Real Madrid 3 – Real Sociedad 4. Importante, pero no prioritaria

av6396_20200206100249
vINICIUS

1 AREOLA

6 NACHO           4 RAMOS            3 MILITAO        12 MARCELO

15 VALVERDE        8 KROOS

16 JAMES

21 BRAHIM            9 BENZEMA       25 VINICIUS

  • 10 MODRIC x 16
  • 18 JOVIC X 15
  • 27 RODRYGO X  21

 

Zidane dejó claro ayer con su XI inicial que consideraba la Copa un torneo importante, pero no prioritario. Si los cuartos de final de ayer llegan a ser de Champions League, no saldrían de inicio Areola, Nacho, Marcelo, James ni Brahim. Ayer dio carrete a los menos habituales, y el daño colateral es que la mala confección de la plantilla te obliga a cambiar el dibujo cuando haces eso. Que el sustituto de Casemiro sea James lo dice todo.

Es cierto que la Copa debe valer, entre otras cosas, para que se fogueen los jóvenes valores y que los titulares descansen. El curso pasado Solari sacó en seis días tres veces la misma alineación, con funesto restultado porque nos quedamos sin Copa, Liga y Champions en ese corto espacio de tiempo. Pero una cosa es sacar a los no habituales y otra cambiar por completo tu forma de juego.

El Madrid llevaba tiempo jugando con cuatro (y a veces cinco) centrocampistas. Ayer salió con 3, uno de ellos James, quien además de estar fuera de forma no es un centrocampista como tal, o lo es menos que Isco y mucho menos que Modric. Así, sobre el césped teníamos un 4-2-4 y para colmo, los extremos eran Brahim y Vinicius, ambos más dotados para correr hacia adelante que hacia atrás. Era evidente que el partido sería un intercambio de golpes, increible propuesta por parte de un equipo al que tanto le cuesta meter gol y que variaba tanto su defensa titular, guardameta incluído. Si Courtois está siendo el Zamora de la liga, anoche Areola dio la sensación de no ser capaz de parar ni un taxi. Y no es comprensible querer foguear a un portero cedido que en junio dirá adiós con la manita.

El caso es que la Real dio primero por medio de ødegard, fantástico centrocampista cedido por el Madrid que más pronto que tarde ocupará el sitio de James y de Modric. Es tan bueno que ya ha cumplido la maldición del ex casi antes de haber llegado. El 0-1 espabió un poco al Madrid, que rondó el gol al filo del descanso. No obstante, el bocata nos lo comimos perdiendo.

Tras el descanso salió Modric por James. Si el partido fuese importante, como contra el Atleti, habría habido más de un cambio en la reanudación, pues eran varios los jugadores que estaban dando el cante. Marcelo y Nacho eran sendos coladeros por las bandas, mientras que Ramos y Militao daban la sensación de haberse conocido minutos antes de empezar. Isak, delantero txuri-urdin con pinta de proyecto de Ibrahimovic marcó tres veces. La primera la anuló el VAR, pero concedió las dos siguientes: una media tijera y un pepinazo a la escuadra. Las tres veces dio la sensación de rematar comodamente.

Con 0-3 casi abandono el campo. Me parecía imposible que el Madrid diese la vuelta. Marcó Marcelo, que aunque no está para jugar en ataque siempre aporta algo (también es cierto que el portero rival puso mucho de su parte). Faltaba mucho, casi media hora, pero lo que llegó fue el cuarto gol de la Real en otro despiste atroz de la defensa. Otra vez pensando en irme cuando va Vinicius, el más activo de nuestros atacantes, y marca gol. En esta ocasión el VAR decidió de el gol no debía valer tras varios minutos de deliberación. Pero pronto marco Rodrigo tras otra brillante jugada de Vini. El Madrid atacaba, el tiempo se agotaba, y en el 90′ marcó Nacho de cabeza el 3-4, justo cuando la Real se quedaba en inferioridad. Era milagroso estar tan cerca de la prórroga después de haber hecho el tonto tantas veces. El Bernabéu apretó, pero, insisto, no como en Copa de Europa. No en vano, ha sido en el coliseo de la Castellana en el único en el que ha ganado el equipo visitante en estas eliminatorias a partido único.

Al final pasaron los donostiarras y a la afición que salía del campo no pareció importarle mucho. A mí sí, sobre todo cuando he visto el resto de semifinalistas. La Copa era muy barata en esta ocasión. Y se ha perdido por la ausencia de centrocampistas en la plantilla.

