; cuando el rival es mejor que tú un recurso es jugar duro y esperar a ver qué hace el árbitro. El de esta noche fue consecuente con el reglamento y sacó varias veces la tarjeta amarilla a pasear, hasta que, faltando media hora, uno de los locales vio la tarjeta colorada. La superioridad numérica debería ser decisiva.

En estas, Llorente perdió un sonrojante balón en la medular. Tanto él como Theo nos demuestran cuando salen que no es igual jugar en el Madrid que en Alavés. Y Llorente aún salió barato por ser recompra, pero la millonada pagada por Theo tiene pinta de ser un desperdicio. Me parece peor que Contreao. La pérdida del medio centro fue desembocó en un tiro desde cuarenta metros que se estrelló en el larguero de Casilla, para volver a botar a un metro de la raya de gol. Los locales pedían gol como los catalanes la independencia: a ver si cuela.

A todo ésto, salió Isco a poner algo de orden. Con el malagueño en el verde empezaron a pasar cosas y faltando cinco minutos Vázquez fue objeto de otro penalty. Este me pareció más dudoso, pero pitable en cualquier caso. Isco marcó desde los 11 metros y, cuando el partido moría, Mayoral marcó el tercero tras un buen centro de Vázquez. La eliminatoria quedaba sentenciada. A ver ahora quién es el valiente que va al Bernabéu a ver la vuelta in situ.