Alavés 1 – Real Madrid 2. Artistas con el mono puesto

he28049_20191130034639

13 COURTOIS

2 CARVAJAL            3 MILITAO        4 RAMOS          12 MARCELO

14 CASEMIRO

10 MODRIC                   8 KROOS

22 ISCO

11 BALE              9 BENZEMA

  • 27 RODRYGO x 11
  • 15 VALVERDE x 10
  • 23 MENDY x 22

Partido clásico del fútbol del norte. Lluvía y frío conformando un día de perros, por mucho que fuese la hora del vermú. El Madrid sacó tres puntos en Mendizorroza de los que todo el mundo coincide que son los que a la postre dan las ligas. El Alavés es muy fiable en casa defensivamente: hasta nuestra visita sólo había encajado 2 goles como local.

Zidane hizo un cambio por línea en el XI inicial, portería incluída. Mantuvo el 4-4-2 con centro del campo en rombo y dejando arriba a Bale con Benzema. Más allá del esquema, la clave es que los once salgan enchufados desde el primer minuto, y respondan con atención las exigencias del partido. Claro que eso no es fácil cuando no estás habituado a competir: militao nos lo demostró en el minuto 6, donde llegó tarde y provocó un penaltito, que bien nos podían haber pitado pero que el árbitro decidió que no era . Tan seguro estaba que, no sólo no consultó con el VAR sino que mostró tarjeta amarilla al delantero golpeado. Las imágenes demostraron que el contacto era evidente.

Más allá de esa jugada, el Madrid llevaba el peso del partido. Los cuatro centrocampistas movían deprisa el balón, con mención especial para Isco, a quien muchos habíamos enterrado después de un año para olvidar y, si mantiene este nivel, será difícil que salga del equipo titular. Un pase del malagueño a la cabeza de Bale casi acaba en el primer gol, pero el balón dio en el palo. Rondó el Madrid el gol pero al descanso llegamos empate a cero, con la lluvia cada vez más fuerte.

A los 10′ de la reanudación marcó el Madrid el primer gol. Kroos sacó una falta lateral y Ramos marca de cabeza. Hacía tiempo que no aprovechábamos el balón parado, difícil de entender con la nómina de cabeceadores que tenemos en el equipo. Lo más difícil era abrir el melón. Ahora sólo habría que aguantar… Aunque el Alavés dio un paso al frente, tomó el balón y se puso a tacar como si no hubiese un mañana. No habían pasado ni 10′ cuando Ramos cometió un absurdo penalty sobre Lucas Pérez, que el propio gallego se encargó de transformar. Lo que Ramos te da, Ramos te quita.

Afortunadamente marcamos poco después. De no ser así, el partido se habría puesto en chino mandarín. Modric avanzó por el carril del 8, colgó el balón para que Isco entrase con todo al remate. Entre Pacheco y el poste evitaron el gol en primera instancia, pero Carvajal, atento al quite, lo mandó al fondo de la red.

El Madrid no permitiría que le empatasen de nuevo. Respondió al empuje local con rigor, y defendió con coraje y atención ataque tras ataque local – incluídos cinco corners consecutivos – . Hubo 8 minutos de descuento, en los que la ocasión más clara la tuvo el  recién ingresado Valverde para hacer el que hubiese sido el tercer gol del Madrid.  No llegó, pero tampoco hizo falta.

Real Madrid 2 – Paris SG 2. El cuarto hombre

15748004950254
Ese brazo está demandando un brazalete

13 COURTOIS

2 CARVAJAL              5 VARANE              4 RAMOS             12 MARCELO

14 CASEMIRO

15 VALVERDE              8 KROOS

22 ISCO

9 BENZEMA                7 HAZARD

  • 11 BALE x 7
  • 10 MODRIC x 15
  • 27 RODRYGO x 22

 

En primavera de 2017 Zidane decidió abandonar el esquema 4-3-3 que imperaba en aquellos tiempos de la BBC y metió un 4º centrocampista en el XI inicial. Sacrificaba un delantero a cambio de un mayor control de los partidos. El restultado fue la consecución de la liga y la Copa de Europa, doblete que no ganábamos desde hacía casi 60 años.

