Real Betis 3 – Real Madrid 5. Asensio echa la puerta abajo

1 NAVAS

2  CARVAJAL          6 NACHO         4 RAMOS       12 MARCELO

14 CASEMIRO      23 KOVACIC

17 VÁZQUEZ                          20 ASENSIO

7 RONALDO          11 BALE

 

Resacosos aún tras la terapéutica victoria ante el PSG, visitó el Madrid el Benito Villamarín, que este año es una montaña rusa. El Betis mete muchos goles y también le meten muchos. Empató a 4 en Anoeta, ganó 3-5 en el Pizjuán y encajó 5 en casa ante Valencia y Barça. Con estos antecedentes, era lógico esperar un partido de goles. Entre tantos goles se iluminó la figura de Marco Asensio, cuya ausencia del XI en las grandes noches ya es insostenible.

El Madrid jugó bien, mal y bien. Salió enchufado y pronto se adelantó en el marcador con cabezazo de Asensio desde el punto de penalty después de que Adán rechazase un tiro de Ronaldo. El portugués celebró como propio el gol de su compañero. A sus 33 años, empieza a aprender que esto es un deporte de equipo. Nunca es tarde. Con el gol el Madrid se relajó y el Betis se puso a tocar el balón con criterio. Liderado por un majestuoso Joaquín – qué pena que no haya jugado en el Madrid este muchacho – comenzó a hacerse dueño del partido. El del puerto lanzó una falta a la escuadra que obligó a Navas a lucirse y después asistió dos veces  a sendos compañeros. El Madrid tenía que remontar, pues llegamos al descanso palmando 2-1.  El equipo, otra vez, se había dejado ir.  Y para colmo Marcelo se había lesionado, y dejó su puesto a Theo, que en portugués se dice Fabio.

Pero algo está cambiando en el Madrid, al que antes los segundos tiempos se le hacían bola. Marcó Ramos tras corner de Lucas Vázquez y Asensio colocó el 2-3 colocando el tobillo como sólo lo saben hacer los muy buenos. La jugada de Carvajal previa al gol fue soberbia. Ya estábamos por delante cuando Ronaldo anotó el cuarto gol. Andaba Adán masticando cuando me acordé de Casillas, de Mourinho. Qué tiempos. Adán tiene días que no para ni un taxi; pero claro, la propuesta de su equipo tampoco ayuda. Es entrañable a la par que ingenua la apuesta de Setién por el tiqui-tiqui aunque no tenga mimbres para hacerlo.

Parecía el partido visto para sentencia cuando el Betis acortó distancias en el 85′. Y aún hubo otra falta de Joaquín que nos pudo haber puesto colorados. En esas estábamos cuando ZZ retiró a Ronaldo (como contra el Levante, ganando por la mínima) para dar unos pocos minutos a Benzema. No necesitó más el francés para anotar el quinto de la noche. Benzema, que tan peleado anda con el gol este curso, anotó como quien lava para cerrar el partido. Extraño y divertido.

Anuncios