Tottenham Hotspur 3 – Real Madrid 1. Debe haber alguna forma de salir de aquí

Delle Ali nos vacunó. Dos veces.

There must be some kind of way outta here
Said the joker to the thief
There’s too much confusion
I can’t get no relief

All Along The Watchtower (Bob Dylan)

13 CASILLA

19 ACHRAFF           6 NACHO        4 RAMOS      12 MARCELO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                             8 KROOS

22 ISCO

7 RONALDO       9 BENZEMA

  • 20 ASENSIO x 22
  • 21 MAYORAL x 9
  • 15 THEO x 10

 

Después de la derrota en Girona, muchos pensamos que el Madrid daría un golpe sobre la mesa y nos regalaría una victoria parecida a la conseguida en Dortmund hace alrededor de un mes. El escenario y la competición eran de postín, así que esperamos al Madrid de las grandes ocasiones. En Montilivi dio la sensación de que el equipo no se esforzó a tope, pero ese extremo estaba descartado esta noche. Y lo estuvo. Esta vez el equipo se esforzó, pero no dio para más. Hoy por hoy los Spurs son mejores que nosotros y, aunque el castigo en el marcador fue excesivo, la derrota fue más que merecida.

Es cierto que el partido no se pareció al de Girona. El Madrid pareció comprometido, pero el rival tenía mucha más miga. Kane y Delle Alli son mejores que cualquiera de nuestros delanteros, por muchos premios que los nuestros ganen. Y el resto del equipo de Pochettino está muy bien organizado, rematado con un portero de categoría.. No es menos cierto que su primer gol debió ser anulado por offside y el segundo entra tras pegar en el culo de Sergio Ramos. El tercero llegó en una contra cuando el Madrid se estiró desesperado para buscar el gol.

Siempre que enhebró alguna buena jugada, el Madrid se topó con Llorís. Y cuando no fue así, nuestra mala suerte llegó hasta el punto en que Ronaldo impidió un gol de Ramos a puerta casi vacía. A falta de 10′ Ronaldo maquilló el resultado. Es triste esa sensación de que sólo el luso puede anotar gol.

En cualquier caso, la derrota es mucho menos grave de lo que podía serlo, dados los resultados que se han dado en el grupo. El Madrid tiene muy difícil ser primero pero casi seguro ser segundo (bastan 2 puntos entre Chipre y la visita al Bernabéu de un Dortmund deshauciado). El año pasado también entramos como segundos y acabamos campeonando. Todo depende de la suerte que tengamos en el sorteo, donde puede tocarnos el PSG o el Besitkas. Un huevo y una castaña.

 

 

Anuncios

Real Madrid 1 – Tottenham 1. Competición anestesiada

No es un paradón de Llorís. Es un fallo garrafal de Benzema

1 NAVAS

19 ACHRAFF        4 RAMOS     5 VARANE      12 MARCELO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                   8 KROOS

22 ISCO

7 RONALDO      9 BENZEMA

20 ASENSIO X 9

17 VÁZQUEZ X 22

 

Salimos del Bernabéu tras el tercer empate del curso (de las cinco veces que he ido este año, más equis que unos) con la sensación de que la cosa tenía arreglo. Nada se ha roto, pues el objetivo de ser primeros de grupo sigue a mano. Si ganamos en Wembley estará casi conseguido, incluso empatando será factible porque nos quedan dos partidos más sencillos que a los ingleses. Y si perdemos el día de los Santos tampoco será un drama: entraremos como segundos a la fase de eliminatorias, como el año pasado. Y ya sabemos como acabó la Champions el año pasado.

El ambiente de las noches europeas de otoño nada tiene que ver con el de las primaverales, cuando el partido es un todo o nada. No quiero decir que el Madrid no quisiera ganar, pues salió enchufado y en el 4′ Ronaldo estrelló un tiro en la madera, que luego Benzema mando fuera a puerta casi vacía. Pero el autogol de Varane transformó un partido que teníamos controlado en un intercambio de golpes en el que los porteros se agigantaron. Navas y Llorís hicieron varias paradas de mérito, en especial el francés. Porque la ocasión más clara de los ingleses no tuvo que ver con nuestro portero, ya que Kane la envió fuera. Olvidémonos de fichar a este sujeto, para fallar ocasiones claras ya tenemos a Benzema. Dominamos más que ellos, y cuando Isco cogía la bola siempre pasaban cosas. El estado de forma del malagueño está por encima del de todos sus compañeros. Tendrá que entonarse alguno más si queremos tener un buen año.

Otro factor diferencial con el curso pasado es el balón parado. Hace un año Toni Kroos servía una asistencia tras otra en corners o en faltas laterales, pero este año no somos capaces de aprovechar esas situaciones, y eso que contamos con una nómina de rematadores que muchos quisieran: Ramos, Varane, Casemiro, Ronaldo… . Además, da la sensación de que el equipo empieza a notarlo y desesperarse. A veces sacamos el corner en corto, otras veces prueba Isco en lugar de Kroos… Ahí tiene trabajo el cuerpo técnico.

Como otras veces, Zidane tardó en mover el banco, y sólo tuvimos 15 minutos de Asensio y 5 de Vázquez como refresco. El año pasado, en días como este, salían Morata, James e incluso Mariano a ver si metían alguno. Demasiados goles que este año no tenemos. Total, que la cosa acabó en tablas y a nadie pareció fastidiarle mucho. Hasta que llegan los cruces, la competición parece anestesiada.