Anoche Zidane repitió esa jugada. Entró Isco a jugar en el vértice superior del rombo que formaba en centro del campo, usando el esquema de Valdano y Cappa en 1995. Valverde y Kroos jugaban de interiores y Casemiro hacía de 5 tapón. (Aquello era con Laudrup, Michel, Amavisca y Redondo. Qué tiempos). El resultado fue que el Madrid se merendó al PSG. El equipo francés nos pasó por encima hace un par de meses, y esta vez fue sometido de forma cristalina. Imagino que si sale Modric x Isco, incluso James, el resultado es parecido. La clave es que haya 4 en el centro. De hecho, cuando entró Rodrygo por Isco y volvimos al 4-3-3, íbamos ganando.

La victoria se escapó por culpa de errores individuales, de ésos que pueden matarte en un partido de la fase de cruces, pero que ayer resultaron intrascendentes. En el minuto 80 ganábamos 2-0 y un pase lateral iba a ser controlado de forma sencilla por Courtois pero Varane se lo quitó de las manos. El gol fue un puñetazo en la mandíbula, y 2′ después Sarabia marcó el segundo. En ese escaso intervalo se le escapó al Madrid la victoria.

El resto de la noche fue placentera. De ésas noches que da gusto ver jugar al equipo. Hazard y Benzema tienen una calidad fuera de serie. El francés marcó dos veces, y cada vez pone más difícil al seleccionador francés justificar su ausencia mientras alinea a Giroud o Griezzman. El belga cada vez juega mejor y se atreve a más cosas. Su jugada previa al primer gol fue un slalom a toda velocidad en el que hizo un caño hasta al árbitro.  Confiemos en que su lesión sea leve.

Hubo también una jugada controvertida al filo del descanso, cuando el colegiado expulsó y desexpulsó al portero local por cometer penalty. El VAR decretó que había una falta previa sobre Marcelo, falta ante la que en un principio el árbitro  agitó su mano derecha con la palma hacia arriba al más puro estilo Sergio Ramos. Precisamente fue Ramos quien provocó esa contra por su afán de subir al ataque sin venir a cuento. Su negligencia táctica es cada día más sonrojante. Si Mendy va entrando por Marcelo, debería también Militao ir entrando en el equipo. Tanto Ramos como Varane se han ganado algún ratejo de banquillo.

Uno de los mejores de la noche fue Valverde, que ha conquistado al Bernabéu con su generoso despliegue, en defensa y en ataque. El urguayo es un box to box que ha salido muy barato y con una pinta excelente. Ahora mismo él y Casemiro se antojan imprescindibles en el centro del campo. Fue muy difícil comprender que fuese el pajarito quien dejase su sitio a Modric. Isco o Benzema parecían más cansados cuando se produjo el cambio, aunque estos dos, con Marcelo, fueron los protagonistas del segundo gol, que llegó poco después del mencionado cambio y que nos permitió pensar que el partido estaba en la buchaca.

El héroe para los franceses fue Keylor Navas, portero que en el Bernabéu dio un buen rendimiento pero que tuvo en su trayectoria nubes y claros. La afición no recuerda actuaciones como la de la vuelta de cuartos de final ante la Juve, cuando encajó tres goles a cual más lamentable. Anoche tuvo un buen día, como los tendrá también cualquier otro jugador. Decidió irse a final de agosto cuando el Madrid ya había pactado la cesión de Lunnin al Valladolid, y el club le facilitó la salida – decisión bastante dificil de comprender -. El caso es que yo no veo el martirio por ningún lado. El caso es que el tico tuvo tres o cuatro paradas de mérito, pero se llevó dos goles y no cayó el tercero por menos de 10 cm, los que separaron del gol el libre directo que ejecutó Bale en el tiempo de descuento y estampó en el palo izquierdo con violencia. Keylor ni la olió.