Real Sociedad 1 – Real Madrid 3. Los especialistas.

2017091722343227871
Así definió Bale el tercer gol

1 NAVAS

2 CARVAJAL       5 VARANE      4 RAMOS     15 THEO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                      22 ISCO

11 BALE     9 MAYORAL     20 ASENSIO

El partido de Anoeta era pérfido. El Madrid saltaba al campo con 7 puntos de desventaja sobre el líder y varias ausencias notables en la convocatoria. Zidane, que se equivocó ante Valencia y Levante, esta vez acertó de pleno. Muchas veces acertar es tocar lo menos posible. Contra el Valencia cambió a Casemiro de sitio para cubrir la ausencia de Ramos; contra el Levante no incluyó a Mayoral en la convocatoria, y la lesión de Benzema descubrió esa carencia. Esta vez el equipo inicial sonaba simétrico y equilibrado. Con Isco, Modric y Asensio juntos, el movimiento de balón estaba garantizado. Mayoral sería la referencia en la punta y Bale se movería por ambas bandas. Todos estaban en el lugar del campo en que son especialistas.

Desde el principio, el Madrid dominó el juego. Teníamos más el balón y en días así piensas que sólo la falta de acierto de cara al gol podría privarnos de la victoria. Corría el minuto 20 cuando Mayoral marcó su primer gol en primera. Lo hizo con oportunismo y desparpajo, pues remató un balón que estaba controlando Sergio Ramos, el capitán. El partido parecía encauzado pero la Real Sociedad consiguió empatar. Lo hizo mediante sus dos laterales, el diestro centró y el zurdo remató a puerta. El tiro era parable, pero Navas no consiguió despejarlo. Vuelta a empezar.

Los pocos minutos que duró el 1-1 fueron los de mayor igualdad en el marcador. La Real consiguió un tiro al travesaño, pero no pasó mucho tiempo cuando Mayoral y Llorente lucharon por un balón aéreo. El delantero se lo llevó e inició una contra que acabó en el segundo gol, marcado en propia puerta por Rodrigues, que era quien poco antes había anotado en la portería adecuada. Los blanquiazules reclamaron falta de Mayoral en el salto, aunque con menos entusiasmo de lo que lo hicieron los comentaristas de Movistar +. Cuenta la leyenda que Carlos Martínez y Julio Maldonado fueron expulsados de RAC1 por ser demasiado antimadridistas.

Con 1-2 se llegó al descanso. El Madrid siguió dominando y la sensación era que el partido se cerraría con un tercer gol. Así ocurrió. Y además, fue el mejor gol de la noche. Isco controla en nuestro campo y lanza un pase al hueco para Bale. El galés, que anda necesitado de buenas noticias, recibió lo que más le gusta: un pase en profundidad y amplia pradera para correr. Comenzó la carrera con un metro de desventaja pero remontó con facilidad para quedarse solo ante Rulli y, una vez allí, definió con categoría. El gol es una gran noticia para recuperar al galés, pero es mejor noticia aún la sensación de confianza que transmitió. Esperemos que esta jugada sea terapéutica.na gran noticia para recuperar al expreso de Cardiff, pero es mejor noticia aún la sensación de confianza que transmitió. Esperemos que esta jugada sea terapéutica.

No ocurrió nada más en Anoeta. El Madrid jugó bien, ganó y transmitió buenas sensaciones. ¿Qué más se puede pedir cuando el fin de semana agoniza?

 

Real Sociedad 0 – Real Madrid 3. Veraneando en Donosti, como la realeza

agosto 22, 2016

 

13 CASILLA

2 CARVAJAL        5 VARANE      4 RAMOS     12 MARCELO

14 CASEMIRO

16 KOVACIC       8 KROOS

11 BALE      21 MORATA      20 ASENSIO

  • 17 VAZQUEZ X 20
  • 22 ISCO X 16
  • 10 JAMES X 21

Visitamos Anoeta a 21 de agosto, un mes en el que antíguamente iban los reyes y aristócratas de España huyendo del calor de los madriles a San Sebastián. El partido fue tan placentero para el Madrid que da la sensación de que fuímos a Donosti de veraneo, más que a inagurar la liga. Antes de los dos minutos ya íbamos ganando: Ramos abre a la derecha, Carvajal controla y centra y Bale cabecea a gol. Los tres ejecutaron sus acciones con maestría, mientras los blanquiazules sólo seguían la jugada con la mirada.