Algunos aficionados volvieron a pitar a Bale cuando apareció sustituyendo al lesionado Hazard. Aplauden a Mbappe o a Navas, que van de azul, y pitan a uno de blanco. Más tontos y no nacen.

 

Real Madrid 3 – Real Sociedad 1. El equilibrio y la injusticia

El número 10 marcó con la zurda. Un homenaje a Puskas en el XIII aniversario de su fallecimiento

13 COURTOIS

2 CARVAJAL        4 RAMOS       5 VARANE            23 MENDY

14 CASEMIRO

10 MODRIC                                 15 VALVERDE

27 RODRYGO               9 BENZEMA         7 HAZARD

  • 11 BALE x 27
  • 8 KROOS x 15
  • 22 ISCO x 10

Visitaba el Bernabéu la Real Sociedad, equipo que compartió con el Madrid un cachito de mi corazón en los primeros años ochenta. Sí, ya se que suena a blasfemia, pero yo tenía 6 años y estaba flipado con Arconada. Me gusta ir al campo cuando  vienen los donostiarras, que llegaban bien clasificados y con el prometedor Odegaard como estilete. Se adelantaron en el marcador en el minuto 2, porque Sergio Ramos regaló un gol. Nuestro capitán cada día es más indigno de portar el brazalete, que luciría mucho mejor en el brazo de Benzema o de Casemiro. Sus goles de cabeza nos han dado momentos inolvidables, especialmente el que supuso el empate en la Final que todos recordáis, pero en una balanza no sé si pesarían más sus luces o sus sombras. Es el caso opuesto al de Bale, quien ha sido decisivo  más veces que el camero pero los medios de comunicación se empeñan en ponerlo a los pies de los caballos una y otra vez.

Pese al gol en contra, el Madrid se mostró tranquilo y organizado, confiante en que llegarían los goles. Esto es fruto de que el centro del campo está más equilibrado desde que Valverde se ha hecho un hueco en el XI. El pajarito corre como un descosido de un lado a otro, constantemente, y eso redunda en comodidad para Modric, que se vio muy a gusto toda la noche con los dos escuderos colocados detrás. No es casualidad que dos de los goles fuesen obra de los dos centrocampistas: Modric y Valverde.

Antes de esos goles había sido Benzema quien consiguió el empate. Está tan entonado el francés de cara al gol que marca goles inverosímiles, como este que consiguió con el pectoral izquierdo. Justo con la parte donde está la escarapela que nos acredita como vigentes campeones del mundo, inalterable  desde 2016.

Con 2-1 en el marcador salió Bale por Rodrygo. La pitada que recibió al salir fue épica, y cada vez que recibía el balón había música de viento en La Castellana. Pero el galés, lejos de amilanarse, pidió el balón una y otra vez. Se mostró incisivo y participativo, y de sus botas nació el tercer gol. Estamos de acuerdo en que es un marciano al que deberíamos haber vendido hace tiempo. No hay quien entienda que sea el mejor pagado de la plantilla, cuando ninguna temporada juega más del 50% de los minutos. Pero mientras siga siendo nuestro hay que utilizarlo y hacer que juegue en las mejores condiciones. Tiene múltiples virtudes, una de ellas el gol, tan escaso en la plantilla. Pitarle es de necios. Pero claro, para asistir al Bernabéu no hay que superar ningún test de inteligencia. El sabado se volvió a demostrar.

SD Eibar 0 – Real Madrid 4. Siempre vuelve

tpdstyjre5bpba4pyvzaezow2e
La rabona de Hazard.

13 COURTOIS

2 CARVAJAL           5 VARANE             4 RAMOS       23 MENDY

14 CASEMIRO

         10 MODRIC                       15 VALVERDE

17 LUCAS V.            9 BENZEMA         7 HAZARD

  • 25 VINICIUS X 7
  • 22 ISCO X 15
  • 21 BRAHIM  x 17

Hace un año el Madrid perdió 3-0 en Ipurúa. Es un campo en el que tienes que poner más ganas que el rival, que no es poco. Si además hace una climatología como la de esta tarde, la cosa se agrava. Lluvia, frío… Era un partido para sacar el carácter. Me temí lo peor cuando ví a Modric en el XI en lugar de Kroos, pues creo que el croata ya no está para estas batallas, y mucho más al ver a Lucas Vázquez. , lo que implicaba que Rodrygo no tendría continuidad tras sus tres goles en Champions. Pero me equivoqué. Salió cara. Igual tuvo algo que ver la Virgen de la Almudena, patrona de la capital.

El equipo, pese a estar lejos de La Castellana, jugó como más gusta al tendido 7 del Bernabéu. Ordenado, atento, sin dar tregua… Pero al trabajo hay que sumarle calidad, y ayer nuestros jugadores demostraron que la tienen en cantidad. Hazard, cada día más entonado, hizo una jugada maradoniana, con taconazo y rabona incluídos, de ésas que compensan pagar una entrada.

No tardó el Madrid en ponerse por delante. Benzema embocó una buena volea con la izquierda tras un rechace del portero. Un minuto después, Hazard era objeto de un evidente penalty, que Ramos convirtió en el segundo. Y antes de la media hora otro penalty sobre el sorprendente Lucas Vázquez sirvió para que Karim anotase su segundo de la noche, noveno en liga. Tras 10 temporadas de blanco, el ariete francés encabeza la lista de goleadores de primera. Sin tirar faltas ni la mayoría de los penalties.

El Eibar no claudicaba. Con 0-3 seguía achuchando, pero hoy el Madrid era un equipo suficientemente serio y ordenado como para no pasar apuros. Y llegó el cuarto, un premio para el pajarito Valverde que a sus 20 años se está afianzando en el XI como mejor complemento de Casemiro. El uruguayo es un maratoniano, un box to box que dicen los ingleses. Tipo Pogba, pero veinte veces más barato. Hubiése sido un drama pagar una morterada por el francés porque no habíamos visto jugar a Valverde. Igual que quedarnos a Llorente, de quien sus viudas lloraban por su venta (40 MM, no lo olvidemos) y ahora apenas juega en el equipo del pueblo. Hubo tiempo para dar minutos a Vinicius e Isco, que aportaron lo mejor de su juego porque esta vez estaban los dos en su posición ideal, e incluso el casi inédito Brahim.

Una pena haber tardado hasta noviembre en dar con este XI, equilibrado y eficiente. Cada vez nos duran más las pretemporadas. Quedémonos con lo bueno: si el Madrid logra jugar así de forma contínua, será muy difícil que no gane los partidos.

 

Real Madrid 6 – Galatasaray 0. ¿Ha nacido una estrella?

El Bernabéu a los pies de Rodrygo

13 COURTOIS

2 CARVAJAL           5 VARANE             4 RAMOS       12 MARCELO

14 CASEMIRO

15 VALVERDE                                 8 KROOS

27 RODRYGO            9 BENZEMA         7 HAZARD

  • 23 MENDY x 12
  • 10 MODRIC x 14
  • 22 ISCO X 7

El partido ante el Galatasaray supuso la subida a los altares de Rodrygo Goes, adolescente brasileño que llegó pensando en el Castilla. Hasta ahora apenas había jugado 4 veces, con un gol ante Osasuna hace una semanas, pero que ha demostrado la importancia de estar en el sitio adecuado en el momento justo. Su proeza le une a Raúl y a Butragueño, que fueron los últimos que consiguieron tantas dianas en tan breve tiempo. Rodrygo ha llegado, pero sólo el tiempo puede hacerlo acreedor de la camiseta blanca con el 7 a la espalda – la más pesada del fútbol mundial -. De momento lleva el 27  Aunque en el camino también ha habido Morales y Robinhos, tal y como está la plantilla parece sensato apostar por él y entregarle el flanco derecho diez partidos seguidos, a ver qué pasa.