La Real Sociedad claudicó al ponerse en desventaja. Apenas llegó en toda la tarde a la portería de Kiko Casilla, y el Madrid jugaba con comodidad absoluta. Sobre la media hora de partido llegó el 0-2, que confirmó mis sospechas. Asensio definió con una suave vaselina un mano a mano ante Rulli. Quien usa esa suerte para resolver es porque anda muy seguro de sus posibilidades, además de ser muy bueno. Parece que Asensio va a ocupar en el corazoncito de la hinchada blanca el sitio en el que antes estuvieron Isco, Ozil, Snejder, Guti … el enganche que llega y enamora. Amores que en ocasiones, como diría  Sabina, duran lo que dos peces de hielo en un whisky on the rocks.

Morata, en cambio, parece ansioso, como si en cada jugada tuviese que marcar gol. Lo intenta, lucha, pelea… pero creo que le viene grande el puesto de delantero centro del Madrid. Ójala marque pronto, pues quizá así le abandone la ansiedad y juegue más suelto.

Poco más dio de sí el partido. El segundo tiempo sirvió para comprobar la jerarquía que tiene establecida Zidane en la plantilla, al menos de momento. Vázquez va antes que Isco, que va antes que James. Es evidente que el colombiano es un superclase, pero cómo no vender a tu jugador número 14 si llega una oferta de más de 70 MM de Euros. Y cuando el partido moría, Bale marcó de nuevo. Algo tendrá Euskadi que hace al bueno de Gareth sentirse como en su casa de Gales. En Anoeta, el 11 blanco suele dejar su sello, y esta tarde lo hizo dos veces.

Real Sociedad 0 – Real Madrid 1. Los buenos deciden los partidos

mayo 2, 2016

Bale remata a gol

1 NAVAS

23 DANILO     2 VARANE     4 RAMOS   6  NACHO

14 CASEMIRO

19 MODRIC             10 JAMES

11 BALE             29 MAYORAL         18 VÁZQUEZ

  • 20 JESE X MAYORAL
  • 22 ISCO X JAMES
  • 16 KOVACIC X MODRIC

 

Nunca fue fácil ganar en Anoeta para un equipo grande. La temporada pasada cayeron Madrid, Barça y Atleti en ese campo, y en ésta lo volvió a hacer el líder. Para colmo, el Madrid intentó asaltar la ciudad de la Playa de la Concha con un XI circunstancial, rematado con un delantero de Segunda B. No era fácil la tarea, si bien el equipo local también acudió afeitado a la cita, con las bajas de Vela, Jonatas y Aguirretxe.

Sin Benzema ni Ronaldo, la opción de gol pasaba sí o sí por Bale. El galés remató la tarde con un cabezazo soberbio, dificilísimo, que nos dio tres puntos. Fue decisivo, igual que hace siete días en Vallecas, pero debe subir otro escalón:tras triunfar en plazas menores necesita redondear una fanena en Las Ventas para que nos creamos algunos que es sobre su espalda donde debemos construir el nuevo Real Madrid. Esto no es una crítica, ni mucho menos, al galés. No es nada fácil ser el jugador franquicia del equipo de La Castellana.

El cabezazo victorioso de Moñete llegó en el 79′. Hasta entonces, el propio galés había fallado una ocasión clarísima, prácticamente un penalty en juego, quizá más cerca. Pensé que el Madrid marcaría en un corner, porque por alto dominábamos sin problema en uno y otro área. En el juego no era así, no movíamos el balón de manera limpia. Los laterales bajaban mucho el nivel de los titulares. James lo intentaba, pero no está fino y ahora mismo no es fiable. Vázquez se movía torpe lejos de la banda derecha. Zidane ¡¡por fin !! se decidió a mover el banco. Qué lento es Zizou en esta faceta. Salió Jesé por Mayoral – sigue éste más verde que el campo – y a continuación se fue James para que entrase Isco, que es otro que anda mohino pero que cuando sale hace algo diferente. Su primer balón lo perdió y nos costó una amarilla a Modric; el segundo fue una apertura al lateral que no habíamos visto en toda la tarde. Agonizaba el partido y el malagueño abrió a la derecha, donde por fin andaba Lucas Vázquez. El gallego centró perfecto aunque el defensa tenía ventaja. Pero apareció Gareth Bale, la mejor cabeza británica desde Churchill, y decidió el partido. Lo que hacen los buenos.