No es fácil recordar partidos en los que ganábamos 3-0 antes del cuarto de hora. Menos en Champions League, donde los últimos  precedentes son Brujas, Ajax y CSKA. La lata la abrió Rodrygo, con un zurdazo preciso tras recorte con la derecha. El segundo también fue obra suya, tras rematar al segundo palo un centro de Marcelo. Incluso pudo haber marcado el 3º si Ramos le hubiese cedido el penalty pitado VAR mediante por pisotón a Kroos. Pero nuestro capitán se empeña en demostrar quién manda en lugar de ayudar a los nuevos que llegan. Cuando pienso en Santillana o Camacho, capitanes de mi infancia, me parece inexplicable que sea Ramos quien porte el brazalete del Madrid.

Quizá la jugada del cuarto gol sea la que más esperanza nos hace depositar en Rodrygo, pues robó el balón con un buen trabajo de presión y asistió a Benzema . También es cierto que esa jugada retrató  al equipo turco, que aún no ha marcado gol en las cuatro primeras jornadas de competición. Pero vamos, otros han venido igual de cutres y no se han llevado seis.

El segundo acto fue un entrenamiento con público. Aprovechó Zidane para dar vuelo a Modric y a Isco, a ver si los recupera para la causa. El malagueño casi marca de cabeza al poco de salir, y dejó algunos pases interesantes. Esta vez salió por Hazard: Isco sólo va a aportar su juego en un 4-4-2, jugando de volante con 3 delanteros se ahoga. A Modric cuesta tenerle fe, pues sus 34 años pesan más que los kilos de calidad que siempre llevará en su mochila. Hubo dos goles más, el segundo de Karim y el tercero de Rodrygo. Los tres goles del brasileño recordaron en su ejecución los que metía Raúl González Blanco. Nada me gustaría más que una reencarnación en este adolescente de mi delantero favorito.

Real Madrid 0 – Real Betis 0. Incapaces.

13 COURTOIS

2 CARVAJAL       5 VARANE         54RAMOS         12 MARCELO

14 CASEMIRO

10 MODRIC             8 KROOS

27 RODRYGO             9 BENZEMA              7 HAZARD

  • 25 VINICIUS x 27
  • 18 JOVIC x 9

El Real Madrid no fue capaz de marcar ni un solo gol al equipo más goleado de la liga, que llegaba al Bernabéu con 21 goles en contra en los primeros 11 partidos. Rubí salió un un esquema propio de Javi Clemente y le salió bien. 3 centrales y Bartra por delante no es sino una variante del autobús del tío Benito. El Madrid salió enchufado, espoleado por los resultados negativos de FC Barcelona y de Atlético de Madrid. Ganar supondría el liderato, con 2 puntos de ventaja sobre el segundo.

Modric se abre de piernas y Benzema obliga a lucirse a Joel. Hazard marca en el 9′. Tenía pinta de goleada, no nos engañemos. Pero el VAR anuló el gol del belga, que había arrancado la jugada en orsay y poco a poco el Madrid se fue diluyendo. Benzema pudo marcar en remate forzado, a pase de Carvajal, y Ramos tuvo otra ocasión franca tras pase con el pecho del propio francés. Pero el Madrid iba de más a menos, y el Betis se dio cuenta que si tocaba la pelota con paciencia, Canales y Fekir mediante,  el Madrid no se la robaría. ¿Por qué? Porque en la medular no estaba Valverde, que va en cohete, sino Modric, que va en silla de ruedas. Siempre tendrá clase, claro, pero no puede jugar con sólo 3 en el medio.

En el segundo tiempo el Madrid ya no merecía el gol como al principio. El partido estaba igualado, y ahí recordé que, en otra época. teníamos un arma poderosa en el balón parado. Un corner era medio gol, una falta al borde del área era una oportunidad de gol. Es otra virtud que hemos perdido. Pudo marcar en un mano a mano de Mendy, pero otra vez el francés nos recordó que su agente es nuestro ídolo, porque colocar a un jugador así por 45 MM no es moco de pavo. Él y Jovic suman más de 100 MM, y su aportación en la plantilla es absolutamente nula. Zidane, otra vez, hizo los cambios utilizando la punta de su circuncidada polla. Quitó a Rodrygo para poner a Vinicius a la derecha. Vini a ese lado es aún más inútil, si cabe. Tuvo una ocasión en el descuento pero fue incapaz de embocar entre los tres palos. También quitó a Benzema, el más lúcido de nuestros atacantes y el más fértil de cara a gol, para sacar a Jovic. Inexplicable. Pero, no se lo pierdan, no hizo el tercer cambio. Modric se arrastraba, Kroos cansado, Mendy inútil… en el banco Isco, Valverde o Marcelo podrían haber jugado 15′ como recambios naturales de los tres. Su santísima calvidad decidió que no.

Cuesta creer que quisiese ganar el partido.

Cuesta creer que haya ganado 3 Copas de Europa seguidas

Cuesta creer cómo abandona toda esperanza de ganar la liga más barata de la última década.

Cuesta creer que siga entrenando al Madrid.

Galatasaray 0 – Real Madrid 1. El viaje a ninguna parte

Resultado de imagen de GOL KROOS GALATASARAY

 

13 COURTOIS

2 CARVAJAL          5 VARANE               4 RAMOS          12 MARCELO

14 CASEMIRO

15 VALVERDE           8 KROOS

27 RODRYGO                9 BENZEMA            7 HAZARD

 

  • 25 VINICIUS X 27
  • 16 JAMES X 15

El Madrid consiguió una victoria muy importante en el mítico Ali Sami Yen de Estambul, porque de no haber sumado los 3 puntos su posición en la fase de grupos sería muy crítica de cara a quedar entre los dos primeros. Lo hizo jugando un partido serio y ordenado, con una alineación mucho más sensata y equilibrada que la que salió hace unos días en Mallorca. especialmente en la medular. La presencia de Rodrygo como extremo derecho es otra muestra de la improvisación contínua que nos asola. En la medular jugaron Casemiro, Kroos y Valverde. Da la sensación de que esos tres van a jugar muchos partidos juntos. No hay más centrocampistas de ese corte en la plantilla. Para meter a Isco, Modric o James y que el equipo no se resienta, hay que quitar un delantero.

El partido empezó con sustos en contra, pero esta vez Courtois se pareció al portero que fichamos: dos intervenciones salvadoras fueron clave en la victoria posterior, aunque nadie suele acordarse luego. Poco después llegó el único gol de la noche, en jugada enhebrada por Hazard y Benzema que culminó Kroos marcando tras golpear en un defensa. De rebote, pero vale igual. Me pareció interesante la conexión Hazard-Benzema. Los jugones siempre se entienden, aunque el belga sigue lejos de su mejor versión. No hay más que ver la cantidad de veces que no intenta una jugada por falta de confianza.

Durante el segundo tiempo, el Madrid pudo golear a los turcos. Tiró a puerta más de 10 veces, pero desde que se fue Cristiano necesitamos docenas de ocasiones para anotar un mísero gol. Eso hace que no podamos dominar los partidos, que no podamos tener esperanza. Tenemos equipo para ganar al Galatasaray, y para pasar la fase de grupos. Pero no hay para mucho más. No podemos pelear ningún título con esta plantilla y este entrenador. Nuestra temporada es un viaje a ninguna parte.